alturaarrow_down-red arrow_side badge-facebookbadge-instagrambadge-twitterclosedebutemail facebook gallery-nextgallery-prevgallerygoogle instagram lightbox-nextlightbox-prevlive-atajada live-cambio live-gol live-jugada-peligrosa live-offlive-player-in live-player-out live-red-cardlive-silvato live-tarjeta-amarillalive-tarjeta-roja live-timerlive-yellow-cardnacimientonacionalidadnextopenpagination_downpesopinterest prevquotesearchslide-nextslide-prevtimeline-left timeline-right twitter videoswhistle worldyoutube
Un nuevo paso en el camino de Madrid
Rodolfo-Madrid-Nota

Las etapas se queman de una es una frase recurrente en el fútbol, tan recurrente como esa que dice que los escalones se suben de a uno o aquella que también se repite en las canchas de fútbol, hay que aprender a caminar antes de lanzarse a correr. Palabras, frases, dichos que revelan una verdad. Sin embargo también hay una parte que no muestran y es que etapas, escalones y pasos pueden darse más rápido de lo presupuestado. Exactamente eso es lo que está viviendo Rodolfo Madrid, flamante técnico de la sub 19 del Cacique. Hace sólo seis meses llegó para hacerse cargo de la sub 13, categoría con la que se coronó campeón y ahora tiene ante sí un desafío mayor. “La verdad es que me he sentido muy bien. Una muy buena acogida de la gente de acá y he aprendido mucho. He estado con una serie muy buena como la Sub 13, donde creo que hay una gran camada de futbolistas. Y estoy aprendiendo mucho de todos los técnicos que hay acá”, reconoce el exlateral, campeón en la quiebra con el Cacique.

¿Cómo asumes este nuevo desafío de dirigir a la Sub 19?
Es la categoría que está con los jugadores listos para subir al plantel. Se ha dado así porque hay varios muchachos que ya están arriba. Lo bueno es que tenemos muy buena relación con José Luis Sierra y la gente que está en el Primer Equipo. Podemos hablar, entrenar con ellos y lo más importante son los muchachos. Que muestren lo que tienen. Ellos son los que tienen la responsabilidad. Nosotros trabajamos para ellos.

¿Cómo se enfrenta la dificultad de tener una categoría que se podría decir que está despotenciada por los jugadores que habitualmente están entrenando o jugando con el Primer Equipo?
Si lo veo así, como mi plantel, claro a mí me gustaría tenerlos. Pero lo más importante es que ellos puedan jugar en el Primer Equipo. Gutiérrez ya jugó, Riveros ya jugó, Carvallo ya jugó. Entonces entre estar aquí y estar en el primer Equipo es preferible que estén allá. Ahora José Luis ya lo dijo, si ellos no tienen posibilidad de jugar con el plantel sería bueno que pudieran hacerlo en la juvenil y eso nos ayudaría a nosotros.

¿Podemos ser competitivos en la categoría sin estos jugadores?
Nos gustaría tener dos o tres jugadores por puesto, pero eso no se nos da todo lo que quisiéramos. Estando todos la serie es muy competitiva, sacando a tres o cuatro, ahí la cosa cambia. Pero esperemos que las cosas vayan bien. Que los chicos que tienen que mostrar un poco más saquen a relucir lo que tienen.

El campeonato está a la vuelta de la esquina ¿Cómo estamos para el debut?
Lamentablemente tenemos cinco lesionados. Pero esta cosa es así a veces, es parte de esto. Tenemos que organizarnos bien, armarnos con lo que tengamos, pedir jugadores de la sub 17 o sub 16 para completar.

¿Vas a contar con Omar Carabalí para este campeonato?
Lo hablamos con el profesor Julio Rodríguez. Si Omar está habilitado va a poder jugar con nosotros. Así que lo vamos a tener considerado para que jugue algunos partidos. Vamos a ver qué es lo mejor para él.

¿Cómo va a jugar esta sub 19?
Siempre lo más importante es que todo lo que hagamos va a estar enfocado en los muchachos. Ahora creemos que la relación con el Primer Equipo debe ser cercana en todo, incluso en la forma de jugar. Y las claves van a estar ahí. En que no exista tanta diferencia entre las cosas que se piden acá y arriba.

¿Cómo viste el debut de Cristian Gutiérrez, jugador que podrías dirigir en la 19, y que juega en una posición que tú conoces muy bien?
El Flaco me parece que para ser su debut lo hizo muy bien. Tiene personalidad, pasa bien al ataque, defensivamente también es fuerte en los duelos. Es un jugador muy completo. Ojalá que pueda seguir jugando.

Debut, referentes y expectativas

Madrid Sierra y Reyes

¿Y ya que hablamos de un debut ¿Te acuerdas del tuyo en Colo-Colo?
Debuté en 2002 con Jaime (Pizarro) acá. Me tocó entrar por Alonzo Zúñiga contra Coquimbo en el primer partido del campeonato.

¿Cómo son tus recuerdos de esa primera etapa en Colo-Colo?
Mira, parece como si sólo hubieran pasado cinco años de cuando uno estuvo aquí como juvenil entrenando y es súper lindo comparar las situaciones. Uno ve a los muchachos y trata de ayudarlos. Después de todo lo que uno vivió, uno trata de explicarles que las cosas no son siempre como ellos piensan. Pero verlos cómo se desarrollan es súper lindo. Los recuerdos para mí son los mejores. Quizás, si miro hacia atrás cambiaría algunas cosas, pero ya está. Nos tocó vivir el período de la quiebra que fue duro y sacrificado. Pero me doy cuenta que la gente lo atesora mucho también.

¿Sigues siendo amigo de tus compañeros del fútbol joven?
Mira he tenido la fortuna de compartir con Braulio en Unión, cuatro años estuvimos juntos. Con Claudio Maldonado a veces conversábamos cuando estuvo aquí. La etapa de cadete es linda también porque te permite hacerte amigos para siempre.

¿Cómo valoras tú ese campeonato de la quiebra?
Creo que es el recuerdo más lindo que tengo de haber jugado en Primera División. Después no tuve la fortuna de ser campeón en otros clubes y viendo ahora cómo está Colo-Colo creo que fue muy importante.

Después que dejaste el club ¿Qué diferencias notaste entre Colo-Colo y otros clubes?
Uno entiende que estar en Colo-Colo significa estar en un club con mucha hinchada y que todo tiene una repercusión muy grande. Pero cuando te vas de Colo-Colo y ya no vives todo eso, entonces te das cuenta que en realidad Colo-Colo es aún más grande de lo que pensabas. Me tocó estar en clubes más chicos. Huachipato, por ejemplo. La diferencia era enorme. De partida, la hinchada. Todo está acotado a la ciudad. Diferente es Temuco, que es una ciudad mucho más futbolizada. Pero igual eso no se puede comparar con Colo-Colo. Con Colo-Colo eres local en todo Chile. Después le tomas cariño a las instituciones como Palestino o Unión Española. Unión es un club donde la presión es distinta, se juega bien al fútbol, es un club plataforma para saltar a uno más grande.

¿En qué momento de tu carrera pensaste en ser entrenador?
Por lo que uno ha hecho toda su vida las cosas se alinean para seguir en el fútbol. A mí me gusta mucho el fútbol, disfruto con un pase, a veces me quedo viendo los entrenamientos del Primer Equipo. En realidad seguí el consejo de Jaime Pizarro cuando estábamos en Palestino, una vez me quedé hablando con él después de una práctica y me dijo si tenía en cuenta esta idea. Entré a estudiar, primero sin estar tan seguro, pero después me empezó a gustar, me apliqué, me pareció lindo, me gustó mucho.

¿Jaime Pizarro es tu referente como técnico?
He tenido muchos técnicos en 15 años de carrera. Algunos más carismáticos, otros más ordenados, algunos más centrados en jugar de cierta manera. Pero sí, cuando él estaba saliendo campeón de la Libertadores yo tenía 11 años. Cuando uno es niño, colocolino, los veía en la televisión y cuando venía al estadio con mi abuelo. Veía al Coca Mendoza, Jaime (Pizarro) y los veía como modelos. Después que ellos te dirijan, uno claro que los escucha. Lo mismo me pasaba con José Luis (Sierra), que lo veía en el Mundial, yo con 16 años. Uno va aprendiendo observando también.

En el Fútbol Joven del club hay una forma de jugar. Pero ¿cuál es el sello de los equipos tuyos?
Cuando era futbolista había ciertos sistemas que te acomodaban más que otros. Donde mejor me sentí, fue cuando estuve en Unión Española. Ahí teníamos cierta identidad que le permitía al jugador estar tranquilo a la hora de tener y no tener la pelota. Me di cuenta que me gustaba mucho la forma de jugar teniendo la pelota. Así controlas el partido, haces correr al rival, lo haces ofuscarse.

Es un desafío generar este tipo de juego en Colo-Colo, con una hinchada impaciente que no tolera el toque atrás
Es que es la forma de Colo-Colo. Al decir que me gusta esta forma de jugar no quiere decir que uno sea así 100%. Me gusta tener el balón, pero también es cierto que acá el jugador necesita mostrar una intensidad distinta. Acá te pones la camiseta blanca y automáticamente sientes que tienes que meter con todo. Pero es muy importante el jugar bien. Si combinamos esto podremos ver un equipo intenso y que juega muy bien al fútbol.

¿Ese matiz lo dan los jugadores?
Todo parte por el técnico. Pero también hay que ver con qué características de jugadores contamos. Se puede cambiar en un porcentaje la mentalidad del jugador, pero no creo que se puede cambiar tanto.

En el fútbol joven hay un debate abierto respecto a si en este nivel es necesario formadores al 100% o entrenadores que entienden esto como una etapa de desarrollo. En ese debate ¿En qué lado estás tú?
Esto es una etapa de desarrollo. Me tocó estar con la sub 13 y en poco tiempo viví situaciones muy variadas. Son nuevas y ahí es muy importante el consejo de los que llevan más años aquí. Pero a mí me gusta ser competitivo, quiero estar peleando, ser protagonista. Según como se vayan dando las cosas quiero dirigir a nivel competitivo, como se está dando ahora en la sub 19.

¿Cómo te gustaría que terminara este 2015?
Hay desafíos personales y profesionales. Quiero estar a la altura de lo que es una sub 19. Pero sin duda que quiero estar peleando el campeonato con la Sub 19. Para mí no cabe esto de sólo competir, no, en Colo-Colo hay que ser campeón.