alturaarrow_down-red arrow_side badge-facebookbadge-instagrambadge-twitterclosedebutemail facebook gallery-nextgallery-prevgallerygoogle instagram lightbox-nextlightbox-prevlive-atajada live-cambio live-gol live-jugada-peligrosa live-offlive-player-in live-player-out live-red-cardlive-silvato live-tarjeta-amarillalive-tarjeta-roja live-timerlive-yellow-cardnacimientonacionalidadnextopenpagination_downpesopinterest prevquotesearchslide-nextslide-prevtimeline-left timeline-right twitter videoswhistle worldyoutube
Sangre, sudor y lágrimas en la eliminación del Cacique
Bastián

A veces el fútbol te abofetea en la cara y pone en duda tus convicciones. Hoy nuestros muchachos de la Sub 17 se entregaron por enteros, dominaron el partido de principio a fin, ganaron con creces en posesión de balón, se jugó en el campo del Estrella Roja, tuvieron las mejores ocasiones, pero igual quedaron eliminados.

Estrella Roja tuvo dos ocasiones en todo el partido, convirtió una y consiguió el pase a la semifinal del torneo. Lo más doloroso de ese gol que convirtió el equipo balcánico no fue tanto los errores que podemos haber cometido en esa acción desafortunada, sino que la jugada anterior había sido una sucesión de pases fluidos y rápidos de nuestro equipo, al menos diez toques que terminaron en un remate potente de Jorge Lagües. El portero estaba vencido, pero caprichosa, le pelota dio en el poste, luego en el pasto y se alejó del arco.

Tal como pasó ante el Milan, Colo-Colo tenía que venir desde atrás y los muchachos lo hicieron con empuje y mucho coraje. No pararon de correr y meter, no le dieron una sola ocasión a los rojiblancos de aumentar la cuenta, no los dejaron salir de su campo y por supuesto generaron las mejores posibilidades en lo que quedaba del partido.

Los últimos cinco fueron de infarto. Con una jugada de táctica fija Gabriel Suazo les ganó a todos en el área, metió un cabezazo potente y bajo, pero el arquero se estiró y logró sacar una pelota imposible. El partido le permitiría una más al Cacique. Jorge Lagües ejecutó un tiro libre que pasó sobre la barrera y cayó bajo, esquinado. Otra vez el portero sacó el balón prácticamente de la línea y con esa pelota se iba la última esperanza alba.

Se perdió, es cierto, pero nunca hay que perder de vista lo que nuestros once guerreros hicieron esta tarde y los verdaderos objetivos que ellos persiguen. Superaron todo el partido a un equipo evidentemente más poderoso físicamente y si no ganaron fue por lo imprevisible que a veces puede ser un partido. Nuestro equipo jugó más, metió más, corrió más e hizo todos los merecimientos para pasar a semifinales. El resultado no servirá para ser campeones en esta oportunidad, pero seguro hará a este grupo más fuerte, maduro y sólido para cuando tengan que enfrentar el desafío más grande de todos, ser profesionales y hacer más grande a Colo-Colo.

En la cancha de San Lorenzo estos jóvenes talentos dejaron el sudor, la sangre y hasta unas lágrimas por no haber conseguido el triunfo, pero ellos son ganadores y sabrán levantarse para otra vez, con el Cacique en el pecho, dejar bien puesto el nombre del gran Colo-Colo.

Colo-Colo 0-1 Estrella Roja

Colo-Colo: Samuel Antilén, Óscar Peña, Johny Ibacache (55′ Bastián Fuentes), Ángel Rojas, Gabriel Suazo; Celín Valdés, Juan Vargas, Jorge Lagües; Benjamín Briones (35′ Ariel Tapia), Iván Morales (45′ Gerardo Fernández), Luciano Díaz. DT: Álvaro Saffa.