alturaarrow_down-red arrow_side badge-facebookbadge-instagrambadge-twitterclosedebutemail facebook gallery-nextgallery-prevgallerygoogle instagram lightbox-nextlightbox-prevlive-atajada live-cambio live-gol live-jugada-peligrosa live-offlive-player-in live-player-out live-red-cardlive-silvato live-tarjeta-amarillalive-tarjeta-roja live-timerlive-yellow-cardnacimientonacionalidadnextopenpagination_downpesopinterest prevquotesearchslide-nextslide-prevtimeline-left timeline-right twitter videoswhistle worldyoutube
Un pedazo de Llanada Grande vibró con el Cacique
Los chicos cumplieron su sueño

Al sur de Cochamó, casi escondido en el mapa, inadvertido para muchos de nosotros, late el pueblo de Llanada Grande. Un lugar único por su naturaleza y su aislamiento. En medio de ese paisaje, donde a veces no hay luz y donde internet es un lujo, también hay colocolinos, fanáticos, que siguen el día a día del equipo, que sufren con sus derrotas y se ilusionan con sus triunfos.

El partido contra O’Higgins tuvo un puñado de sus habitantes como espectadores en el Monumental. Todos ellos, por primera vez viendo en vivo un partido de Colo-Colo, lo disfrutaron al máximo en la tribuna Océano. “Hicimos este viaje para premiar a los niños de cuarto básico que mejoraron mucho sus puntajes en el Simce y también con los de octavo que ya van a salir de la escuela y que queremos que conozcan otra realidad”, explicó Carloa Poza, apoderada y encargada del viaje que se realiza por segunda vez.

El más fanático de todos es Marco Aravena, un adolescente de octavo básico que venía con el uniforme del Popular a alentar al equipo: “Nunca había visto un partido así, esto es lo máximo”, decía. Marco no podía con su felicidad que se acrecentó aún más cuando entró uno de sus ídolos: “Quiero ver a Olivi y a Carlitos Muñoz. Seguro hoy ganamos 2-1”, auguraba.

Y aunque no acertó al resultado exacto, los tres puntos sí se quedaron en La Ruca y estos 24 niños se llevaron un recuerdo inolvidable a la Escuela Rural de Llanada Grande, donde podrán contarle a sus amigos y familias que estuvieron en la cancha del Eterno Campeón, que lo vieron ganar y que ellos fueron protagonistas de ese triunfo.