El Cacique mejoró sustantivamente. El equipo se vio más compenetrado, más agresivo y también fue más fluido para llegar a posiciones de ataque. Es cierto, el rival era otro. Estudiantes está en mejor estado de forma que Unión, sin duda, pero también es cierto que los hispanos achicaron espacios, esperaron a Colo-Colo y aún así los pupilos de Mario Salas encontraron la forma de ser profundos.

No hay duda alguna, Colo-Colo debió anotar en el primer tiempo. Gabi Suazo, Andrés Vilches y Branco Provoste tuvieron y generaron muy buenas ocasiones en el arco de Sánchez. El propio arquero y también la suerte impidieron la apertura de la cuenta. Unión sólo tuvo un cabezazo de Palomeque que contuvo Orión.

Salas mandó a José Aguilera a la cancha en el segundo tiempo. Más tarde entrarían Valdivia, Paredes, Valdés y Damián. Sin embargo el equipo no logró encontrar los caminos para conseguir la profundidad de la primera parte. Y en una mala salida alba, Unión encontró su única oportunidad para marcar y no la desaprovechó. Llanos cabeceó en el área chica y derrotó a Orión.

Poco que hacer después. Unión se metió atrás, bien ordenado y no dio posibilidades. El Cacique mejoró desde el juego y mereció ganar, pero todavía no logramos meterla adentro. A no olvidar que estamos preparándonos el campeonato. ¡Vamos Cacique!