alturaarrow_down-red arrow_side badge-facebookbadge-instagrambadge-twitterclosedebutemail facebook gallery-nextgallery-prevgallerygoogle instagram lightbox-nextlightbox-prevlive-atajada live-cambio live-gol live-jugada-peligrosa live-offlive-player-in live-player-out live-red-cardlive-silvato live-tarjeta-amarillalive-tarjeta-roja live-timerlive-yellow-cardnacimientonacionalidadnextopenpagination_downpesopinterest prevquotesearchslide-nextslide-prevtimeline-left timeline-right twitter videoswhistle worldyoutube
Rafa González, tras 20 años lejos de Chile: “Uno nace colocolino y muere colocolino”
Rafa González

Que era un defensor técnico, nunca la reventaba y era elegante para salir jugando desde atrás. Así se recuerda a Rafael González, el mítico central de Colo-Colo 73 que también salió jugando en la “vida real” tras su retiro casi a los 40 años de edad.

Zigzagueando rivales, Rafa llegó con lo puesto a Norteamérica con destino Canadá, a inicios de los 90. De paso por Miami, en una escala que duraría un par de días, se terminó quedando y va para los 25 años.

Ha hecho de todo. Hoy el pasar es tranquilo trabajando en una empresa de mudanza. De seguro labura con la frente en alto, buscando a un compañero mejor ubicado para dar el pase preciso. Como lo hacía antes con Chamaco, Caszely y compañía. O como después lo hizo René Valenzuela en los 80. Según confesión de Rafa, es el único jugador con el que se sintió identificado.

Hace 20 años que González no venía a Chile. Este viaje tuvo un tinte familiar, con los de su sangre y con los colocolinos. Compartió con “Colo-Colo de Todos los Tiempos”, recibió la credencial como “Jugador Emblema” y recordó. Se emocionó. Volviendo a las mismas canchas donde se formó como jugador y donde después celebró los títulos nacionales de 1970, 1972, la Copa Chile del 74, antes de partir a Unión, donde sumó otro título, en un momento en que también frecuentaba la selección.

Rafa González siempre sale jugando. Pero con humildad.

Usted fue figura de su época pero en la la selección debía dejar espacio a dos monstruos
Yo me siento orgulloso de haber estado en la reserva de Quintano y Figueroa. Para mí el mejor jugador en la historia del fútbol, en mi puesto, es Elías Figueroa. Y el “Flaco” estaba en México haciendo una tremenda campaña. Para mí era motivo de orgullo estar en la banca sentado por ellos. Sí que cuando me tocó jugar hice lo mío. Fueron grandes jugadores, grandes amigos.

¿Admiraba a Elías?
Es que Elías era el mejor. También vi a Raúl Sánchez, pero Elías lo que logró no lo ha logrado nadie. Está al nivel de Beckenbauer, Pelé, Maradona, Cruyff. Son jugadores que te quedan en la memoria. Salía elegantemente jugando, con un gran físico, una gran calidad y una gran personalidad, eso es muy importante.

Al menos usted estuvo en la nómina y viajó al Mundial del 74
Fue una satisfacción enorme. Antes del Mundial me tocó jugar con Leo (Herrera) los partidos de preparación pero en las Eliminatorias jugaba Quintano y Figueroa. Aprendía de ellos.

Rafa González En este regreso momentáneo a su tierra, González fue cobijado como uno más en la Ruca. Tantos años fuera sí pasaron en vano respecto al cariño y el respeto que se le tiene. Estaba emocionado. Volvió a sus paños…

¿Qué siente al estar en el Monumental?
Sinceramente es una emoción grande. La verdad… En estas mismas canchas (de entrenamiento) empecé a los 14 años y es hermoso verlas así (empastadas), ver a Colo-Colo así y ver a mis compañeros. Aunque, más que exjugadores de fútbol, son amigos. Eso es lo más importante.
No venía hace 20 años a Chile pero siempre he estado pendiente de Colo-Colo.
Uno nace colocolino y muere colocolino. Veo los partidos solo y si hay que sufrirla, se sufre solo. Me gusta ver el fútbol tranquilo.

¿Su mejor recuerdo en el fútbol es el de Colo-Colo 73, llegando a la final de la Libertadores?
Es uno de los mejores recuerdos de mi carrera futbolística. No solo por lo que logró Colo-Colo 73 sino por lo que movió en esa época, que eran difíciles años para Chile. Gracias al fútbol, gracias a Colo-Colo 73 la gente lo supo llevar de otra manera. Tengo muchos amigos pero la mayoría están en ese equipo porque nos sacrificamos mucho, éramos muy pocos, y logramos mucho. Estoy feliz de verlos. Uno afuera tiene nostalgia, quiere verlos (se emociona).

Se nota que sigue con Colo-Colo en el corazón
Claro que sí. Más que eso, es estar aquí, en esta cancha, donde pasamos muchas cosas duras y logramos muchas cosas… Mis hijas me dicen que les lleve recuerdos, fotos… qué más que esto.

En la cancha su consigna era: ‘Para qué reventar, si se puede salir jugando’
Es que era mi manera de jugar, yo sentía que la seguridad de la pierna izquierda mía era que podía salir jugando con la pelota y pocas veces fallé. Pero había técnicos que me retaban que por qué no la reventaba. Pero cuando jugaba, me decían: ‘Juega como sabís nomás, no la reventís’. Tenían confianza de que iba a salir bien.
Aunque muchas veces me tocó reventarla.
Cuando juegas afuera, partidos de Copa Libertadores o por la selección, no sirve salir jugando muy exquisito. Mi virtud era la técnica, la seguridad y la ubicación. Y siempre fui de bajo perfil además.

Y tenía a Leonel Herrera al lado que… (gesto de hachazo)
Con Leo veníamos jugando desde las cadetes. Nunca nos encontramos en la Primera, en la Juvenil o en la Cuarta Especial, porque tenemos dos años de diferencia, pero sí nos encontrábamos en la Reserva. Y empezamos a ser grandes amigos. Y ya en Colo-Colo, cuando nos tocó jugar juntos, vivíamos cerca, éramos compadres no por los niños sino porque nos decían así al vernos siempre juntos. Aún tengo una gran amistad con él y con su familia.

Rafa González

¿Él pegaba y usted salía jugando?
(Risas) Eso dicen, eso dicen. Yo digo que también tenía sus virtudes. Después de lo que pasó en la final con Independiente (lo expulsaron) él entendió que a veces hay que callarse y no reaccionar.

¿Cuál es su visión de esa final ante Independiente? Hay algunos compañeros suyos que dicen que fue un robo y otros, como Adolfo Nef, que el título lo perdieron ustedes, en el partido en Chile
Yo concuerdo un poquito con ‘el Gringo’ porque, para jugar ese tipo de partidos, hay que tener personalidad, hay que ser fríos al momento de actuar y a nosotros creo que la ansiedad nos mató. Además nos encontramos con un equipo mañoso, como lo eran los equipos argentinos de esa época. A lo mejor estoy equivocado pero los partidos hay que ganarlos en la cancha con goles, y nosotros no lo pudimos hacer.

Usted desde Miami sigue a Colo-Colo
Sí, los domingos los veo por televisión. Ver el estadio lleno es hermoso. Lo que no me gusta son los problemas fuera de la cancha con algunos hinchas. Eso no es de Colo-Colo. Pero lo que conlleva Colo-Colo es hermoso. Yo lo vivo en Miami. Nietos o hijos de amigos míos lo sufren y están lejos, no han visto nunca a Colo-Colo jugar (en vivo). Eso es bonito.

Si tuviera al lote de amigos del 73 aquí, todos juntos ¿Qué les diría?
Que me siento orgulloso de sentirme sus amigos. Que los admiro como jugadores por lo que lograron. Creo que muy poca gente en Chile no sabe de Colo-Colo 73. O lo saben por la prensa, por los padres, por los abuelos. Es un orgullo estar en la historia de Colo-Colo. Me llevaron a Miami el libro ‘De David a Chamaco’ (de Edgardo Marín y Julio Salviat). Dice: ‘Colo-Colo 73 el mejor en la historia de Colo-Colo’. Yo no sé si sea verdad pero es un orgullo que te lo digan.

Recibido como crack

Rafael González visitó el Monumental donde compartió además con el presidente, Arturo Salah, el director deportivo Juan Gutiérrez y muchos, pero muchos amigos. Se llevó a EE.UU. una camiseta del Cacique y su credencial como “Jugador Emblema”. Además, hoy miércoles 18 de marzo podrás ver la visita de Rafa a las canchas de la Ruca y la conversación íntima con el exdefensor. En el programa “Eterno Campeón” por el CDF: 18:30 horas señal Premium, 19:00 hrs en HD y 21:00 señal básica.