alturaarrow_down-red arrow_side badge-facebookbadge-instagrambadge-twitterclosedebutemail facebook gallery-nextgallery-prevgallerygoogle instagram lightbox-nextlightbox-prevlive-atajada live-cambio live-gol live-jugada-peligrosa live-offlive-player-in live-player-out live-red-cardlive-silvato live-tarjeta-amarillalive-tarjeta-roja live-timerlive-yellow-cardnacimientonacionalidadnextopenpagination_downpesopinterest prevquotesearchslide-nextslide-prevtimeline-left timeline-right twitter videoswhistle worldyoutube
Sub 19: Un empate con gusto a poco en el Clásico
Daniel Malhue

En el fútbol no hay justicia ni se gana por merecimientos. Pero si así lo fuera, Colo-Colo Sub 19 debería haber sumado tres puntos ante Universidad de Chile en el clásico jugado esta mañana en Quilín.

Sin embargo, los partidos se ganan con fútbol y goles y ahí los dos equipos estuvieron parejos. Fue 1-1, aunque para los albos el gusto que dejó fue más bien amargo. Fue más el Cacique y bien podría haberse quedado con la victoria.

El equipo de Hugo Balladares lamentó varias ausencias: Carlos “Chirigüe” Sepúlveda y Hardy Cavero, quienes fueron convocados de sparrings de la selección chilena (Cavero además estaba suspendido); Ignacio Soto y Nicolás Orellana, por lesión, y Carlos Contreras y Francisco Lara, quienes están citados al primer equipo.

Así, Camilo Rodríguez debió asumir la función de central junto a Víctor González Chang. Estuvieron bien los juveniles y en la única en que se desacomodaron vino el 1-0 para los azules al minuto 20 del primer tiempo, mediante Fabián Carmona, quien enfrentó solo a Pablo Soto.

El arquero albo impidió luego el 2-0 con formidable tapada al mismo Carmona, de tiro libre. En el segundo tiempo tuvo otra reacción felina para evitar la caída de su arco en una de las pocas que tuvieron los locales.

De mitad hacia arriba, el Cacique fue siempre el que mandó las acciones. El paraguayo Rodrigo Báez contó siempre con el apoyo de Ariel Páez, esta vez en una función más retrasada para dejar en ofensiva al tridente de Pablo Soto Solís, Luca Pontigo y Daniel Malhue. A ellos se sumaba siempre Juan Delgado descolgándose por la izquierda.

Fue Malhue el que posibilitó el empate tras una jugada bien elaborada entre Páez, Báez e Ignacio Caroca. El delantero recibió en el área y remató cruzado. Era el 1-1, a los 38′.

Pese a la insistencia alba en ofensiva, el marcador no se movió. Pudo anotar Delgado, tras arrastrar marcas hacia el centro y perfilarse para un derechazo que salió muy al centro y permitió que el portero rival se luciera enviándola al córner.

Matthias Villanueva, quien ingresó por el lesionado Pontigo (esguince) también tuvo lo suyo, pero su remate fue trabado cuando encaraba tras arrastrar a varios rivales en el camino.

Un empate algo amargo, porque Colo-Colo fue superior y mereció más. “Fue un partido de mucho esfuerzo, trabado, donde los dos equipos se entregaron. No nos gusta el empate, pero me voy tranquilo porque hice un gol y al archirrival, lo que lo hace más importante”, resumió Malhue.

Sub 19, fecha 14

Colo-Colo: Pablo Soto; Ariel Roa, Víctor González, Camilo Rodríguez, Ignacio Caroca; Rodrigo Báez, Ariel Páez, Juan Delgado; Pablo Soto Solís (46′ Ariel Martínez), Luca Pontigo (67′ Matthias Villanueva), Daniel Malhue. DT: Hugo Balladares

Goles:
1-0, Fabián Carmona, 20′ (U)
1-1, Daniel Malhue, 38′ (CC)

Amarillas:
Páez, González, Malhue, Delgado (CC)

Estadio:
Quilín

La 17 rescata un amargo empate del CDA

Parecía una tarde dulce para los dirigidos de Claudio Rojas. Con goles de Roberto Riveros el equipo ganaba 2-0, era superior al rival, y además jugaba con un jugador más por expulsión de Stefano Contreras que agredió a Maikol González.

Lo tuvo Isac Barrera y también Jorge Lagües para liquidar, pero el portero ganó ambos duelos. A diez minutos del final, descontó el local con un penal y terminó empatándolo a dos minutos del final. El fútbol a veces no es justo, hoy el equipo que jugó mejor, hizo el gasto y generó más ocasiones terminó llevándose un duro castigo a Pedrero. Kevin Orrián lo definió en dos frases: “Me voy muy triste. Debimos haber ganado”.