alturaarrow_down-red arrow_side badge-facebookbadge-instagrambadge-twitterclosedebutemail facebook gallery-nextgallery-prevgallerygoogle instagram lightbox-nextlightbox-prevlive-atajada live-cambio live-gol live-jugada-peligrosa live-offlive-player-in live-player-out live-red-cardlive-silvato live-tarjeta-amarillalive-tarjeta-roja live-timerlive-yellow-cardnacimientonacionalidadnextopenpagination_downpesopinterest prevquotesearchslide-nextslide-prevtimeline-left timeline-right twitter videoswhistle worldyoutube
Nuevo libro sobre el Cacique rescata el lado B de la historia
Sebastián Salinas

“Mish… Eso no lo sabía del cacique”. Esa frase quiere el autor, Sebastián Salinas, que repitan los lectores mientras avanzan por las historias de su libro y sí, se logra con creces.

Es el título también de la segunda publicación de Salinas –colocolino como pocos, historiador y autor del célebre “Por empuje y coraje. Los albos en la época amateur 1925-1933″- que recopiló ahora historias, anécdotas y entrevistas poco conocidas de Colo-Colo.

“Este libro nace de todas las historias que en el libro más grande que pienso hacer alguna vez no iban a estar. Son historias que valen por sí mismas y quise darlas a conocer pensando en que quien lo lea va a agradecer saberlas, porque de otra manera iba a ser difícil que se conocieran. Hay que rescatar las cosas que pasaron cuando el equipo no fue campeón. Cuando se hacen resúmenes de la historia del club, se hace énfasis en los campeones y hay una serie de jugadores que mantuvieron al equipo con cierto respeto en las épocas malas. Recoger jugadores que jugaron uno o dos partidos es también parte de la historia”, explica Sebastián Salinas.

Aquí se puede leer, con rigurosidad, el difícil tránsito hacia el éxito de Chamaco Valdés y las mil aventuras de José Manuel “Charro” Moreno dirigiendo al Cacique tras el Mundial del 62. Pero también cómo José “Gato” Bernal jugó un partido sin estar inscrito en 1975. O podemos conocer a Carlos Pérez, volante que jugó poquísimo en el Cacique: fue suplente de Cuá Cuá; y a Joaquín Buzeta, delantero tapado por Caszely.

Y la vida del hoy profe universitario que vistió la alba, el arquero que jugó un partido y salió en Revista Estadio, el listado verídico de los exjugadores sepultados en el Mausoleo “Viejos Cracks” del Cementerio General… y el amor por el club de tipos como Eduardo Cejas y Luis Fernando Araya.

Es que Colo-Colo es Arellano, Robledo, Lizardo, Pizarro y el Mati, pero también es Claudio Antezana, Sergio Cavada, Sergio Medel, Luis Rivas, Guillermo Villarroel y en total los 24 jugadores albos entrevistados para este libro… Aunque el 90% de ellos no fueron los más aplaudidos cuando el locutor del estadio daba las formaciones de los equipos.

El propio autor tiene sus historias preferidas: “El capítulo sobre Chamaco creo que es uno de los más potentes. Uno escuchaba rumores y es interesante ver que uno se queda con la época de grandeza y pasó un tiempo en que fue duramente criticado. Lo otro, el capítulo del ‘Charro’ Moreno. Tuvimos una leyenda como entrenador. Es como si a Colo-Colo lo hubiera dirigido Diego Maradona. También el capítulo sobre el equipo “Revelaciones’, que no fue el primer equipo. Hay una cosa bonita: entrevisté tanto a esos jugadores que me invitaron a reuniones de ellos. Les surgió las ganas de verse y se juntaron con Caupolicán Peña (su DT) tras este libro… Eso es algo lindo. Ellos vieron que había un interés legítimo por conocer su historia.
Y, por último, la historia del Mausoleo. Tengo esa lista (de los crack sepultados ahí) y me llevé la sorpresa. Yo también creía que habían mas enterrados que no están ahí, como Togo Basuñán”.

¿Quieres comprar el libro? Entra aquí.