En un disputado compromiso cuando Colo-Colo caía por 2-0 ante Universidad Católica y estaba en el afán de remontar el marcador, el árbitro Piero Maza decidió suspender el duelo por los fuegos artificiales que cayeron al campo de juego.

Corría el minuto 75 del partido cuando el juez tomó la determinación de no seguir por los problemas que se generaban en el recinto deportivo y por la pirotecnia que cayó a la cancha, que afectó a nuestro delantero Nicolás Blandi.

En lo que se refiere al compromiso, el primer tiempo fue parejo donde Colo-Colo mostró una muy buena presión en la salida del rival y complicó en varios pasajes a la zaga de la UC.

Es más, el marcador lo pudo abrir Juan Manuel Insaurralde, pero el travesaño impidió el festejo del “Cacique”. Los pupilos de Mario Salas mostraron un buen despliegue por las bandas y sometieron a los estudiantiles.

Sin embargo, no llegó el gol y comenzando el segundo tiempo vino el mazazo. Luciano Aued con un cabezazo abrió el marcador para los visitantes y luego César Pinares con un remate de zurda amplió las cifras.

Tras la segunda estocada comenzaron los incidentes, situación que condenó el vicepresidente de Blanco y Negro, Harold Mayne-Nicholls. “No logramos entender por qué tiraban la pirotecnia contra nuestros propios jugadores.. no se puede creer”.

“El árbitro, como todos, quería que el partido terminara. Haremos la denuncia en los tribunales que corresponda porque hay daños reales y no fue una manifestación solo con desórdenes“, agregó.

A la espera del informe arbitral, Colo-Colo caía por 2-0 cuando restaban 15 minutos por disputar.