alturaarrow_down-red arrow_side badge-facebookbadge-instagrambadge-twitterclosedebutemail facebook gallery-nextgallery-prevgallerygoogle instagram lightbox-nextlightbox-prevlive-atajada live-cambio live-gol live-jugada-peligrosa live-offlive-player-in live-player-out live-red-cardlive-silvato live-tarjeta-amarillalive-tarjeta-roja live-timerlive-yellow-cardnacimientonacionalidadnextopenpagination_downpesopinterest prevquotesearchslide-nextslide-prevtimeline-left timeline-right twitter videoswhistle worldyoutube
Un empate con carácter
Baeza

Fueron muy intensos los primeros minutos del partido. O’Higgins reducía eficientemente los espacios adelantando a sus centrales, acortaba su equipo y ponía presión sobre los jugadores del Cacique. El rival obligaba a jugar rápido. Con la calidad de jugadores que tenemos el Cacique se adaptó a un juego más vertiginoso y forzó a los de Rancagua a jugar más atrás de lo que están acostumbrados. También generó las dos primeras ocasiones de gol, ambas por la banda izquierda del Cacique con Valdivia primero y luego Octavio muy cerca de anotar el primero antes de los 10 minutos.

La presión alba asfixiaba a ratos a O’Higgins, pero cuando los pupilos de Milito lograban saltarla lograban ataques peligrosos en extremo. El más claro el que comandó Joel Acosta, el delantero llegó hasta el área en base a velocidad y habilidad y su remate se fue apenas desviado únicamente por la velocidad de Baeza que llegó a molestarlo en el último segundo. El visitante comenzó a apretar más arriba a Colo-Colo, le presionó la salida y fue así como consiguió abrir el marcador a los 33 minutos, nos presionaron en la salida, habilitaron profundo a Mazzola que remató fuerte y cruzado, imposible para Orión.

Colo-Colo asumió aún más el protagonismo después del gol y casi no le prestó la pelota al visitante por el resto del primer tiempo. Los rancagüinos comenzaron a cometer muchas faltas cerca del área y con la pelota parada el cacique estuvo muy cerca de empatarlo. Baeza primero y Gabi Suazo después casi nos permitieron gritar gol antes del descanso, pero Pinto tapó el primero y la pelota se fue apenas desviada en el segundo. Teníamos 45 minutos para darlo vuelta.

Guede mandó al campo a Paredes y Valdés, pero el partido se planteaba muy desde lo físico. A Colo-Colo le costaba superar a O´Higgins en ese plano, tan así que en los primeros 15 minutos del complemento no logramos generar ninguna llegada. Nuestro DT buscó nuevas respuestas enviando al Topo Berríos a la cancha y abriendo al Pájaro Valdés a la banda izquierda. El cambio también le permitió a Carmona romper más en ofensiva. Colo-Colo empezó a encontrar nuevos caminos, a los 63 llegó profundo con un remate del Torta que sacó bien Pinto, a los 65 Octavio casi anticipa a Pinto de cabeza en el área, a los 70 el Valdés y Berríos estuvieron muy cerca del empate, al igual que Carmona a los 73 y Paredes reventó el horizontal a los 75. Colo-Colo hacía merecimientos para empatarlo, pero el arco no se abría.

Hasta los 80 cuando una pelota alta fue ganada por Carmona cerca del área y Zaldivia, que se había quedado en el área después de un córner, quedó solo frente al arco, Definió cruzado, nada que hacer Pinto y a buscar el triunfo. Andaur dejó pasar un claro penal en favor de Colo-Colo por mano en el área y sancionó con amarilla una falta durísima de Fuentes contra Valdivia, eso era roja En Chile, en la Premier League y hasta en Uruguay.

Pero no se cobró y ya no hubo más ocasiones de gol. El partido quedó empatado y quedamos con una sensación de gusto a poco. Hicimos méritos para ganarlo, el equipo metió a O’Higgins en su arco los últimos 30 minutos y tuvo a una Ruca vibrante que no dejó de alentar en todo el partido. Pero no nos alcanzó. Ahora viene la Libertadores. ¡Vamos Cacique!