Los recuerdos del multicampeón Luis Mena: “El título que le ganamos a la U fue fantástico”

Luis Mena Irarrázabal ostenta un récord que muy pocos podrán igualar: Es el jugador que más títulos en la Primera División del fútbol chileno, 12 en total.

El canterano, quien jugó prácticamente toda su vida en Colo-Colo (estuvo a préstamo en el 2001 en Puerto Montt), recordó todos los campeonatos que ganó en el Cacique y uno de sus pocos goles que convirtió en su carrera (siete en total) que le anotó a Audax Italiano en la final del 2006.

¿Qué se siente ser parte importante de la historia de Colo-Colo?

Soy un agradecido de Colo-Colo, es mi hogar, ya que paso más en el estadio que en mi departamento y estoy muy orgulloso de todo lo que hice. Nunca me imaginé estar en la historia del club, nosotros lo único que queríamos cuando chico era jugar por Colo-Colo.

Siempre quise vestir la camiseta número tres porque estaba el Chano Garrido que era el ídolo que ocupaba ese número, siempre soñé con vestirlo y era mi sueño. Después fui logrando cosas, títulos, jugar con ídolos del club, jugar con equipos tremendos, jugar en la quiebra, ganar un título en la quiebra no fue fácil, el tetracampeonato con el Bichi con un equipazo y sumar esos logros a uno lo deja muy orgulloso.

De todos los títulos que ganaste en el club ¿Cuál es el que más recuerdas?

De todos los títulos uno tiene un recuerdo especial, el título que le ganamos a Universidad de Chile fue fantástico en el Estadio Nacional, fue una montaña rusa ese, fue muy emocionante en los penales y ganarle al archirrival es entretenido, pero creo que el título que más recuerdo y nostalgia que uno tiene es el de la quiebra. Fue en un momento muy duro para la institución, ya que fue duro y uno quería aportar. Nos daba miedo que el club desapareciera que era lo que nos decían los síndicos.

Fue un título recordado por la gente donde habían muchos jugadores formados en casa, prácticamente todos nos formamos en casa y después éramos los estandartes del equipo. Teníamos un técnico que también se formó en el club como Jaime (Pizarro) y logramos un título inédito, ya que no sé si otro club en el mundo fue campeón en un estado de quiebra.

En la final del tricampeonato contra Audax Italiano te tocó marcar un golazo una faceta poco habitual para ti…

Sí, la verdad que cuando se alinean los astros puede pasar cualquier cosa. Lo recuerdo con mucho cariño, ya que veníamos de un momento muy duro como perder la final de la Sudamericana, que sin lugar a dudas es el momento más triste como deportista. Queríamos darle un título internacional y no pudimos.

Audax nos estaba complicando mucho y Carlos Villanueva nos marca el 1-0 y Audax con todo estábamos muy complicado y cuando me hace entrar el Bichi la gente no lo entendía, pero resultó de mil maravillas, ya que tuve participación en uno de los goles de Humberto donde le doy un pase de media distancia y después la convicción del equipo de ir a buscar el ataque y termina con un gol que hasta el día de hoy la gente lo recuerda con mucho cariño y yo también, ya que fue el 3-1 y nos sentíamos campeones de nuevo.

¿Cómo recuerdas el tetracampeonato?

Hay una frase del “Bichi” Borghi que siempre la recuerdo con mucho cariño. Estábamos a punto de ser tetracampeones, íbamos a jugar el partido final contra Universidad de Concepción y Claudio nos vio muy nervioso y nos dijo que nosotros no nos dábamos cuenta de lo que íbamos a lograr ese día y era verdad. Nosotros lo único que queríamos era jugar y ser campeones y no nos dábamos cuenta que estábamos a un paso de lograr que era el tetracampeonato, un logro histórico del club, que los nombres que iban a aparecer en la historia eran los nuestros.

Y también estuviste en la 30 un título que costó mucho conseguir.

Costó muchísimo, después de muchos años de altos y bajos y llegó ese momento de la mano de Héctor (Tapia), se armó un muy buen equipo, llega Jaime, estaba Justo y empezamos a lograr un camino que se canalizó en ese partido con Santiago Wanderers a estadio lleno donde Felipe Flores hace el 1-0 que nos dio la posibilidad de celebrar y obviamente fue muy emotivo para todos y que sin querer, fue mi último campeonato, pero las cosas se dieron así.