alturaarrow_down-red arrow_side badge-facebookbadge-instagrambadge-twitterclosedebutemail facebook gallery-nextgallery-prevgallerygoogle instagram lightbox-nextlightbox-prevlive-atajada live-cambio live-gol live-jugada-peligrosa live-offlive-player-in live-player-out live-red-cardlive-silvato live-tarjeta-amarillalive-tarjeta-roja live-timerlive-yellow-cardnacimientonacionalidadnextopenpagination_downpesopinterest prevquotesearchslide-nextslide-prevtimeline-left timeline-right twitter videoswhistle worldyoutube
Porque el recuerdo de David Arellano, siempre lo guía por la senda triunfal

El 3 de mayo de 1927, el profesor y futbolista David Alfonso Arellano Moraga, falleció en el hotel Inglaterra de Valladolid, España, donde estaba con un grupo de amigos jugando por el club que él mismo había fundado dos años antes.

David Arellano -entonces uno de los jugadores más importantes de Chile, por cierto seleccionado nacional- falleció a causa de una peritonitis. Arellano ya sufría con una hernia estomacal y el día anterior a su muerte, el 2 de mayo de 1927, recibió un rodillazo accidental de parte del defensa español David Hornia. Todo en el aire, cuando Arellano saltó a pelear un cabezazo. Y Hornia, luego, le caería encima.

Al día siguiente al juego amistoso, parte de la gira de Colo Colo por Europa, David fallece en el hotel hispano, rodeado por los suyos. De ese momento es la postal que acompaña esta nota. Una foto impactante que Manuel “Maestro” Guerrero, golero de aquella mítica gira de Colo Colo, se trajo a Chile.

El cuerpo de David Arellano sería sepultado en el Cementerio de Valladolid en aquel doloroso mayo del 27. En 1929 sus restos serían repatriados y ya en 1979 pasarían a descansar en su ubicación actual: el Mausoleo de Viejos Cracks Colo Colo, en el Cementerio General.