alturaarrow_down-red arrow_side badge-facebookbadge-instagrambadge-twitterclosedebutemail facebook gallery-nextgallery-prevgallerygoogle instagram lightbox-nextlightbox-prevlive-atajada live-cambio live-gol live-jugada-peligrosa live-offlive-player-in live-player-out live-red-cardlive-silvato live-tarjeta-amarillalive-tarjeta-roja live-timerlive-yellow-cardnacimientonacionalidadnextopenpagination_downpesopinterest prevquotesearchslide-nextslide-prevtimeline-left timeline-right twitter videoswhistle worldyoutube
Orión: “Imposible no hay nada”
Orión entrenando

Hace un año y medio el fútbol trajo a Agustín Orión hasta Colo-Colo. Ya está acostumbrado a vivir en Chile, a veces echa de menos a su familia y amigos, pero tampoco dramatiza con eso porque las distancias son cortas: “Ellos vienen seguido y nosotros vamos también”, dice. Lo mismo pasa con sus hijos que ya tienen sus amigos en el club y en el colegio y que están cada vez más adaptados a esta nueva ciudad. Eso sí, recalca Orión: “Hay cuestiones que están arraigadas y que nunca se van a perder”.

Una de ellas es el fútbol argentino que lo sigue viendo por televisión cuando los horarios se lo permiten, aunque deja claro que no lo extraña. Como prueba esta comparación con el fútbol chileno: “Si querés compararlo con Argentina (el chileno) es más vertical, se juega con mucho más ritmo buscando el arco contrario. Las canchas se mojan, lo que en Argentina hasta hace poquito lo hacían muy pocos clubes. Muchos equipos juegan 4-3-3 que en Argentina no tanto, al menos de donde vengo. Jugadores de mucha técnica, se buscan jugadores veloces con mucha técnica. Es un fútbol atractivo”.

¿Y Colo-Colo?
Los hinchas tienen un sentido de pertenencia grandísimo por el club. Por lejos es el más popular de Chile. Mucho fanatismo por la camiseta, donde vayas sos realmente local. Mueve mucha gente, mucha pasión. Es muy parecido a Boca por lo que significa para el país este club. Me han recibido de la mejor manera, ahí entra el sentido de pertenencia porque apoyan al jugador que entra en el momento. Me siento a gusto, me siento reconfortado porque los hinchas me lo hacen saber no sólo a mí, si no al plantel que en este año y medio hemos logrado cosas importantes.

¿Cómo te sientes jugando en nuestro club?
Mirá, lo que pasa hoy en Colo-Colo es que tenemos mucha afinidad, se ha logrado amistad con muchos compañeros. Y es difícil porque estás en un país que no es el tuyo, después tenés distintas costumbres, edades, algunos son casados, otros están de novios, otros no tienen novia. Y se ha forjado una amistad con muchos de ellos y eso hace que se haga mucho más fácil entrar a jugar. Imaginate lo que es entrar a jugar una Copa Libertadores con tus amigos, la verdad es que lo pasamos rebien.

O sea que lograr esto es poner el acento en la importancia del grupo, de lo colectivo antes que cualquier individualidad
Así es. El grupo lo es todo. Todos necesitamos de todos. Sin ninguna duda.

¿Te pones nervioso antes de un partido como este con Palmeiras?
Siempre. Si no está el nerviosismo o la adrenalina. Es personal, pero (sin el nerviosismo) no creo que pueda participar de lo que es jugar un partido. Desde jugar con el último del fútbol chileno hasta un cuartos de final de la Copa Libertadores. La adrenalina en mi caso siempre está, visualizar lo que pueda venir. Vivirlo como creo que viví el primer partido que he jugado. Con la adrenalina y responsabilidad que requiere el partido de turno.

¿Es imposible clasificar?
Imposible no hay nada, no existe eso. Es difícil, como lo fue el anterior y la fase de grupo. Los partidos hay que jugarlos y nosotros venimos con muchas ansias de jugarlo, ganarlo y no sólo ganarlo, si no que pasar de fase y volver a hacer un poco más de historia no sólo como club sino que como país hace mucho que un equipo no está en esta instancia. Tenemos muchísimas fuerzas para darlas mañana (hoy) y brindarnos por completo para pasar de fase. Creo que tenemos con qué, se vio en el primer partido, entonces imposible no hay nada. Creemos que tenemos muchas chances de pasar.

Es especial la Copa Libertadores
La Copa tiene un montón de condimentos. Cada ciudad es una historia distinta, cada referí es distinto por la idiosincrasia de su fútbol, ahora se agregó el VAR. Entonces es muy difícil. Yo he podido participar, he llegado a la final y no la he podido ganar. Es una historia muy linda, pero he tenido muchas historias lindas, insólitas, feas porque es distinta a todas.

Insólitas ¿cómo?
Que contra Delfín se nos haya cortado la luz. He jugado con San Lorenzo en Potosí a 4 mil metros de altura y tener que llegar en remís (especie de taxis) porque no había bus. Situaciones que uno no espera, pero que uno se tiene que adaptar de la mejor manera.

¿La Libertadores es una espina clavada para ti?
No sé si una espina. Pero es algo que podría conseguir y todavía lo estoy intentando. Pero siempre el partido que estás jugando puede ser el último y así trato de vivirlo. Sí me hubiese gustado jugar la final completa porque me lesioné en esa copa en el segundo partido. Pero si miro para atrás me hubiese gustado ser campeón del mundo y no pudimos. Lo mismo me ha pasado con la Copa América en Argentina. Haber estado ahí también es importante, no miro el vaso medio vacío.

Estamos en un momento complejo: Muy bien en la Copa y con una mala racha en el torneo ¿Cómo se sale de esto?
Los momentos de felicidad en el fútbol son muy fugaces, importa lo que es el presente. Hoy estamos en una situación buena en la Copa en cuartos después de tantos años y en una situación no tan buena en el torneo local. En el año han pasado muchas cosas y sabemos también que en muchos partidos que hemos perdido no hemos estado a la altura de lo que significa Colo-Colo. Y de eso se sale de la misma manera como se sale campeón: entrenando bien, siendo autocríticos, saber que no todo está mal. Pero somos conscientes que hay que mejorar porque si estamos así por algo es.

Argentina, Boca y los referentes

Orión entrevista

Hablaste de las finles jugadas ¿Son vistas como fracasos en Argentina?
No sé si como fracasos, pero sí son determinantes para decir sirven o no sirven porque no se ganó. Se me vienen a la cabeza los medios de comunicación. No soy experto, pero los medios de comunicación tienen intereses y los hacen valer con ciertas situaciones. Se hace muy difícil mantenerse en el tiempo en un lugar importante porque ante el menor fallo caen. Hay mucha envidia, querer estar en el lugar del otro, celo. Soy consciente del lugar que ocupé. Priman los intereses y no valoran estar siempre jugando finales o estar siempre en las instancias finales. Siempre hay un pero desde un sillón.

Igual te homenajearon en el Facebook de Boca hace poco recordando que saliste campeón invicto con el récord de menos goles en contra
Mirá he jugado más de doscientos partidos en Boca, con lo que significa Boca, uno de los clubes más importantes del mundo, he logrado títulos. Hemos logrado ser campeones invictos y ser el equipo en torneos cortos al que menos goles le han metido. He jugado partido en contra y la gente me ha reconocido. He intentado brindarme por completo y si aporté mi granito de arena bienvenido sea. El club me posibilitó ir al mundial, estar mucho tiempo en la selección.

Y jugaste en otros grandes clubes también
San Lorenzo fue el que me formó como futbolista. Estudiantes es un club que el sentido de pertenencia.(Hace una pausa). Lo valores que tiene ese club a nivel deportivo, la creencia de por donde pasan las bases del deporte no me lo voy a olvidar nunca y a mis hijos los voy a educar de esa manera. Es una familia Estudiantes de la Plata. Y ahora lo puedo decir, me he hecho hincha de Boca y cuando me retire seguramente estaré en la tribuna.

Y en la del Monumental también
¿Al Monumental de Santiago? Sí, sí, seguramente. Sí, sí. También. Y mis hijos ustedes lo ven cómo disfrutan, quieren ir todos los días. Siempre voy a querer venir a Chile y pasar por el Monumental.

Ya que estamos con Colo-Colo y Boca hablemos de Riquelme y Valdivia
Cada uno en su país es muy popular, muy querido por los hinchas, han logrado cosas importantes en sus carreras. Creo que el sentido de pertenencia de cada uno con su club es grandísimo. Por eso los hinchas lo sienten como un par de ellos, un hincha más que los defiende dentro de la cancha. Imaginate el plus que puede tener cada uno.

Es lo mismo que pasa con Palermo y Paredes
Lo mismo. Si te ponés a pensar Palermo vino de otro club y el Tanque vino de otro club y los dos están en la historia. Es un buen ejemplo, lo que significa cada uno para las personas del club. Y nosotros que venimos de afuera lo único que tenemos que hacer es ponernos detrás de ellos, que te marquen el camino y acompañarlos por todo lo que representan. Son el emblema. Y estos cuatro que nombraste son todos tocados con la varita.

En unas horas se juega la vuelta de los cuartos de la Copa Libertadores. Será otra batalla, como dice él. Y peleará rodeado de amigos. Orión no tiene muy buena memoria, él lo reconoce, pero sí vuelve sobre sus pasos y repasa su carrera se sorprende de lo que ha conseguido y lo demuestra en una frase: “Nunca me imaginé de chico haber llegado donde llegué”