Colo-Colo venció 3-0 a Wanderers y se coronó como campeón de la Supercopa chilena por segunda vez consecutiva.

El Cacique lo liquidó en el primer tiempo. Con un Óscar Opazo en gran nivel, fue el propio carrilero derecho quien abrió la cuenta a los 28 minutos.

Diez minutos después Opazo dio pase a Véjar quien definió de primera para el 2-0.

A los 44′ Jaime Valdés selló todo con un tiro de fuera del área.

En el segundo capítulo Wanderers trató de reaccionar. Metió un tiro en el palo y forzó una discutida expulsión de Gabi Suazo. Pero ahí Colo -Colo sacó oficial y resistió.

Una copa merecida para un plantel que ya suma 4 títulos en dos años.