El primer paso para la conquista de América


El 29 de mayo de 1991 Colo-Colo dio un importante paso para lograr la conquista de la Copa Libertadores de América. Aquella gélida noche en Asunción en Paraguay, el equipo dirigido por Mirko Jozic logró un importante empate 0-0 ante Olimpia en la final de ida.

El trámite del partido fue complicado para el Cacique, ya que los actuales campeones querían imponer su juego y demostrar el por qué eran apodados “El Rey de Copas”. Fue así como en el primer tiempo, los paraguayos se generaron las mejores ocasiones para convertir, pero se encontraron con la buena respuesta de Daniel Morón.

Pese a lo complicado que fue el juego, el Eterno Campeón se generó un par de ocasiones para quedarse con la victoria: la más clara, un remate frontal de Rubén Martínez.

Un partido apretado que se complicó aún más con la expulsión de Martínez a 10 minutos del final. Con uno menos, Colo-Colo se dedicó a defender el valioso empate sin goles, ya que dejaba la llave abierta para definir al campeón en el Estadio Monumental el 5 de junio.

Una vez finalizado el compromiso, los dirigidos por Jozic festejaron en la cancha del Defensores del Chaco la igualdad que los dejó a un paso de conquistar por primera vez la Copa Libertadores.