Camila Saéz: “Fue un sueño vestir la camiseta del club que tanto amo”

Camila Sáez Oyaneder es futbolista profesional chilena y un ejemplo de esfuerzo. Por eso, en el marco de los trabajos a distancia, la ex defensa del Cacique participó de una charla motivacional para la Sub 17 de Colo-Colo el viernes pasado, instancia en la que las jugadoras más pequeñas del club tuvieron la oportunidad de hacer preguntas y conocer su historia.

Sáez pertenece actualmente al Rayo Vallecano, de la primera división de España, pero antes de dar el gran salto a Europa vistió con orgullo la camiseta de Colo-Colo, con la que obtuvo 9 títulos nacionales, levantó 3 Copa de Campeonas y también la Copa Libertadores de América 2012.

A los 14 años empecé a formarme como profesional, mi primer club fue Unión la Calera. Luego pasé a Everton, un año, y luego a Cobreloa que tenía filial en Zapallar. José Letelier era técnico de Colo Colo y saliendo de mi primer entrenamiento en Everton me llama y me dice ‘Camila, te quiero en Colo-Colo’. Yo soy una persona de palabra y ya no podía decir que me iba. ‘Si quiere lo vemos a mitad de semestre’, le respondí y me dijo ‘ya, ahí hablamos’. Terminó el primer semestre y me fui a Colo-Colo“, cuenta.

La actual defensa de la selección chilena y del Rayo Vallecano se esforzó desde muy pequeña por cumplir el sueño de ser futbolista. “Me vio jugar Marta Tejedor en Calera y mandó a pedir mis datos para llevarme a la selección. Yo soy de El Melón (quinta región), un pueblo, y tenía que entrenar en Santiago. Iba en la mañana al colegio, almorzaba con mis abuelos, tomaba micro hacia Calera, de ahí un bus a Santiago, y de ahí metro hasta Quilín. Pasaba más tiempo en transporte público que entrenando. Y al otro día  las 7 de la mañana en pie para ir al colegio“.

 

¿Qué es Colo Colo para ti? 

Colo-Colo es el club de mis amores, siempre lo digo y lo seguiré diciendo. Siempre he sido de Colo-Colo. Para mi era un sueño vestir la camiseta del club que tanto amo. Yo sabía que no cualquiera estaba en este club y yo quería llegar. Además, una cosa es llegar y otra es mantenerse, que también era difícil. Dejé muchas cosas de lado. Yo estaba en cuarto medio y tenía que viajar de lunes a viernes a entrenar, casi no veía a mis papás. Me perdí eventos familiares. Hay que tener mucha perseverancia.

¿Por qué seguiste estudiando, además de dedicarte al fútbol? 

Estudiar te abre muchas puertas y se puede complementar las dos cosas. Yo hasta el día de hoy sigo estudiando y tratando de aprender cosas nuevas. Es importante porque la carrera de futbolista dura muy poco. El día que se me acaben las ganas de jugar o que ya no pueda más, tengo una mochila atrás que me respalda, que son mis estudios.

¿Cuál ha sido la experiencia más gratificante en tu carrera y la más importante?

Uno de los momentos que más me gustan y valoro bastante es el salir campeona de la Copa Libertadores. Colo-Colo es el único equipo en Chile que lo ha logrado, así que es muy significativo. A nivel de selección, la clasificación al Mundial y los últimos dos torneos que hemos tenido, donde hemos podido salir campeonas con la selección.

La Copa Uber.. ganarle a Brasil en su casa. 

Veníamos de que la Carla Guerrero estaba expulsada, que es un pilar fundamental en la selección, pero dijimos “es ahora o nunca” para ganarle a Brasil y estábamos convencidas de que podíamos. Ese día llovió, casi no se podía jugar. Cuando empatamos dijimos ‘ya, tenemos una arquera que ataja penales asi que tenemos que aprovechar’ jajaja. Fue increíble.

¿Cuál fue tu reacción o tu sensación al saber que tenias una oportunidad de ir a jugar a Europa?

Fue difícil. Había terminado mi carrera universitaria en junio y me llegó en esa fecha la oferta. Fue difícil por temas económicos, porque trabajando y jugando aquí en Chile ganaba más de lo que iba a ganar afuera. Además significaba dejar a la familia, pero al final era lo que quería y uno de mis sueños. Cuando uno quiere lograr cosas tiene que cruzar el río y ya llevo casi tres años jugando en el extranjero.

¿Recuerdas con cariño al Cacique?

Estuve mucho tiempo, gané muchos títulos. Creo que la camiseta se tiene que sentir, llevar con orgullo y con pasión. Más que cualquier cosa es pasión por lo que uno hace. A quien no le gusta estar en el equipo del que es hincha y entregarle tantas alegrías a la gente.