Lizardo Garrido: “Ganar la Copa Libertadores en el Monumental fue como estar en un cuento de hadas”

Lizardo Garrido es el jugador que más partidos disputó en la historia de Colo-Colo. Su exitosa carrera comenzó en 1975 en el profesionalismo y fue es uno de lo más defensas más emblemáticos del Cacique.

El “Chano” era el jugador con experiencia en la defensa del Eterno Campeón en la campaña de 1991 donde contaba con dos jóvenes a su lado: Miguel Ramírez y Javier Margas. El ex zaguero repasó lo que fue la conquista de la Copa Libertadores en el mes que se conmemora un año más de la conquista de aquel tan anhelado torneo.

¿Cómo recuerda la campaña de la obtención de la Copa Libertadores?

Nos costó bastante porque empezamos medio timoratos al principio y si uno recuerda como fueron pasando las etapas, nos costó y eso que era un equipo ensamblado, con oficio, experiencia y con el golpe que sentimos el año 90 y más las incorporaciones se hizo un equipo con mucho oficio y experiencia.

A diferencia de mis compañeros que ellos pensaron que se podía ganar la Copa después que le ganamos a Boca, pero yo creo que después que le ganamos a Nacional el equipo estaba para instancias finales, ya que los uruguayos eran duros, fuertes y les ganamos 4-0 de local y noté que podíamos lograrlo.

Poco a poco fue acrecentando, la gente se entusiasmo y era un privilegio estar en ese grupo que podía darle un triunfo tan grande al país.

¿Cuánto influyó en la campaña no perder de local?

Cuando perdimos 1-0 con Boca, varios de nosotros nos abrazamos, pero no por la derrota, sino que el resultado era remontable, ya que el equipo se hacía muy fuerte en el Monumental. Nosotros crecíamos mucho con más de 50 mil personas alentando y pese a que no éramos un equipo numeroso, todos tenían claro cuando tenían que entrar, el mejor ejemplo fue el ingreso de Luis Pérez en la final.

¿Cómo fue para usted tener a dos compañeros de zaga muy jóvenes?

Eran dos jugadores muy fuertes, conversábamos mucho, eran mis dóberman que tenía y mis compañeros me molestan. Tenía que estar muy atento a las coberturas, tenía que darle posibilidad de pase.

La fuerza y cabezazo de Javier Margas, el rechazo de Miguel Ramírez y yo colocaba la tranquilidad, me gustaba salir jugando y había un complemento de que había juventud en esas marcas y harta experiencia conmigo y Daniel (Morón).

Dabrowski y Colo-Colo 1991: “Fue lindo ser el goleador de ese torneo, pero más importante lo que conseguimos como equipo”

¿Para usted, cuál fue el partido o llave más complicada en la Copa Libertadores?

Con Universitario con el cabezazo en el último minuto que atajó Daniel Morón fue el más complicado. Hubo partidos que a la gente marcó, pero no tengo ninguna duda que está el de Nacional, de Boca de visita y la final.

¿Qué tan importante fue anotar dos goles en poco tiempo en la final?

Los dos goles fueron claves, porque había una presión del medio, de la gente que creía que la Copa ya estaba ganada, porque veíamos la televisión y todo Chile estaba preocupado del partido. Nosotros en el almuerzo notábamos algo de nerviosismo y responsabilidad que teníamos ante todo el pueblo colocolino y todo el país y eso se notó en los primeros minutos.

Afortunadamente apareció el Luis “Chico” Pérez con la pared con Rubén Espinoza y después con el golazo. Él no había jugado y esa era la grandeza del equipo que todos estábamos en la misma sintonía, después vino el gol de Leonel (Herrera) y fue una alegría maravillosa, ya que tenía que ser Colo-Colo el que por primer vez ganara la Copa y no podíamos defraudar a tanta gente.

¿Se sintieron campeones en el entretiempo con un resultado a favor y un jugador más?

No. Nosotros éramos gente con harto oficio y estaba el tema que Olimpia ganaba las finales y fue más presión entre nosotros donde nos dijimos que no habíamos logrado nada, que quedaban 45 minutos.

Ante de los partidos, Marcelo Oyarzún (Preparador físico) daba una charla y esa charla en la final existió un silencio impresionante, ya que lo que nos habló fue maravilloso y nos dijo que éramos todos “Rambo” y todo el mundo desde sus puestos, fue importante para este logro.

¿Se imaginó en algún momento ganar la Copa Libertadores?

No, de verdad que no porque yo me iba fijando metas en el fútbol y lo mío costó mucho. Yo me fui a préstamo en el año 77 a Colchagua, después a Trasandino de Los Andes, después me fui a Colchagua nuevamente y después llego el 80 a Colo-Colo y cuando uno se va tres veces a préstamo, chao, te dan el pase.

Pero empecé a jugar, fui titular indiscutido, fui al Mundial, pero lo primero que tenía pensado en mi vida y en el fútbol era tratar de ser titular en Colo-Colo, ese era mi objetivo. Tuve una carrera muy rápida, muy exitosa y de que yo iba a terminar ganando una Copa Libertadores, era una utopía pensar eso, que siendo titular, con 60 mil personas, la Copa en el Monumental, es un cuento de hadas.

Eduardo Vilches y la conquista de la Libertadores: “Era el momento de escribir la historia”

 ¿Cuánto influyó Mirko Jozic para ganar la Copa Libertadores?

Para nadie era un misterio y sostengo que Mirko (Jozic) por resultados es el mejor entrenador que hemos tenido y lógicamente que fue clave. El sistema de juego y pese a que no era de los que andaba encima de uno, te hablaba o felicitaba. Era una persona que hacía su pega donde al principio tuvimos bastante problemas por su forma de ser, pero Mirko leía muy bien los partidos.

En la final todo el mundo estaba preocupado porque no estaba Patricio (Yáñez), Rubén (Martínez), Ricardo Mariano (Dabrowski), pero Mirko estaba súper tranquilo, puso al “Coca” (Gabriel Mendoza) de puntero, puso a Luis Pérez, después a Leonel (Herrera) y no tengo dudas que fue fundamental en la conquista de la Copa Libertadores.

Una vez finalizado el partido ¿En qué o qué fue lo primero que pensó?

Mi familia y segundo todo el esfuerzo que había puesto en esta profesión tan bonita desde que me inicié, de todo lo que me costó y sacrifiqué, ya que en ese momento estaba en la cima. Lo otro que era importante para nosotros fue en la satisfacción que le dimos a los hinchas, quienes disfrutaron y gozaron  en todo el país y que estaban todos contentos.

Patricio Yáñez y la Libertadores: “Brindamos una alegría tremenda para el momento que vivía el país”