alturaarrow_down-red arrow_side badge-facebookbadge-instagrambadge-twitterclosedebutemail facebook gallery-nextgallery-prevgallerygoogle instagram lightbox-nextlightbox-prevlive-atajada live-cambio live-gol live-jugada-peligrosa live-offlive-player-in live-player-out live-red-cardlive-silvato live-tarjeta-amarillalive-tarjeta-roja live-timerlive-yellow-cardnacimientonacionalidadnextopenpagination_downpesopinterest prevquotesearchslide-nextslide-prevtimeline-left timeline-right twitter videoswhistle worldyoutube
Una mañana amarga en Quilín
Benjamín Jerez

Fue un partido desgraciado para el Cacique. Primero por la derrota, segundo por la grave lesión en la boca de Diego Ohlsson y por último por la injustificada y absurda expulsión de Luis Salas, propiciada por un árbitro que tuvo una pésima jornada. De todas formas lo que más duele es la eliminación de un equipo que hasta la expulsión del delantero era inmensamente superior a Wanderers.

El partido comenzó bien para el Cacique porque a los dos minutos Diego Ohlsson aprovechó un centro de Juan Vargas para meter un cabezazo potente que nos puso en ventaja. Nuestros muchachos siguieron presionando y jugando, con un excelente Benjamín Berríos en el medio manejando los tiempos del equipo parecía que en cualquier momento llegaba el segundo. Pero no hubo más festejos porque justo en ese momento el árbitro comenzó a tomar un protagonismo inesperado. Un codazo en la boca de Ohlsson sacó del partido al central y el árbitro, sin convicción expulsó a un jugador wanderino que ni siquiera había estado involucrado en la jugada. Luego rectificó, pero quedó claro que la concentración del juez estaba perdida.

La confirmación llegó pocos minutos después, cuando todavía se jugaba el primer tiempo, Luis Salas fue a pelear una pelota en el área con el pie alto, el referí cobró de inmediato una acción que a lo más era una jugada peligrosa. Pero el grito del jugador porteño lo llevó a compensar la tarjeta roja anterior y decidió expulsar a Luis Salas (incorporamos la foto de la jugada al final de este párrafo). El primer tiempo terminó con una sensación de injusticia e incertidumbre.

Luis Salas

Al regreso del descanso Colo-Colo se vio poco claro con el balón, errático en el traslado y demasiado individual en ataque. Wanderers con convicción más que con fútbol empezó a meter a nuestros muchachos en su área y terminó consiguiendo el empate con un golazo. El Popular trató de reponerse de ese golpe, desde la banca también hubo reacción y entraron jugadores que podían cambiar el rumbo como Juan Araya, Benjamín Briones y Luciano Díaz. Pero fue Wanderers el que encontró el gol gracias a un remate potente, esquinado y bajo ante el que Javier Flores nada pudo hacer.

Colo-Colo buscó y Morales, Álvarez y Luciano con un remate en el horizontal, pudieron empatar el partido. Pero el arco estaba cerrado y la eliminación sentenciada. Un cachetazo duro para un equipo que parecía encaminado a un nuevo título.

Colo-Colo 1-2 Santiago Wanderers

Colo-Colo: Javier Flores, Misael Llantén, Benjamín Jerez, Diego Ohlsson (Ricardo Álvarez), Diego Cayupil; Gonzalo Miranda, Benjamín Berríos (Benjamín Berríos), Juan Vargas (Juan Araya); Carlos Villanueva (Luciano Díaz), Luis Salas, Iván Morales. DT: Christian Guzmán

Gol:
1-0 Diego Ohlsson (2′)