alturaarrow_down-red arrow_side badge-facebookbadge-instagrambadge-twitterclosedebutemail facebook gallery-nextgallery-prevgallerygoogle instagram lightbox-nextlightbox-prevlive-atajada live-cambio live-gol live-jugada-peligrosa live-offlive-player-in live-player-out live-red-cardlive-silvato live-tarjeta-amarillalive-tarjeta-roja live-timerlive-yellow-cardnacimientonacionalidadnextopenpagination_downpesopinterest prevquotesearchslide-nextslide-prevtimeline-left timeline-right twitter videoswhistle worldyoutube
"Tuvimos vergüenza deportiva, esto es Colo-Colo, Colo-Colo es Chile"

Alegría total había en el camarín de Colo-Colo tras el 2-0 ante la U, aunque matizada con la certeza de que aún no se alcanza la final.

El Cacique ganó el Superclásico y terminó con 9 jugadores. Pura entrega sobre el final, en un partido con buena labor táctica, fútbol cuando se pudo y, ya está dicho, mucha entrega.

“Tuvimos vergüenza deportiva… Esto es Colo-Colo. Es para los hinchas. Colo-Colo es grande, Colo-Colo es Chile”, lanzó emocionado Rafael Antonio Caroca, figura consular, quien le dedicó el triunfo “a los hinchas y a nuestra familias”.

El mismo volante recordó que “la llave está abierta”, siguiendo la línea de lo que dijo el golero venezolano Renny Vega. “Estamos con los pies en la tierra, quedan 90 minutos. Fue una revancha pero el objetivo final es clasificar”, lanzó el meta.

“Estoy contento por ser mi primer clásico acá. Pese a tener dos jugadores menos tuvimos equilibrio para ganar”, complementó Renny.

“Tratamos de cortar todas las líneas de pase de ellos y estuvimos certeros al convertir. Fueron dos clavadas en el momento justo”, analizó Carlitos Muñoz, mientras su compañero, Pablo Contreras Fica lanzó: “Merecido triunfo, lo manejamos bien, nos vamos tranquilos y contentos”.

Álvaro Ormeño, uno de los dos expulsados del Cacique, se mostró autocrítico: “”Fue una irresponsabilidad mi expulsión. Me pasé de revoluciones en la primera jugada y la otra fue fortuita. Pedí disculpas a Roberto (Cereceda)”. Sobre el triunfo, el hijo del mítico Raúl dijo: “Teníamos la espina clavada, jugamos viendo la foto con que se burlaron de nosotros. Dimos un golpe importante”.

Luis Pérez, el DT señaló: “Estamos muy contentos y satisfechos. Se jugó bastante bien, se convirtieron los goles en los momentos precisos. Lo que no pasó la vez anterior nos dolió muchísimo. Internamente sabíamos que podíamos dar mucho más”.

“Pese a los dos expulsados el equipo tuvo hombría. En el mediocampo mejoramos muchísimo y a la vez llegamos con más gente al ataque. Fuimos muchos más equilibrados. El triunfo es de los jugadores. Es un premio por el esfuerzo”, sentenció el DT.

Locura total en el camarín, antes de la mesura. Es que el titánico partido de hoy, 17 de junio, se debe completar el próximo domingo en el Nacional.

¡Vamos Cacique!