alturaarrow_down-red arrow_side badge-facebookbadge-instagrambadge-twitterclosedebutemail facebook gallery-nextgallery-prevgallerygoogle instagram lightbox-nextlightbox-prevlive-atajada live-cambio live-gol live-jugada-peligrosa live-offlive-player-in live-player-out live-red-cardlive-silvato live-tarjeta-amarillalive-tarjeta-roja live-timerlive-yellow-cardnacimientonacionalidadnextopenpagination_downpesopinterest prevquotesearchslide-nextslide-prevtimeline-left timeline-right twitter videoswhistle worldyoutube
Soto y González en el último capítulo de la Filial
Ignacio Soto y Víctor González

Víctor González Chang e Ignacio Soto están en la última etapa de su proceso formativo. Ambos fueron parte de la base que le dio vida y competitividad a la Filial alba que termina de competir el 1 de abril, cuando reciba a Audax en el Monumental. Esa fecha no sólo marcará el final del torneo, sino también el de esta categoría, ya que desde el próximo certamen no habrá filiales en competencia. Ambos jugadores, empapados de la mística alba, nos contaron sobre su recorrido en el fútbol joven, sus logros y sus metas en el profesionalismo. Ambos quieren mucho al Cacique y creen que la Filial fue un capítulo clave en su crecimiento como futbolistas.

Víctor González Chang

Víctor González

Víctor González Chang creció en Chuquicamata y más tarde en Calama, la cercanía con Cobreloa volvía improbable que terminara jugando en Colo-Colo. Pero así fue su historia. En el norte no había divisiones menores del equipo minero y tuvo que buscar otras oportunidades. Luego de jugar en el Cooperativa de su región, llegó a Argentina donde participó en el club Crecer, una filial del Bordeaux francés. De ahí a Santiago y específicamente a la sub 16 de Colo-Colo. Rápidamente se hizo un espacio, logró adueñarse de la zaga y comenzó a crecer como defensor en la sub 17 y la sub 19. Hasta que llegó la Filial, equipo donde logró en el primer semestre de 2013 su campaña más sólida. Pero las lesiones le restaron continuidad y le impidieron mantener ese nivel. Ahora que se recupera de una operación a los meniscos confía en que volverá a mostrar sus capacidades en el corto plazo.

Eres del grupo que hizo el peso en Filial ¿Qué significó para ustedes ese torneo?
Fue una experiencia muy buena. Creo que nos sirvió a todos para crecer como jugadores. Muchos no habían jugado con público, jugar con jugadores mayores que te meten maña, te pegan combos, que de repente no escuchas a tus compañeros por la gente. Dejó muchas enseñanzas y es un aporte grande. No queda más que agradecer a Filial.

¿Aprendiste cosas?
Mucho. Ahí realmente crecí. Me sirvió mucho. Como defensa que un delantero te esté molestando todo el partido. Creo que ahí aprendí realmente.

¿Sientes que la Filial los preparó de mejor manera a todos ustedes para debutar en primera división?
Sí, creo que nos preparó mejor por lo mismo. Juegas con jugadores con experiencia, algunos jugaron en primera, los viste en Católica o en la U. Vas a un mano a mano y puedes ganarle todas. Entras con hambre de querer ganarles. Llegas más preparado y con más personalidad.

¿Qué tiene que pasar para que un joven debute? ¿Es más responsabilidad del técnico o del jugador?
Creo que casi todo es responsabilidad del jugador. Si uno anda bien, todos hablan de ti y obviamente el técnico te va a mirar y ahí te tienen que dar una oportunidad. Tú tienes que obligarlo.

¿Esa opinión la comparten tus compañeros?
Todos se jugaron sus opciones. El profe (Héctor Tapia) tomó su serie que era un año menor que nosotros, conoció mucho mejor esa serie. Por eso yo creo que casi todos ellos están arriba. Quizás no tuvimos la suerte porque también hay que tener un poquito de suerte. También nos hemos lesionado. Yo me he lesionado, Ignacio Soto se ha lesionado, Martínez. También ha pasado por nosotros.

Juan Gutiérrez nos decía que no cualquiera juega en Colo-Colo porque aparte de manejar las cuestiones técnicas tiene que tener un carácter especial ¿Coincides?
Sí, hay que tener carácter. Con esa presión de que hay que ganar todos los partidos, que hay que ir para adelante. Que la gente espera que seas mejor que el resto. Eso independiente de la categoría. Yo llegué a los 16 y ya se notaba. Aparte cuando veo a los cadetes de Cobreloa (Víctor es de Calama) juegan con un relajo, no entrenan bien todos los días y acá uno se mata. Tienes que ser el mejor, tienen que hablar de ti, tienes que jugar los mejores partidos en los clásicos.

¿Cómo ves que será tu futuro próximo?
No creo ya que tenga una oportunidad en el primer equipo. Ya asumí eso. Pero igual intento andar bien. Tengo más visto salir del club y en un futuro poder volver. Me han jugado malas pasadas las lesiones. Cada vez que llegué a un buen nivel vino un desgarro, ahora meniscos. No he tenido la suerte de la continuidad.

¿Puede ser un ejemplo Esteban Pavez?
Creo que ese es mi camino. El camino largo. Decidí lucharla con esfuerzo y alegría. Lamentarse porque uno no llega acá (al primer equipo) es matarse la mente. Uno tiene que aceptar el camino que le toca y luchar. Mi papá (Marcos González) siempre me dice que por algo me tocó este camino, que las peores batallas se las dan a los guerreros, que si esto es lo que me gusta tengo que luchar.

¿Quién era tu ídolo de chico?
Patricio Galaz

¿Y defensor?
Lucho Fuentes

¿Todavía?
No, ya no. Ahora me gusta Thiago Silva, Kompany del City, Sergio Ramos. Luchadores, metedores como yo.

¿Cuál es tu mejor característica?
Creo que la parte física, la potencia, el juego aéreo y que juego bien con los dos pies.

¿Y en qué tienes que crecer?
En la técnica tengo que mejorar mucho todavía.

Ignacio Soto

Ignacio Soto, capitán

El “Gato” Soto es un emblema del fútbol joven de Colo-Colo. Su capacidad futbolística se fundía con su natural liderazgo al punto de transformarse en un referente para compañeros, dirigentes y entrenadores. Capitán en prácticamente todos los equipos en los que jugó, Soto vive su última fase formativa con la alegría que lo caracteriza. También fue de los que le dieron sustento a la Filial, equipo al que le costaba mantener consistencia en el juego ante los constantes cambios de jugadores. El “Gato” se mantuvo ajeno a esos cambios y logró una regularidad que sólo se vio truncada por las lesiones.

¿Cómo ha sido para ti todo este tiempo de experiencia en la Filial?
Muy buena, mejor que la juvenil, creo. Hay más roce, jugadores con más calidad. Jugadores viejos, avezados, con mañas. Eso te sirve para el futuro.

¿Cómo te sentiste ahí jugando?
Bien, muy bien. Ahora vengo volviendo de la lesión de ocho meses. Jugar en la Filial también me ha servido para recuperar todo lo que perdí después de la lesión.

¿Cuánto sirve para lo que viene en tu carrera?
Creo que sirve harto para pasar al fútbol profesional. Por lo mismo que te digo, te enfrentas a jugadores más experimentados en esta división. La exigencia es más alta y también hay más vitrina. Creo que soy un mejor jugador ahora sobre todo porque agarré más experiencia.

¿Por qué crees que no pudiste consolidarte en el Primer Equipo?
Creo que se optó por jugadores más chicos y no por los que ya estamos terminando la etapa formativa. Aparte las lesiones igual influyen harto en eso. Ahora siempre está la autocrítica también. Tal vez no me esforcé lo que tendría que haberme esforzado.

¿Qué crees que viene para ti?
Estoy esperando que termine este semestre y ahí veremos qué voy a hacer. A mí me gustaría subir al primer equipo. Pero si no se puede me gustaría experimentar en otros equipos y después de eso ver si se puede volver. Feliz jugaría en la B porque uno aprende otras cosas. Además en primera B hay más roce, hay que meter y yo juego así. Dar la vuelta larga.

¿Qué esperas encontrar en otros equipos que te hagan crecer como jugador?
La experiencia, más compromiso. Acá tienes regalías y todas las comodidades, hay canchas, equipamiento, está todo. En otras partes no es así y eso te exige más esfuerzo y amor propio.

Como Esteban Pavez
Él es un ejemplo a seguir. No es malo salir, ganar experiencia y después volver.

Más allá de la decisión que tomes, estás en la fase final de tu etapa formativa. ¿Qué ha significado para ti Colo-Colo luego de todos estos años?
Estoy muy agradecido del club. Incluso ahora con lo de la lesión me apoyaron en todo momento. Estoy muy agradecido. Tengo muchos recuerdos, técnicos como Jaime Vera, Astengo, Hugo González, Balladares. Colo-Colo me ha hecho madurar más rápido, he aprendido a ser hombre, responsable, a pensar antes de hacer las cosas. En esta etapa los entrenamientos se disfrutan más, hay jugadores más chicos a los que tienes que enseñarle sobre la juvenil y la Filial.

Fuiste capitán en muchas de las series donde jusgaste ¿Qué significa llevar la jineta en Colo-Colo?
Más responsabilidad, hay que sobresalir en el grupo. Si se mandan cagadas hay que retarlos, ser un líder dentro y fuera de la cancha.

¿Qué tipo de jugadores admiras?
Admiro a los que son como Gary Medel en la selección. Es un perro, no se achica con nadie y siempre quiere ganar.

¿Cuál es tu sueño para los próximos cinco años?
Me gustaría salir a jugar afuera para poder ayudar a la familia.