alturaarrow_down-red arrow_side badge-facebookbadge-instagrambadge-twitterclosedebutemail facebook gallery-nextgallery-prevgallerygoogle instagram lightbox-nextlightbox-prevlive-atajada live-cambio live-gol live-jugada-peligrosa live-offlive-player-in live-player-out live-red-cardlive-silvato live-tarjeta-amarillalive-tarjeta-roja live-timerlive-yellow-cardnacimientonacionalidadnextopenpagination_downpesopinterest prevquotesearchslide-nextslide-prevtimeline-left timeline-right twitter videoswhistle worldyoutube
Pedro Reyes en su regreso al Cacique: “Iremos por el Torneo y la Copa Chile”
Pedro Reyes

Pedro Reyes, Pedrote, Don Pedro. El central de jerarquía, el barbón de Francia 98. El que se puso al arco contra Flamengo, el de la 3 en la espalda, el antofagastino, el amigo de todos, el tipo humilde, la mano derecha del Coto, campeón en Colo-Colo, campeón otra vez y otra vez más, semifinalista de la Libertadores, seleccionado chileno, el de los goles ante Colombia por la Copa América, el del cabezazo ante Venezuela en el Monumental, el ayudante técnico, el hombre de buzo con libreta en mano. Él, el gran Pedro Reyes, está de regreso al lugar donde vivió sus mejores años como futbolista, aunque ahora como parte del cuerpo técnico que encabeza José Luis Sierra: “Es una sensación bonita”, dice y cómo no lo va a ser, está volviendo a uno de los lugares donde más cariño recibió. “Como jugador tuve la suerte de trabajar con mucha gente con la que me vuelvo a encontrar. Es una etapa distinta, pero con las mismas ganas de los 20 años. Espero que esta etapa sea igual o más exitosa que la que viví anteriormente”, agrega.

¿Fue muy diferente tu llegada al Monumental como jugador a como lo hiciste ahora?¿Entiendo que esa vez llegaste caminando?
No, llegué en taxi, pero claro sin vehículo. Venía de Antofagasta, no conocía Santiago, excepto de cuando venía a jugar por el equipo de Antofagasta. Imagínate, tenía 20 años, llegué y en la portería me pidieron la documentación porque no me conocían, pocos sabían de mi existencia. Ahora fue distinto, uno ya es más conocido, con trayectoria futbolística y uno continúa en este deporte. La gente no se olvida y fue mucho más grata la llegada en este momento.

Hay un partido que se te recuerda mucho acá en Colo-Colo, aquel con Flamengo en que jugaste al arco ¿Para ti también es uno de los que más recuerdas?
Hay otros partidos que uno siempre tiene presente. Creo que se recuerda ese partido porque hubo una situación anormal. Que se lesionen dos arqueros, que tenga que entrar un jugador de campo faltando quince minutos, es como para que probablemente no tenga la capacidad para resolver ante jugadores de una calidad futbolística que lo hacen ante arqueros realmente buenos. En esa ocasión me tocó un par de intervenciones que significó mantener el arco en cero y con gol de Marcelo (Espina) conseguir el paso a la siguiente fase. Quedó marcado por eso. Ante la adversidad el equipo supo sobreponerse. No es fácil, la lesión de dos compañeros a todos cala hondo y también modificar lo que veníamos haciendo. Pasó inadvertido el trabajo que había hecho en el partido, yo consideraba que había hecho un muy buen partido como defensor, pero de eso nada se reconoció, sólo se reconoció el tiempo que jugué al arco. Pero con todas las ganas de ayudar en ese momento al equipo. Fue bueno, positivo, es un lindo recuerdo. Pero hay otros momentos muy gratos, los campeonatos, los partidos finales, más de algún clásico que ganamos, algunos goles. Hay momentos que van marcando tu carrera y una de ellas es cuando me tocó jugar al arco.

¿Hay alguno de esos equipos campeones en los que participaste que consideres el mejor?
No, yo creo que tuve la suerte de compartir grandes planteles. Cuando llegué estaban todos los que habían salido campeones de la Libertadores. Eso me ayudó mucho, yo venía recién empezando mi carrera, había debutado en el año 91, tenía recién dos años en el fútbol. Me ayudó mucho compartir con jugadores que sólo dos años antes había estado jugando y ganando copas internacionales. Si uno tiene la posibilidad de compartir plantel con esos jugadores tiene que aprovecharla. Fui compañero de Hugo Rubio, Pato Yáñez, Lalo Vilches, Jaime Pizarro. En la etapa de jugador uno puede beneficiarse en ese aspecto. Uno no tiene que creer que se las sabe todas, al contrario, uno tiene que ser una esponja cuando es joven. Al final de toda la etapa que viví como jugador en Colo-Colo, hubo muchos (grandes) planteles, pero el inicio para mí fue muy importante.

¿Te encontraste ese 1993 con jugadores a los que admirabas?
Sí, estaba el Chano Garrido, Miguel Ramírez a quien consideré siempre uno de los mejores defensores de nuestra historia, de nuestro fútbol. En el año 91 a pesar de que yo ya jugaba igual salí a celebrar. Uno es apasionado por el fútbol y cuando un equipo chileno gana algo así es importante vivirlo. Entonces después ver que iba a tener que pelear el puesto con esos jugadores fue algo rico. Yo todavía comparto con esos jugadores en conversaciones con Miguel, con Javier Margas. Aparte de compañero fui admirador de su fútbol.

Pero Reyes en práctica

¿Por qué crees que la mayoría de ese plantel del que formaste parte ha seguido la carrera de entrenador?
Yo te diría que el 80% de ese equipo ha tenido la oportunidad de dirigir o algunos lo han seguido haciendo. Tomo el caso de Barticciotto y Espina que no están dirigiendo, pero que están a la espera, o como Ivo Basay. Otros sí lo están haciendo como el caso de Mario Salas, Fernando Vergara, nuestro mismo cuerpo técnico con el Coto al mando. Bueno, Tito (Tapia), que fue el último técnico de Colo-Colo también es parte de esa generación de los 90. Es lindo ver que los que estuvimos en ese equipo como jugador y como grupo pudimos ver esto como lo que es, una pasión y que no es bueno que la gente del fútbol se aleje de la actividad. Traspasar la experiencia y entregársela a los jugadores es importante seguir haciéndolo. Ese grupo hizo una escuela con un cuerpo técnico que inculcó en todo momento trabajo y profesionalismo. Independiente de cómo juega cada técnico de los que te nombré de seguro igual está en cada uno de ellos ese trabajo y profesionalismo.

¿Gustavo Benítez es el que lo marca a ustedes?
Es el cuerpo técnico. Claro, Gustavo estaba al mando, pero uno no puede desconocer el trabajo de Gualberto (Jara) y del profe Giarrusso. Creo que ellos nos dejaron una enseñanza muy buena en la etapa que vivieron con nosotros en Colo-Colo. Después todos estuvimos en otros clubes donde pudimos seguir llenándonos de conocimiento y experiencia. Pero gran parte lo marca ese cuerpo técnico que trabajaba muy bien y nos llenó de ganas de seguir en la actividad.

¿Hay una experiencia que te haya marcado más durante tu trayectoria como jugador?
Creo que un mundial es la vivencia mayor que puede tener alguien que practica el fútbol. Siempre he pensado ¿cómo uno puede transmitirle eso a alguien que no juega? es que te lo cuente un futbolista que no pudo jugarlo y que te diga lo que daría por estar ahí. A eso le doy el mayor valor, representar a tu país en la cita más importante de este deporte. Jugué los juegos olímpicos, pero la convivencia, el sentimiento y el hincha es distinto. El mundial de fútbol no se puede igualar con otra competencia, la más grande es la del mundial.

Recordando ese equipo de Francia 98 es inevitable notar cómo han cambiado nuestros defensores. De Javier Margas, Ronald Fuentes y tú, todos altos, defensas clásicos, hemos pasado a una selección tan exitosa como la de ustedes pero con defensores bajos. No digo que sea mejor o peor, sólo distintas.
Sí, muy cierto lo que dices, ni mejor ni peor. Aquí hay cosas distintas solamente. El hecho que nuestros defensores actuales no tengan la estatura no significa que no tengan las condiciones para el puesto. Ellos dejaron demostrado que el fútbol ha cambiado. Hoy hay muchas cosas que antes no habían y eso permite que cualquier jugador se pueda desempeñar en cualquier puesto independiente de su envergadura física. Están los sistemas de juego, la capacidad en otros aspectos que tiene el fútbol y que antes no se le daba tanta importancia. Hoy hay complementos tácticos, ahora el primer defensa es el delantero, eso antes no era muy común. Ha ido cambiando el fútbol, se juega distinto. Eso permite que la Selección se enfrente a equipos con mayor altura. No lo veo como una incapacidad, sino como un cambio. Los jugadores que están han demostrado porqué están. Todos juegan en Europa. Lo nuestro es por la etapa en que vivíamos. En ese momento se privilegió a la gente alta, a los más bajos se les modificaba el puesto. Pero la capacidad de nuestros jugadores nos ha permitido ser competitivos.

Después de este tiempo compartiendo con nuestros jugadores ¿Cómo ves al equipo de cara al Torneo y la Copa Chile?
Lo he visto bien, de alguna forma entendiendo lo que buscamos y queremos de ellos. Eso no es fácil, los sistemas tácticos o la forma de trabajar es distinta. No digo que mejor a la que han vivido antes, no sólo del cuerpo técnico anterior, sino que en toda su carrera. Hay jugadores con mucha experiencia y otros que recién comienzan, entonces se tienen que acomodar a los cambios. Si estos cambios se asimilan bien se puede plasmar en el juego que uno quiere mostrar. Eso ha ido mejorando en esta etapa, han ido entendiendo la forma de trabajar de uno y ellos eso lo entienden. La competitividad la irán dando los resultados y eso afianzará los frutos que uno busca. Los entrenamientos son cada vez más parecidos a lo que nosotros buscamos de su rendimiento.

Hablaste de los jugadores de más experiencia, pero también hay jugadores que recién empiezan en el profesionalismo ¿Cómo has visto a nuestros muchachos?
Sí, hay mucha gente joven trabajando con nosotros, es una etapa normal donde se buscan los refuerzos que todavía tienen que llegar y ellos (los juveniles) nos permiten hacer los trabajos y entrenar. Al mismo tiempo ellos también se juegan su oportunidad. Mucha gente cree equivocadamente que los equipos grandes no pueden hacer debutar a un jugador joven porque para eso están los clubes chicos. Antiguamente se decía que había que ir a un club chico para foguearse. Al contrario, hay un buen nivel que viene del fútbol joven, nos hemos visto sorprendidos con el nivel de los jugadores en esta etapa y seguramente van a tener muchas oportunidades de jugar. Sí, se la van a ganar y ya se están ganando esa oportunidad en esta pretemporada. Con el inicio de la Copa Chile probablemente van a tener más oportunidades hasta que lleguen los refuerzos. Pero espero que como hay jugadores que han ido dando frutos como es el caso de Baeza, de Delgado, de Carvallo, de Esteban Pavez, les permita también ir ganándose el puesto a los que vienen más abajo. Me he llevado una grata sorpresa de la gente que viene del fútbol joven, porque se nota que hay un trabajo serio donde hay competitividad en ese nivel lo que les ha permitido hoy ya estar en el plantel.

Pedro Reyes ídolo

Eres un ídolo del club ¿Puedes enviarle un mensaje a los hinchas?
Lo que pueden esperar de nosotros es un trabajo serio, con muchas ganas de ser competitivos en todos los torneos que nos toque jugar. Este semestre será la Copa Chile y el Campeonato y iremos por ganar los dos. Estamos buscando la gente que pueda reforzarnos en puestos específicos donde nos permita rendir al máximo. Nosotros vamos a dar lo mejor, esfuerzo, trabajo y profesionalismo. Ojalá eso venga acompañado de resultados que es lo que le importa a ustedes. Así que ojalá juntos podamos disfrutar a fin de año la obtención de dos títulos. Incondicionalmente también esperamos su apoyo para esta etapa de adaptación donde ojalá lleguen los resultados lo más rápido posible.