alturaarrow_down-red arrow_side badge-facebookbadge-instagrambadge-twitterclosedebutemail facebook gallery-nextgallery-prevgallerygoogle instagram lightbox-nextlightbox-prevlive-atajada live-cambio live-gol live-jugada-peligrosa live-offlive-player-in live-player-out live-red-cardlive-silvato live-tarjeta-amarillalive-tarjeta-roja live-timerlive-yellow-cardnacimientonacionalidadnextopenpagination_downpesopinterest prevquotesearchslide-nextslide-prevtimeline-left timeline-right twitter videoswhistle worldyoutube
¿Quién se atreve a apostar contra Esteban Pavez?
Nota Esteban Pavez

Primero, cuando niño, es una intuición. Tiene talento y lo sabe, juega mejor que sus amigos, le pega más fuerte a la pelota, pasa con facilidad entre los demás, los deja atrás. Su capacidad salta a la luz en la Villa Punta Arenas, ahí en el 22 de Vicuña, donde Esteban jugó sus primeros partidos. Su capacidad queda demostrada en Club Atlético Estrella donde es el mejor jugador del equipo. Esteban se pone una nueva meta y va por ella, él quiere jugar en un equipo de Primera y a los 15 años prueba suerte en Cobreloa. Ahí enfrenta a jugadores tan buenos como él, pero él no es menos. Aprende las ideas de sus entrenadores, escucha, absorbe. Siempre callado. Y cuando hay que demostrar lo aprendido lo demuestra. Con los años mejora su remate que siempre ha sido potente, se cansa menos que sus compañeros y empieza poco a poco a sacar ventaja en lo físico.

Con 18 años pareciera que el fútbol le abre su puerta más grande, Colo-Colo lo quiere en sus filas del fútbol joven y aunque la competencia será aún más dura, él está forjado en el esfuerzo y la competencia no lo asusta, al contrario, lo motiva. Se propone ser titular en el equipo de Juan Gutiérrez, sabe que calza justo con el molde del Cacique, él es de meter, de inflar el pecho ante las dificultades. No sólo consigue una camiseta de titular, además sale campeón con la Sub 19 y sube al Primer Equipo. Sabe que puede jugar y de hecho lo hace. Pero el fútbol como la vida no siempre es un camino de pasto, a veces hay que lidiar con piedras y espinas. Pero no le importa, él está dispuesto a soportar el dolor, a aprender de las caídas a, como un boxeador, fortalecerse con los golpes. Y empezó a pegar de vuelta, primero en Rangers, luego en San Marcos de Arica y más tarde en Unión Temuco. El desafío era volver al fútbol grande y no dejarlo más.

En el calor del norte y en la profundidad de la Araucanía Esteban se hace cada vez más fuerte. Los golpes ya no lo mueven, ni lo conmueven. Ahora él tiene el mando de la pelea, recién empieza el cuarto round y ya domina el ring con destreza. Así que, apenas ve un claro lo aprovecha. No especula, no duda, va por el botín completo. En 2012 Esteban Pavez vuelve al lugar donde quería estar, desde donde nunca quiso salir. Ha esperado tres años por una revancha que sólo él sabía que tendría. Se prepara entonces y empieza a descollar en los test físicos, no hay duda, es de los más fuertes del plantel. Pero todo eso que ha crecido en equipos de la B, debe demostralo jugando en el Monumental.

Y llega el primer partido oficial, ante Everton: “El momento que me marcó harto fue cuando volví a jugar por Colo-Colo. Ese partido marcó un antes y un después, ya llevaba tres años a préstamo y después de ese tiempo uno nunca piensa que va a poder jugar en Colo-Colo. Pero lo pude lograr, gracias a dios”.

Así que se gana en los entrenamientos la posibilidad de jugar y de a poco comienza a demostrar que todo el camino andado no ha sido en vano. Primero es un novato tímido que se dedica a rugir en el campo. Con buenas actuaciones se empieza a ganar a la gente. Pueden cambiar los entrenadores, pero él no cambia su convicción ganadora. Quiere hacerse un nombre, ser respetado, reconocido por sus virtudes. No vende humo. Se vuelve cada vez más relevante para el equipo, defiende y ataca, raspa y anota. Hace un golazo en un Superclásico: “Creo que ese gol va a ser inolvidable”, valora.

En la calle la gente lo saluda, los niños se sacan fotos con él. Su voz se empieza a escuchar más en el camarín y parece inamovible del mediocampo albo. Más aún después de ser vital para conseguir la estrella 30: “Me marcó cuando salimos campeones, ahí me sentí importante dentro del camarín. Empecé a tener un poco más de peso, a hablar”. El inicio de una nueva temporada lo encuentra transformado en un referente dentro del plantel, un pilar que sostiene al Cacique en el campo. ¿Es éste el fin del camino? Ninguna posibilidad. Es cierto, se han cumplido algunas metas que en algún momento parecieron inalcanzables. Pero en un futbolista ultracompetitivo los objetivos se renuevan y las convicciones se fortalecen. Así que para Esteban Pavez el camino está muy lejos de terminar.

Ahora se enfoca en nuevas metas: “Ha cambiado harto mi forma de ser y como jugador. Ya tengo un respeto dentro del camarín, la gente me reconoce y me hice un nombre. Eso era lo que más quería lograr, porque me costó mucho llegar a esta institución y ganarme un puesto. Salir campeón. Ahora quiero ganar otra vez el campeonato y meterme de lleno para que me llamen a la Selección en este semestre que viene. Y le voy a meter con todo para lograrlo. Uno necesita más oportunidades, con Sampaoli sólo tuve una oportunidad y creo que no lo hice mal. Me encantaría estar ahí”.

En la Selección está Vidal, Aránguiz, Marcelo Díaz, Matías, Pizarro
Creo que puedo llegar a estar en el nivel de ellos con trabajo. Por eso me puse como meta este semestre llegar a la Selección. Para mí lo mejor de la Selección es el mediocampo, por eso tengo que trabajar el doble y mentalizarme para estar ahí con ellos. Pase lo que pase estoy enfocado en andar bien en Colo-Colo, estando acá se hace un poco más fácil llegar a la Selección.

¿Para ser llamado a la Selección es necesario estar jugando afuera?
Ya tengo 25 años. Estoy feliz en Colo-Colo, siempre lo he dicho. Si llega algo muy bueno tendría que verlo con mi representante y con el club. Pero como todavía no ha sido así yo sigo feliz acá. Obviamente que mi sueño es jugar en el extranjero, no lo puedo negar, no puedo mentir. Pero Colo-Colo me cambió la vida. Ahora puedo tener todo en todos los aspectos y eso es gracias a Colo-Colo. Tengo cosas que cuando chico no tenía y eso mi hijo lo puede aprovechar.

Esteban Pavez nota

¿Cómo ves el torneo que se acerca?
Venimos de un año en que fuimos subcampeones y jugamos la Libertadores, pero no conseguimos nada y aquí siempre se exige. Así que tenemos que sí o sí salir campeones. En el campeonato anterior salió campeón un equipo por el que nadie daba un peso y ahora creo que los equipos grandes van a salir con todo para ser campeón y va a ser mucho más peleado.

¿Consideras que no hiciste un buen torneo el semestre pasado?
El torneo pasado fue un cambio en mi juego, jugué muy atrás en una posición que no me acomoda mucho. Juego porque tengo que jugar, pero no es el lugar donde me siento cómodo. No me gusta jugar al lado de los centrales, pero tengo que hacerlo. Todos dicen que tengo la capacidad para hacerlo. Pero a mí me gusta jugar de área a área. Ahora no juego como antes, ahora soy el equilibrio. Tengo que estar bien parado. Cambió mi estilo, pero espero que me den la oportunidad de jugar como antes. Creo que podría dar mucho más, como cuando salimos campeones jugando con Jaime Valdés juntos, subiendo uno a la vez.

Entendiendo que no es tu puesto favorito ¿Jugar ahí te ha hecho un jugador más completo?
He aprendido hartas cosas, soy tácticamente más ordenado. Pero hay partidos en que hemos ganado 2-0 o 3-0, pero yo he sentido que no juego. Sólo cubro espacios.

Con más distancia ¿Qué nos pasó el torneo pasado?
Creo que nos faltó plantel. En todo momento fuimos un equipo muy corto. Sólo hubo dos o tres partidos en que estuvimos todos, con plantel completo. Es cierto que estaban los más jóvenes y ellos son buenos jugadores, pero creo que todavía les falta para llevarse el peso del equipo. Yo siempre hablo con ellos y les digo que lo que tienen que hacer es jugar. Es la única forma de ganar experiencia. Sólo entrenar los estanca, entrenar no es lo mismo que jugar.

Es que tú viviste el jugar a préstamo, en provincia, a veces solo como cuando contabas que un clásico lo viste en un pub de Temuco
Valoro mucho todo lo que hice para estar acá, nadie me regaló nada. Pero todo eso que viví son anécdotas que ahora me dan risa. Y eso me sirvió para estar acá, me sirvió para crecer dentro de la cancha y fuera de la cancha. Eso me dio el hambre y esa hambre nunca se me va a quitar.

Una mano del Multicampeón

Nota _Esteban Pavez

En 2009 cuando Esteban Pavez recién había subido al Primer Equipo, Luis Mena ya era toda una leyenda del club. Ya había ganado nueve títulos con la número 3 del Cacique en la espalda y parecía una figura inalcanzable para los muchachos que recién daban sus primeros pasos en el profesionalismo. Pero el destino hizo que leyenda y futuro se encontraran en aquella pretemporada. Pavez y Mena compartieron habitación y comenzaron una amistad que sigue hasta hoy. Habla Luis Mena: “Hay que partir diciendo que es muy buena persona. En ese momento se notaba que era humilde, nunca pasado de revoluciones. Trabajaba bien, siempre intensamente. Nos llevamos bien desde el principio”.

¿Y quién fue el jugador más importante para Esteban? Para el 8 no hay dudas, Lucho Mena. “Él fue súper buena onda, fue el primero que me acogió cuando volví de los préstamos. No sé si fue mi ejemplo pero a Lucho Mena todos lo conocían por la calidad de persona que era. Siempre terminaba jugando con lo difícil que es acá mantenerse”.

Esteban va más allá y analiza el retiro del Multicampeón: “Fue un poco extraño su retiro, pero se fue con la 30 lo que es un mérito por todo lo que pasó en los años anteriores. Yo contento por haber sido compañero de él. Eso sí, creo que podría haber jugado un par de años más”.

También hay una anécdota que hermana aún más a estos dos jugadores. Lucho Mena acostumbraba a poner sobrenombres a los nuevos jugadores del equipo y Pavez no se salvo. “Cuando me subieron al plantel tenía un quiste en el lado izquierdo de la cara y a veces se me inflamaba. Parecía un huesillo y Lucho Mena me puso así “Huesi”. Desde entonces en el camarín albo Pavez no es Pavez, Pavez es Huesi.

¿Hay otra persona que haya sido importante para ti?
El profe Hugo González, él me conoce bastante bien. Llegó después de Labruna y me empezó a bancar siempre. Uno eso lo valora porque era un momento complicado. Después de todos los entrenadores uno saca algo. Pero la verdad siempre he sido una persona bien sola. No soy de pedir ayuda, siempre he sido un poco tímido.

Finalmente ¿con qué sueñas como futbolista?
Me encantaría jugar en la liga inglesa. En el Liverpoool, aunque en cualquiera de la Liga inglesa me gustaría. Me gusta el Liverpool porque el jugador que siempre seguí fue Gerrard.

¿Te gustaría transformarte en ídolo de Colo-Colo?
Uno puede transformarse en ídolo, pero es muy difícil en Colo-Colo. Hay jugadores que han ganado mucho, yo sólo un campeonato. Tendría que quedarme para siempre aquí para ganar muchos campeonatos, una Libertadores. Obviamente me gustaría retirarme en Colo-Colo. Si hoy me dicen firma aquí para que juegues hasta que te retirís en Colo-Colo lo haría. Pero sabemos que eso no se puede.

Hasta ahora todo lo que se ha propuesto lo ha conseguido. Ahora la mira esta fija en la Selección, el extranjero y quién sabe si con el tiempo ser un ídolo del club. Parece lejano aún, pero después de todo este recorrido ¿Quién puede decir que no lo va a lograr?¿Quién se atreve a apostar contra Esteban Pavez?