Eduardo Vilches y la conquista de la Libertadores: “Era el momento de escribir la historia”

A lo largo de la historia del fútbol chileno, un sólo equipo logró ganar la Copa Libertadores. Es fue nada más y nada menos, que el más grande del país: Colo-Colo. Aquella jornada de 5 de junio de 1991 quedó grabada en la mente de todos los hinchas del balompié nacional y 29 años después sus protagonistas, recuerdan la histórica hazaña.

Eduardo Vilches fue uno de los jugadores “silenciosos” de aquel plantel. Destacó por su temple y entrega dentro del campo de juego donde fue el “bombero” para sus compañeros y el actual entrenado recuerda lo que fue la campaña de 1991.

¿Cómo recuerda la obtención de la Copa Libertadores de 1991?

La verdad es que yo hasta el día de hoy la recuerdo con mucho orgullo, cariño, pasión, ya que ha sido algo muy importante no sólo en mí, sino que, para todos los que integramos aquel plantel y la verdad de que me siento muy orgullosos, ya que se logró algo que hace mucho tiempo el fútbol chileno estaba llegando a instancias mayores y no se había podido obtener y ese año gracias a todos pudimos obtener esa Copa tan anhelada.

¿Cuánto ayudó contar con un plantel equilibrado tanto con jugadores jóvenes como de experiencia?

El plantel para mí fue un plantel de personas muy compacto, muy homogéneo, siempre nos respetamos entre nosotros y cuando estábamos jugando mal aceptábamos la crítica del compañero tanto afuera y dentro de la cancha.

Me trae muy gratos recuerdos poder hablar de cada de mis compañeros que en el fondo fuimos una familia y grandes amigos.

¿Cuánto ayudó que el plantel llevara años trabajando juntos?

Arturo comenzó en el año 86’ cuando Colo-Colo andaba mal, pero salen campeones y de ahí empieza el proyecto tanto de los directivos como el profesor Arturo y eso tiene un gran peso y gran validez, ya que formó un plantel de grandes jugadores.

¿Cuánto influyó la llegada de Mirko Jozic en el plantel?

Bastante ayudó, pero no sé si en el tema de mentalidad, pero nos sacó el mayor provecho deportivamente. Movió las piezas tácticamente dentro del campo de juego y yo creo que eso revolucionó, ya que casi siempre se jugaba el típico 4-4-2 y con la innovación táctica pudimos revolucionar y sacar provecho de esa situación.

Patricio Yáñez y la Libertadores: “Brindando una alegría tremenda para el momento que vivía el país”

¿Cuál cree usted que fue el partido o llave más complicado de la campaña?

Para mí, lo más complicado y más difícil fue con Olimpia de Paraguay de visita. Estábamos en la final y es una losa muy grande que traíamos mentalmente, ya que pensábamos mucho en la historia del fútbol chileno, de jugar las finales y no obtenerla. Para mí, fue uno de los partidos más tensos.

¿Cuándo sintió o pensó que estaban para ser campeones de la Libertadores?

En ningún momento me sentí convencido, creo que el momento que me sentí más seguro deportivamente fue cuando salimos del estadio de Boca cuando perdimos 1-0 y me sentía confiado de que dábamos vuelta ese partido con una calma y temple muy fuerte, con muchas ganas de poder ganar ese partido y pasar a la final.

En líneas generales desde que inicia Copa Libertadores hasta el final, nunca me sentí seguro de llegar a una final y ganarla, sino que dije vamos “paso a paso” y cada vez que pasábamos un partido nos sentíamos con más confianza.

Usted fue uno de los minutos que más jugó en la Copa ¿Cómo fue para usted ser campeón y teniendo más participación?

Yo no vislumbré en el momento y después con el tiempo supe que fui uno de los jugadores que más participó en la Copa Libertadores y en ese momento de ganarla, era un sueño y es algo que marcó hasta el día de hoy al fútbol chileno y de eso estoy muy orgulloso hasta el día de hoy se sigue recordando y qué lástima que otros equipos no hayan podido ganar.

Rubén Espinoza y la Libertadores de 1991: “Logramos un título que había sido esquivo para el fútbol chileno”

¿Cómo recuerda el 5 de junio de 1991?

Fue emocionante. Desde que entré a la cancha pensé primero en lo que estábamos enfocado que era ganar el partido y después, vino una alegría enorme, disfrutamos, lloraba de emoción por obtener la Copa, fue una cosa muy hermosa e impresionante.

Cuando terminó el partido dije “un objetivo cumplido” y dije ya llegué al techo, cumplí mi meta en cuanto a logros y yo quería jugar en el extranjero y hacer historia y tres años después pude hacer historia en México, ya que en el año 95, el 4 de junio salimos campeones con Necaxa.

¿Cuánto ayudaron los goles de Luis Pérez para darle tranquilidad al equipo?

Por supuesto que ayuda, fueron dos goles muy rápido, sí estábamos un poco tenso por la situación psicológica de llegar a una final y no obtenerla y ese era el momento de escribir la historia. Aguantamos, tuvimos posibilidades y creo que en ese momento se iluminó Lucho y estuvo fantástico y lo que hizo fue de grande y nos dio la confianza y seguridad donde ya me sentí con más confianza para el resto del partido.

A lo largo de su carrera ¿Se imaginó que iba a ganar la Copa Libertadores?

Honestamente no, pero dije que teníamos que hacer algo grande y una de las metas personales que tenía era esa y se fueron dando las situaciones paso a paso. Me sentía confiado de mi juego, de hacer las cosas bien dentro de la cancha para así, poder obtener esos resultados positivos y esos son los que nos iban a llevar a una final y obtener esta Copa tan anhelada.

Leonel Herrera: “Jugar la final y convertir un gol, es un sueño”