Etiqueta: Lizardo Garrido


Lizardo Garrido es el jugador que más partidos disputó en la historia de Colo-Colo. Su exitosa carrera comenzó en 1975 en el profesionalismo y fue es uno de lo más defensas más emblemáticos del Cacique.

El “Chano” era el jugador con experiencia en la defensa del Eterno Campeón en la campaña de 1991 donde contaba con dos jóvenes a su lado: Miguel Ramírez y Javier Margas. El ex zaguero repasó lo que fue la conquista de la Copa Libertadores en el mes que se conmemora un año más de la conquista de aquel tan anhelado torneo.

¿Cómo recuerda la campaña de la obtención de la Copa Libertadores?

Nos costó bastante porque empezamos medio timoratos al principio y si uno recuerda como fueron pasando las etapas, nos costó y eso que era un equipo ensamblado, con oficio, experiencia y con el golpe que sentimos el año 90 y más las incorporaciones se hizo un equipo con mucho oficio y experiencia.

A diferencia de mis compañeros que ellos pensaron que se podía ganar la Copa después que le ganamos a Boca, pero yo creo que después que le ganamos a Nacional el equipo estaba para instancias finales, ya que los uruguayos eran duros, fuertes y les ganamos 4-0 de local y noté que podíamos lograrlo.

Poco a poco fue acrecentando, la gente se entusiasmo y era un privilegio estar en ese grupo que podía darle un triunfo tan grande al país.

¿Cuánto influyó en la campaña no perder de local?

Cuando perdimos 1-0 con Boca, varios de nosotros nos abrazamos, pero no por la derrota, sino que el resultado era remontable, ya que el equipo se hacía muy fuerte en el Monumental. Nosotros crecíamos mucho con más de 50 mil personas alentando y pese a que no éramos un equipo numeroso, todos tenían claro cuando tenían que entrar, el mejor ejemplo fue el ingreso de Luis Pérez en la final.

¿Cómo fue para usted tener a dos compañeros de zaga muy jóvenes?

Eran dos jugadores muy fuertes, conversábamos mucho, eran mis dóberman que tenía y mis compañeros me molestan. Tenía que estar muy atento a las coberturas, tenía que darle posibilidad de pase.

La fuerza y cabezazo de Javier Margas, el rechazo de Miguel Ramírez y yo colocaba la tranquilidad, me gustaba salir jugando y había un complemento de que había juventud en esas marcas y harta experiencia conmigo y Daniel (Morón).

Dabrowski y Colo-Colo 1991: “Fue lindo ser el goleador de ese torneo, pero más importante lo que conseguimos como equipo”

¿Para usted, cuál fue el partido o llave más complicada en la Copa Libertadores?

Con Universitario con el cabezazo en el último minuto que atajó Daniel Morón fue el más complicado. Hubo partidos que a la gente marcó, pero no tengo ninguna duda que está el de Nacional, de Boca de visita y la final.

¿Qué tan importante fue anotar dos goles en poco tiempo en la final?

Los dos goles fueron claves, porque había una presión del medio, de la gente que creía que la Copa ya estaba ganada, porque veíamos la televisión y todo Chile estaba preocupado del partido. Nosotros en el almuerzo notábamos algo de nerviosismo y responsabilidad que teníamos ante todo el pueblo colocolino y todo el país y eso se notó en los primeros minutos.

Afortunadamente apareció el Luis “Chico” Pérez con la pared con Rubén Espinoza y después con el golazo. Él no había jugado y esa era la grandeza del equipo que todos estábamos en la misma sintonía, después vino el gol de Leonel (Herrera) y fue una alegría maravillosa, ya que tenía que ser Colo-Colo el que por primer vez ganara la Copa y no podíamos defraudar a tanta gente.

¿Se sintieron campeones en el entretiempo con un resultado a favor y un jugador más?

No. Nosotros éramos gente con harto oficio y estaba el tema que Olimpia ganaba las finales y fue más presión entre nosotros donde nos dijimos que no habíamos logrado nada, que quedaban 45 minutos.

Ante de los partidos, Marcelo Oyarzún (Preparador físico) daba una charla y esa charla en la final existió un silencio impresionante, ya que lo que nos habló fue maravilloso y nos dijo que éramos todos “Rambo” y todo el mundo desde sus puestos, fue importante para este logro.

¿Se imaginó en algún momento ganar la Copa Libertadores?

No, de verdad que no porque yo me iba fijando metas en el fútbol y lo mío costó mucho. Yo me fui a préstamo en el año 77 a Colchagua, después a Trasandino de Los Andes, después me fui a Colchagua nuevamente y después llego el 80 a Colo-Colo y cuando uno se va tres veces a préstamo, chao, te dan el pase.

Pero empecé a jugar, fui titular indiscutido, fui al Mundial, pero lo primero que tenía pensado en mi vida y en el fútbol era tratar de ser titular en Colo-Colo, ese era mi objetivo. Tuve una carrera muy rápida, muy exitosa y de que yo iba a terminar ganando una Copa Libertadores, era una utopía pensar eso, que siendo titular, con 60 mil personas, la Copa en el Monumental, es un cuento de hadas.

Eduardo Vilches y la conquista de la Libertadores: “Era el momento de escribir la historia”

 ¿Cuánto influyó Mirko Jozic para ganar la Copa Libertadores?

Para nadie era un misterio y sostengo que Mirko (Jozic) por resultados es el mejor entrenador que hemos tenido y lógicamente que fue clave. El sistema de juego y pese a que no era de los que andaba encima de uno, te hablaba o felicitaba. Era una persona que hacía su pega donde al principio tuvimos bastante problemas por su forma de ser, pero Mirko leía muy bien los partidos.

En la final todo el mundo estaba preocupado porque no estaba Patricio (Yáñez), Rubén (Martínez), Ricardo Mariano (Dabrowski), pero Mirko estaba súper tranquilo, puso al “Coca” (Gabriel Mendoza) de puntero, puso a Luis Pérez, después a Leonel (Herrera) y no tengo dudas que fue fundamental en la conquista de la Copa Libertadores.

Una vez finalizado el partido ¿En qué o qué fue lo primero que pensó?

Mi familia y segundo todo el esfuerzo que había puesto en esta profesión tan bonita desde que me inicié, de todo lo que me costó y sacrifiqué, ya que en ese momento estaba en la cima. Lo otro que era importante para nosotros fue en la satisfacción que le dimos a los hinchas, quienes disfrutaron y gozaron  en todo el país y que estaban todos contentos.

Patricio Yáñez y la Libertadores: “Brindamos una alegría tremenda para el momento que vivía el país”

Ignacio González, Bryan Véjar, Roberto Gutiérrez, Cristóbal Jorquera y Jorge Araya son parte del plantel de Palestino y pasaron por Colo-Colo. Nacho fue formado en Macul y Véjar llegó en 2016 y ganó la Copa Chile y el Torneo de Transición 2017. Gutiérrez actuó por los albos entre 2011 y 2013, mientras que Jorquera alzó las copas Apertura 2006, Clausura 2006 y Clausura 2008, además de participar en dos ediciones de Copa Libertadores, donde anotó un gol inolvidable: ante Boca Juniors en el 2-0 de 2008. Jorge Araya, por último, aún no suma minutos en Palestino y fue formado en Colo-Colo, donde ganó en cancha el Transición 2017 y la Copa Chile del año anterior.

Colo-Colo y Palestino se enfrentan desde 1953. Hay partidos memorables pero destacamos cinco episodios que son parte de la historia alba: Las cinco veces que Colo-Colo alzó un torneo nacional con el Tino al frente:

Campeón tras siete años

Al Torneo Nacional 1979 Colo-Colo llegó con su mayor sequía sin títulos: siete años. A falta de dos partidos (última fecha y uno pendiente), por la jornada 33, ganó 1-0 a Palestino y alzó la copa, con gol de Leonardo Véliz, arbitraje de Mario Lira y 36.893 espectadores en el Nacional.

Óscar Wirth; Mario Galindo, Leonel Herrera, Atilio Herrera, Daniel Díaz; Eddio Inostroza, Carlos Rivas, Severino Vasconcelos; Ramón Héctor Ponce, Carlos Caszely, Leonardo Véliz. DT: Pedro Morales.

Los ochenta se inauguran con el Tino

El Torneo Nacional 1981 Colo-Colo era entrenado por un joven de 35 años: Pedro García. En la última fecha ganó 3-1 a Palestino (Carlos Caszely, Lizardo Garrido y Rodrigo Santander), el sábado 23 de enero del 82, ante 46.276 personas en el Estadio Nacional. Clave había sido la Copa Polla Gol, debido a que esa bonificación terminó siendo la ventaja del Cacique sobre su escolta, Cobreloa.

Mario Osbén; Mario Galindo, Lizardo Garrido, Leonel Herrera, Alfonso Neculñir; Raúl Ormeño, Eddio Inostroza, Severino Vasconcelos; Rodrigo Santander, Carlos Caszely (Carlos Rivas), Jaime Vera (Leonardo Véliz). DT: Pedro García

La definición de 1986

El 28 de enero de 1987 Colo-Colo y Palestino tuvieron que definir al campeón de la temporada 1986 tras empatar en puntaje tras 34 fechas. 73.967 espectadores llegaron al Estadio Nacional, donde el Cacique ganó 2-0 con gran actuación de Roberto “Cóndor” Rojas y goles de Jaime Vera y Hugo Rubio.

Rojas; Alfonso Neculñir, Fernando Astengo, Óscar Rojas, Luis Hormazábal; Jaime Pizarro, Jaime Vera, Hugo Bello; Hebert Revetria, Juan Gutiérrez, Hugo Rubio. DT: Arturo Salah.

Tricampeones 2007

En el Torneo de Apertura 2007 Colo-Colo alzó la copa tras vencer en la última fecha a Palestino, 1-0, gol de Humberto Suazo. 43 mil personas estuvieron en el Monumental.

Sebastián Cejas; Miguel Riffo, David Henríquez, Gonzalo Jara (55’ Edison Giménez); Moisés Villarroel, Luis Mena, Rodrigo Meléndez, Gonzalo Fierro; Giovanni Hernández; Alexis Sánchez (75’ José Luis Jerez), Humberto Suazo. DT Cristian Saavedra (el titular Claudio Borghi estaba suspendido).

Barti también es campeón como DT

En el Torneo de Clausura 2008 estaba el formato de playoffs. En la final, albos y árabes sellaron todo en la Ruca, tras un 1-1 en el Nacional. En la vuelta fue 3-1 con goles de Lucas Barrios, Daúd Gazale y Rodrigo Millar.

Cristián Muñoz; Luis Pedro Figueroa, Luis Mena, Miguel Riffo, José Domingo Salcedo; Arturo Sanhueza, Rodrigo Meléndez, Rodrigo Millar, Macnelly Torres (85’ Moisés Villarroel); Lucas Barrios (90’ Roberto Cereceda) y Daúd Gazale (72’ Rodolfo Moya). DT: Marcelo Pablo Barticciotto.

Hugo González, Lizardo Garrido y Luis Mena tienen cientos de historias versus Universidad Católica. Aquí destacamos una de cada uno.

1988 y la semana en que un goleador Hugo González liquidó a la UC

En la Copa Chile 1988 (Copa Digeder) Colo-Colo eliminó a Universidad Católica en la ronda de semifinales. En la ida (miércoles 29 de junio) el juego terminó 1-1 en el Estadio Nacional ante 55.979 espectadores. A los 28’ Rubén Espinoza abrió la cuenta para los cruzados, con tiro libre, pero a los 61’ el defensor Hugo González anotó el empate tras tiro de esquina. Las bases estipulaban que en caso de empate se definía a penales. Allí ganó la UC 4-2 y con ello obtuvo un punto extra.

Sin embargo, en la revancha (3 de julio), también en el Nacional y ante 47.641 personas, las definiciones no fueron necesarias. Colo-Colo ganó 1-0… con otro gol de Hugo González (minuto 35), número 5 en la espalda, que celebró tomándose la camiseta y tirándose al piso mirando la tribuna Pacífico.

“Claro que me acuerdo de esos goles -dice Hugo González, 30 años después- porque fueron los únicos que hice en mi carrera (risas). Todos esos eran clásicos, con el Estadio Nacional repleto, con buenos jugadores en los dos equipos y tuve la suerte de poder concretar. En términos generales, eran partidos muy parejos, los planteles eran muy competitivos los dos. Recuerdo que en el primero fue una anticipación en el córner y se metió a un ángulo de (Marcos) Cornez. Después, robo un balón en sector nuestro, me fui rompiendo líneas, pude abrir hacia el costado, di el pase a Hugo Rubio, que llegó a línea de fondo, tiró el centro y aparecí y con un golpe de cabeza hice el gol ¡Un golazo!”.

¿Puede ser que Católica fuera su gran rival a fines de los 80?
“Claro, porque justamente como la U estaba en Segunda División, no nos topábamos con ellos. Y Católica era el rival más competitivo de ese momento. Eran partidos de mucha convocatoria, clásicos, donde se generaron buenos encuentros”.

¿Qué delantero lo complicaba?
“En esa época estaba el ‘Arica’ (Osvaldo) Hurtado, el mismo Lucho Pérez, aunque Lucho Pérez no hacía mucho, porque nos tenía un poco de temor (risas). El más complicado en ese momento era el ‘Arica’”.

¿Pegó alguna patadita en esos partidos, no?
“No una, varias (risas)”.

En esa semifinal de Copa 88, Colo-Colo formó Daniel Morón; Williams Alarcón, Lizardo Garrido, Hugo González, Luis Hormazábal; Leonardo Montenegro, Jaime Pizarro, Miguel Vargas (Juan Gutiérrez), Raúl Ormeño (Hugo Bello); Hugo Rubio y Ricardo Dabrowski. DT: Arturo Salah.

Lizardo Garrido y la goleada post Copa Libertadores 1991

Cuatro días después de que Colo-Colo obtuvo la Copa Libertadores de América, debía enfrentar a Universidad Católica por la 6ª fecha del Torneo Nacional. Y aunque el club albo solicitó aplazar el juego, los cruzados se negaron.

“Andábamos festejando, festejamos muchos días y Católica igual quiso jugar, pa pillarnos a nosotros medios baleados. Nosotros no habíamos entrenado nada po… ¡4-1 Colo-Colo! De eso me acuerdo (risas). Éramos una maquina más allá de entrenar o no entrenar”, recuerda Lizardo Garrido.

Con arbitraje de Hernán Silva y un Monumental con 31.083 espectadores controlados, Colo-Colo ganó 4-1. Formó con Daniel Morón; Lizardo Garrido, Juan Carlos Peralta, Javier Margas (46’ Agustín Salvatierra); Eduardo Vilches, Miguel Ramírez, Leonardo Soto, Jaime Pizarro; Marcelo Barticciotto, Leonel Herrera (89’ Raúl Castro), Rubén Martínez. DT: Mirko Jozic

A los 11’ anotó Rubén Martínez, empató a los 18′ José Percudani pero en el segundo tiempo vino la furia alba. Leonel Herrera (58′), Rubén Martínez (68′) y Marcelo Barticciotto (72′) dejaron el 4-1 final.

¿Les picó el orgullo que Católica no haya querido mover el partido?
“Nos molestó porque andábamos con la Copa pa todos lados, fuimos a La Moneda, no entrenamos nada y se pidió postergar el partido. Católica a lo mejor pensó en una ventaja futbolística, que nosotros andábamos en otra y bueno, tuvimos que aceptar. Entrenamos un ratito y nos concentramos. Entramos a la cancha y…”

Cobraron
“Nos enojamos… Se enojó la tropa y fueron cuatro. Lo digo en broma igual… Es que ese equipo era difícil, era difícil que nos pudieran ganar”.

Luis Mena y el Campeón en la Quiebra

En el Apertura 2002 Católica ganó el torneo y empezó como favorito el Clausura. A la final del segundo campeonato del año, llegó Colo-Colo, que clasificó a duras penas y la UC. El miércoles 18 de diciembre el Cacique venció 2-0 en el Monumental, con goles de Marcelo Espina y Luis Ignacio Quinteros, este último casi al final del partido. En Católica se fue expulsado Miguel Ramírez.

Por eso la vuelta estaba con cierta tendencia, más allá que Pablo Lenci marcó de cabeza a los 8 minutos y dio ilusión a los cruzados. La clave estuvo en el empate, cinco minutos después, vía lanzamiento penal de Marcelo Espina. Ya en el segundo tiempo, dos goles de Manuel Neira dejaron el marcador 3-1, que acortó Albert Acevedo a cuatro minutos del final. 3-2 definitivo con una Católica que se descontroló tras el empate parcial y vio expulsados a Jorge Acuña y Daniel Pérez.

La formación de la revancha fue con Eduardo Lobos; Luis Mena, David Henríquez, Miguel Aceval; Marco Millape (80’ Francisco Huaiquipán), Braulio Leal, Raúl Muñoz, Rodolfo Madrid (85’ Gonzalo Fierro); Marcelo Espina; Manuel Neira, Luis Ignacio Quinteros. DT: Jaime Pizarro.

“No llegamos de buena forma a los playoffs, pero empezamos a sacar la chapa de equipo de playoffs. Teníamos la espinita clavada del Apertura y Católica era un gran equipo. Nos juramentamos como grupo, ganar. Nos conocíamos todos de las divisiones inferiores con dos caudillos como Espina y Barti. Tuvimos mayor jerarquía, ellos se volvieron locos y quisieron imponer otro tipo de cosas que no les venían bien. Le pudimos dar una alegría a los hinchas colocolinos con un título muy recordado: el Campeón en la Quiebra”, recuerda Luis Mena.

¿Fue clave la ida?
“Teníamos muy claro que había que hacerse sólidos en casa. Fue un partido redondo en el Monumental, ganamos de forma contundente. Nosotros fuimos de menos a más en el torneo. En la vuelta ellos tenían la obligación de salir a buscar el partido. Y teníamos que aprovechar los espacios para en la contra poner la lápida. Ellos eran un buen equipo, pero éramos letales con espacios: Teníamos gente rápida arriba como Nacho Quinteros y Manuel Neira. El haber empatado rápidamente después del gol de ellos, fue clave. Ellos como que se entregaron y no supieron manejar la ansiedad y la frustración de que empatáramos el partido tan rápido. Tuvimos calma después para manejar distintas situaciones”.

¿Católica es un rival especial?
“Es un partido que se transformó en un clásico. Católica es de los equipos que más complica a Colo-Colo en el Monumental. Además el que gane este domingo queda en la punta. Va a ser un lindo partido”.