La Sub 15 venció 4-0 a Unión Española en la final del Torneo de Apertura, con lo que logró el título de la categoría en una cuestión también de justicia: Los albos tuvieron mejor fútbol y ganaron la fase regular con 47 goles en 15 juegos.

En la definición jugada en el Municipal de La Florida, el partido marcó tendencia de entrada:
A los dos minutos Cristián Alarcón, 9 del equipo y autor de un hat trick en la mañana de lunes, recibió un pase por el centro, avanzó con pelota dominada aguantando doble marca, y liquidó por bajo a la salida del golero Lucas Aymans.

Colo-Colo siempre dominó. Privilegió el ataque por las bandas pero desordenó a la poblada defensa de Unión. Al abrirse ellos, se articuló el Cacique por el centro, con mucho toque por bajo.

A la media hora el 10, talento puro, Enzo Romero, entregó un pase preciso a Alarcón quien se sacó al defensa Ronaldo Oyanedel y definió con borde interno, a una orilla, a media altura.

Unión tuvo un tibio acercamiento a los 35′ con pelota detenida larga, que rechazó Eduardo Villanueva con los puños. El meta albo casi no tuvo más acción, salvo a los 45′ cuando Bruno Jáuregui cabeceó tras un córner y Villanueva salvó con grandes reflejos.

Encima, con siete jugadores en labores de ataque siempre Colo-Colo estuvo resguardado: con los dos centrales y el 6, o con los dos centrales y un lateral, al menos.

Tuvo otra gracia el equipo albo de Claudio Rojas: Siempre optó por el juego de posesión a ras de piso. Tanto que contamos las dos excepciones: Un tiro libre defensivo que Santiago Bravo le pegó largo. Y un intento de pase en profundidad de Martín Silva, el 6, por alto, que rechazó la defensa roja.

En el segundo tiempo, aunque Unión trató de crecer en base a empuje, Colo-Colo no entregó la pelota. Hubo 10 minutos de choque y refriega pero a los 62′ Alarcón aprovechó un rebote y puso el 3-0 tranquilizador.

Los últimos ocho minutos Unión los jugó con 10 futbolistas (fue expulsado el central Gabriel González por doble amarilla). Tampoco influyó mucho: el marcador estaba decidido y sobre todo, el control del juego.

En los descuentos Rodrigo Meza anotó el 4-0. Goleada trabajada y lógica. Un campeón empoderado.