Eduardo Lobos: “Soy un agradecido de Colo-Colo”

Uno de los momentos más complicados en la historia de Colo-Colo fue la quiebra que se vivió en el 2002. Aquel año fueron los jugadores formados en casa quienes tuvieron que asumir la responsabilidad de sacar adelante al Eterno Campeón en lo futbolístico y lo hicieron con creces, ya que lograron un histórico título.

Uno que tuvo que asumir la importante responsabilidad, fue Eduardo Lobos. El curicano fue el arquero titular indiscutido durante la quiebra y el canterano recordó como fue ese año y todo lo que le entregó Colo-Colo a lo largo de su carrera.

Eres un jugador formado en Colo-Colo ¿Qué recuerdos tienes de tú llegada al club?

Siempre he dicho y cada vez que me preguntan de mi estadía en Colo-Colo y de mi formación, tengo palabras de agradecimiento. Llegué el año 95 con 13 años desde Curicó vivíamos en una pensión con Claudio Maldonado donde actualmente está ubicado el Mall Florida Center y después en la formación, me entregaron todas las herramientas posibles, sobre todo en lo valórico.

Pasé por todas las etapas formativas y el equipo de proyección que estaba a cargo de Gualberto Jara y Gustavo Benítez, plantel, debut, compartir con jugadores de una trayectoria e idolatría que tienen en Colo-Colo que es tremenda. Todo eso es aprendizaje y el vivir la quiebra fue brutal desde el punto de vista que el club podía desaparecer, ya que estaba la incertidumbre de lo que iba a pasar con el club se iba a poder cobrar o conformar un plantel acorde a lo que es la historia de Colo-Colo que es pelear torneo nacional e internacional y en esa época fue todo incertidumbre.

El año 2002 fue especialmente para ustedes con un plantel conformado con jugadores de casa…

Fue un año de incertidumbre y también de aprendizaje, de ver como se movilizaba toda la gente para que el club siguiera existiendo. El 90 por ciento del plantel era formado en casa, que es un hito histórico. Por más que el club estuviera en quiebra, los hinchas nos alentaban en todos lados y nos exigían como si tuviéramos 10 años de experiencia en primera división y entrabamos con esa presión extra a la cancha y cuando nos forman, estábamos acostumbrado a eso.

Además, contábamos con dos tipazos como son Marcelo Barticciotto campeón de la Copa Libertadores y que estaba en la etapa final de su carrera y desde lo humano fue vital para llevarnos a nosotros. Marcelo Espina también fue importante, ya que se adaptaron a nosotros y nos ayudaron mucho. La capacidad de liderazgo de ellos dos fue clave. Lo mismo que Jaime Pizarro que fue el gran líder y el síndico, Juan Carlos Saffie, también fue muy claro con nosotros.

Fueron campeones y ganaron en Calama ¿Sientes que marcaron un antes y un después?

Teníamos todas las ganas de poder jugar y disfrutar, hicimos dos torneos buenísimos desde el punto de vista que llegamos a semifinales donde nadie daba un peso por nosotros. Lamentablemente perdimos con un equipo que era relativamente inferior a nosotros como fue Rangers y después, en el segundo torneo tuvimos la posibilidad de ser campeones y jugar la final con Católica que fue histórico.

Además, conseguimos hitos históricos de ganar en Calama de 21 años, el club consiguió ganar tres veces consecutivas y son cosas que se valoran, ya que el grupo era muy unido y sigue unido, ya que hasta el día de hoy hablamos y son cosas que perduran en el tiempo.

Sebastián Cejas: “En Colo-Colo viví uno de los mejores años de mi carrera”

¿La semifinal perdida con Rangers fue el punto de inflexión para ganar el título del Clausura del 2002?

Fue durísimo, ya que pese a que nadie daba un peso por nosotros nos preparamos y mentalizamos en salir a ganar en todos lados y pelear el título. Esa derrota fue dura. Fue un partido atípico donde se jugó dos días en Talca, primero por la neblina y al otro día lo jugamos con poco público y sacamos un resultado que pensamos que era un buen resultado.

Luego en el Monumental, empezamos perdiendo muy temprano y las ganas e inexperencia nos llevó a no saber manejar un resultado adverso, donde no tuvimos la capacidad de revertir esa situación adversa, pero fue un punto de inflexión, ya que nos sirvió para demostrarnos que teníamos la capacidad, el fútbol y que podíamos.

Si bien, es cierto, no fue un fútbol tan arrollador como en el primer torneo, en el playoff nos hicimos muy fuertes y en la final tuvimos rendimientos individuales muy altos y eso, nos permitió quedarnos con ese título que es histórico.

¿Qué significa para usted Colo-Colo?

Es el club que me dio la posibilidad de debutar profesionalmente, que me formó y poder desarrollarme en lo profesional y personal, el club me dio todo. Tuve la suerte de trabajar con Julio Rodríguez, quien para mí, es el mejor formador que hay en el fútbol chileno de porteros y me dio una buena base. Siempre digo que soy un agradecido de Colo-Colo, ya que nos dieron lo mejor para poder desarrollarnos y tener esa mentalidad ganadora para manejar las situaciones adversas.

¿Cómo recuerdas tu regreso en el 2011?

Tenía más responsabilidades, ya que lideraba el grupo con Luis Mena y José Pedro Fuenzalida y al tener más responsabilidades se disfruta menos. Desde el nivel futbolístico, no fue del todo que hubiera querido. Me tocó una segunda etapa donde en lo colectivo fue malísimo. Tuvimos tres técnicos, llegué con (Omar) Labruna, luego Gustavo (Benítez), después Héctor (Tapia), y entonces fue difícil y a pesar de todas las cosas adversas o negativas, soy un agradecido de la posibilidad de estar en el mejor club de Chile.

Obviamente uno quisiera borrar las cosas malas, pero están y soy feliz con los dos títulos que tengo en Colo-Colo.

¿Qué mensaje le dejarías a los hinchas que aún te recuerdan?

Soy un agradecido de la gente, no solamente porque me recuerdan, ya que me lo hacen saber siempre en la calle o en el Monumental y valoro mucho el cariño de la gente. Si bien, no tengo esa idolatría que tienen los grandes ídolos de Colo-Colo, si estoy en el corazón de los hinchas al igual que todo el plantel del 2002 y por eso digo, gracias por todo y por el reconocimiento que me dan siempre.

La nostalgia del “Cóndor” Rojas con el título del 86′: “Recordé cuando era hincha y veía de la galería las vueltas olímpicas”