Sebastián Cejas: “En Colo-Colo viví uno de los mejores años de mi carrera”

Tras la consagración en el Torneo de Apertura ante Universidad de Chile el 2006, Claudio Bravo dejó Colo-Colo para partir a la Real Sociedad de España y el club debió buscar un nuevo arquero.

Su reemplazante llegó desde Italia, directamente desde la Fiorentina. Se trataba de Christián Sebastián Cejas, su apodo “Terremoto”. Un nombre poco conocido para los hinchas, pero que se ganó el cariño de todos como el arquero de uno de los mejores equipos de la historia del Cacique.

¿Qué recuerdos tienes de tu paso por Colo-Colo?

Son muchos y muy lindos. Siempre he dicho que me tocó vivir uno de los mejores años de mi carrera y lo que viví el 2006 es algo que nunca me imaginé. Me agarró en una etapa de mi vida con algunos inconvenientes familiares y ese paso, me cambió todo. Tengo muchos recuerdos, de mis compañeros, del cuerpo técnico, de la gente, etc. La verdad es que la pasé muy bien.

Llegaste a reemplazar a Claudio Bravo que partió a España (Real Sociedad) ¿Fue una responsabilidad muy grande?

Sí, cuando se contactaron conmigo tenía claro ese tema. Yo tenía bastante experiencia, venía de jugar en el fútbol europeo y asumí la responsabilidad porque era un desafío importante. Sabía que tenía que ocupar un espacio muy grande que había dejado Bravo, que nació en el club y era muy importante para el equipo.

Llegué siendo un desconocido para la gente y el fútbol chileno, pero estaba muy tranquilo porque sabía que podía llevar bien la presión del puesto.

El año 2006 fue muy importante por la campaña del equipo en la Copa Sudamericana. ¿Cómo recuerdas ese torneo?

Cuando llegué al club sabía que llegaba a un club grande con mucha presión porque en un club grande hay que pelear por todo. Pero la dimensión que tomó ese equipo y todo lo que se formó a su alrededor fue muy lindo.

Los resultados afianzaron el juego que nos planteaba Claudio Borghi. Esa Sudamericana posicionó al club, después de muchos años, a nivel internacional. Se cumplieron muchos objetivos, se cotizaron jugadores jóvenes, fue algo muy importante tanto para el equipo como para la institución.

La nostalgia del “Cóndor” Rojas con el título del 86′: “Recordé cuando era hincha y veía de la galería las vueltas olímpicas”

A todo el mundo le quedo la espina de perder esa final.

Es obvio que uno siempre quiere ganar todo pero no se pudo. Se hizo mucho para tratar de lograrlo. Pero enfrentamos a un equipo (Pachuca) que estaba muy bien catalogado y que venía haciendo las cosas muy bien hace tiempo.

Siempre dicen que las finales hay que ganarlas y lamentablemente nos tocó perderla, tal vez inmerecidamente. Cuando jugamos en México fue un poco más difícil y nos trajimos un resultado muy bueno. Estaban todas las condiciones dadas para que nosotros nos quedáramos con el triunfo pero muchas veces el fútbol te juega esas malas pasadas. Esa derrota no opacó todo lo bueno que hicimos ese año.

Claudio Borghi varias veces ha dicho que a lo mejor les pasó la cuenta el desgaste.

No creo, nosotros jugamos esa final como lo veníamos haciendo en todos los partidos. Siempre tomando el riesgo de ser protagonista, no sabíamos hacerlo de otra forma.

Si pensamos con tranquilidad el partido, perdimos por dos contragolpes de ellos. Yo he analizado el partido un montón de veces y con un foul táctico en la mitad de la cancha tal vez la copa se hubiese quedado en Chile.

Tenemos la tranquilidad que la jugamos como siempre pero hay veces que se dan y otras que no.

El fútbol siempre da revanchas y para ese equipo fue unos días después en la final del torneo ante Audax Italiano.

Más allá del tropezón, tuvimos la fortaleza de seguir adelante para ir por el tricampeonato. Lo pudimos lograr contra un equipo muy bueno y que tuvo un año muy regular. Sabíamos que no iba a ser fácil, pero no dejamos nunca de hacer el juego que teníamos y tuvimos esa revancha.

El siguiente torneo fue espectacular para ustedes. Solo perdieron un partido y el equipo anduvo muy bien a pesar de que se fueron jugadores importantes.

La base del equipo se logró el semestre anterior y el juego ya lo teníamos inculcado, con jugadores de experiencia que lo sostenían junto con jugadores jóvenes que entregaban intensidad y frescura. Era un equipo que se armó desde el equilibrio, con un gran grupo y jugadores muy importantes para los más chicos.

Ese torneo tuvo una definición de infarto contra Universidad Católica…

Era el rival a directo, pero nosotros teníamos muy claro que queríamos. Las cosas se fueron dando y fuimos merecidos campeones sin nada que discutir.

Gustavo Biscayzacú y el tetracampeonato: “Nos permitió quedar en la historia del fútbol chileno”

¿Cuál es el mejor recuerdo que tienes de tu paso por Colo-Colo?

Tengo varios. El grupo fue extraordinario que me recibió de gran manera y hasta hoy sigo hablando con algunos compañeros. El reconocimiento de la gente en mi último partido es algo que me llevo para toda la vida. El hincha de Colo-Colo me trató muy bien y siempre me entregó mucho más de lo que yo les pude dar. Lo que más destaco en el grupo de jugadores que formamos con varios chicos que triunfan en todo el mundo y se lo merecen.

Uno de tus compañeros que destacó de gran manera ese 2006 fue Matías Fernández, que hoy volvió al club ¿Qué recuerdos tienes de él?

Siempre he dicho que Mati era un chico joven en ese momento, con una gran personalidad, pero muy introvertido, muy educado. Al equipo le dio una mano terrible porque el fútbol que él hacía era destacado y que marcaba muchísima diferencia.

Lo único que quizás le faltó, o no sé si le faltó porque tuvo una carrera estupenda, por las lesiones que tuvo no le permitieron explotar al nivel de los mejores jugadores del mundo. Quizás la suerte no lo ayudó y esperemos que hoy se pueda seguir divirtiendo y jugando como lo hacía en ese tiempo para que pueda ayudar a Colo-Colo a seguir triunfando.

Otro de tus compañeros de ese equipo y que ya mostraba la garra que lo caracteriza es Arturo Vidal.

Si Matías no hubiese tenido los problemas físicos que tuvo podría haber llegado al nivel que ha demostrado Arturo.

Arturo logró cosas muy buenas, es un chico que está consolidad en el fútbol de élite. Tiene todavía mucho para seguir dando y que se dedicó plenamente a su carrera, siempre supo lo que quería. Me pone muy contento verlo hoy en el lugar que se encuentra y que le haya ido tan bien.

Tuve la suerte de tenerlo de compañero en una época que era muy joven, pero cuando estaba dentro de la cancha parecía un jugador con mucha experiencia y categoría.

José Domingo Salcedo: “Colo-Colo marcó un antes y un después en mi vida”

Actualmente, estas en una nueva etapa (preparador de arqueros en el Cuerpo Técnico de Gabriel Heinze) ¿Te imaginas volviendo nuevamente a Colo-Colo?

Siempre tuve y tengo la ilusión de volver al club. Tratar, desde el lado que me toque, de devolverle al club lo que me dio. Soy un agradecido del club y de los hinchas. Si en un futuro coincidimos, bienvenido sea.

Hoy soy parte del un cuerpo técnico que trabajó tres años en Vélez Sarsfield, pero ojalá que más adelante nos podamos volver a encontrar.

¿Qué significó para ti vestir la camiseta de Colo-Colo?

Fue una responsabilidad muy grande porque significó jugar en un equipo grande de Sudamérica. Fue una linda experiencia y uno de los años más importantes y que más disfruté dentro de mi carrera.

¿Algún mensaje para los hinchas que te recuerdan con mucho cariño?

Simplemente agradecerles, siempre me demuestran su cariño en las redes sociales. El hincha de Colo-Colo es muy fiel a su equipo y espero que algún día nos podamos volver a encontrar.

A Chile no he ido después de que me fui el 2007; es algo que tengo pendiente. Pero solo tengo agradecimiento para ellos.

La emoción de Marco Etcheverry tras jugar en Colo-Colo: “Fue un sueño cumplido”