O’Higgins se fundó en 1955, año en que enfrentó por primera vez a Colo-Colo: Fue 3-1 para los celestes en el Estadio Branden Copper, actual El Teniente de Rancagua.

Luego de eso, ambos equipos han jugado 110 partidos más por Primera División, con Colo-Colo ganando el 48% de ellos.

Actualmente, en el conjunto rancagüino juegan los exalbos Roberto Cereceda, Ramón Fernández y Paulo Magalhaes. Cereceda ganó tres Títulos Nacionales con el Cacique: Clausura 2007 (18 partidos y dos goles), Clausura 2008 (17 partidos) y Clausura 2009 (el total, 22 partidos, siendo el jugador con más minuto en cancha de esa copa).

Ramón actuó en dos partidos del trofeo Transición 2017 (además ganó la Copa Chile y una Supercopa nacional). Y Magalhaes jugó 15 partidos (2 goles) en el título Clausura 2009.

En la historia, hay partidos inolvidables, como el 4-4 de 1959, cuando Colo-Colo comenzó perdiendo 1-0, pasó arriba 4-1 (dos de Mario Moreno y dos de Juan Soto) y en los últimos 20 minutos O’Higgins empató. También está el 5-0 del Clausura 2007, jugado en Rancagua (Gonzalo Fierro, Arturo Sanhueza, Giovanni Hernández y dos de Claudio Bieler).

Esta vez, le pondremos zoom a un partido muy importante para la historia alba. Iniciando 1979, Colo-Colo llevaba siete años sin ser campeón. Por eso ese título fue muy festejado, con una formación que los hinchas repiten de memoria, sin necesidad de Google: Nef; Galindo, los Herrera, Díaz; Yeyo, Rivas, Vasco; Mané Ponce, Caszely, Véliz.

“Ese Colo-Colo es el mejor Colo-Colo que yo jugué. Y tuve el privilegio de estar en una posición tan linda dentro del campo de juego, como que yo me sentía en el living de mi casa, muy cómodo. Porque habíamos tres que nos preocupábamos de la parte sucia, por decir así: los dos Herrera y yo. Por un lado teníamos a Daniel Díaz y por el otro a Mario Galindo que se transformaban en volantes o atacantes. Teníamos a Vasconcelos y al Chico Rivas que eran genios hacia arriba. No quitaron nunca una pelota esos hueones (risas). Y Ponce, Caszely, Véliz arriba. Yo veía a mis compañeros por allá y era un espectáculo ¡Un espectáculo! Te digo de verdad: Yo gocé ese año como nunca. Ganamos por boleta”, nos contó hace un tiempo Eddio Inostroza, el 6 de la orquesta alba del 79.

Colo-Colo 1979 le sacó 10 puntos de ventaja a su escolta, Cobreloa. Hizo 72 goles en 34 partidos; recibió solo 24. Y el cierre de campaña fue alucinante: A falta de cuatro partidos Colo-Colo venció 2-0 a la U ante 73.108 controladas en el Estadio Nacional (goles de Caszely y Rivas) y quedó virtualmente como campeón (Cobreloa solo podía empatarle). El rival siguiente era O’Higgins, pero el juego fue suspendido. Así que Colo-Colo confirmó su estrella ganándole a Palestino 1-0 (Véliz) faltando dos juegos.

El miércoles 19 de diciembre de 1979 se jugó el match pendiente y el Cacique pudo estrenar su corona ante O’Higgins. Extrañamente se controlaron solo 4.487 personas en el Estadio Nacional que tuvo reunión doble (la U cayó 2-0 ante Palestino en el preliminar). Fue 5-1 albo.

Colo-Colo formó con Adolfo Nef; Gabriel Rodríguez, Leonel Herrera, Atilio Herrera, Daniel Díaz; Eddio Inostroza, Julio Crisosto, Severino Vasconcelos; Luis Miranda, Carlos Caszely, Juan Carlos Orellana. Dirigió Juan Soto, ayudante del titular Pedro Morales.

El periodista Hernán Solís escribió en revista “Estadio”: “Cuando se dice ¡campeón! hay que aprender de Colo-Colo. Porque tras conseguir el título debió, por razones de fuerza mayor, estrenarlo a mitad de semana ante O’Higgins y el resultado no pudo ser más exitoso. Ofreció una acabada demostración futbolística, con un poder finiquitador que rayó en lo espectacular. Demasiado potente la dupla Vasconcelos-Caszely. Demasiado aporte del mediocampo y si uno revisa la formación alba podrá apreciarse que se presentó con algunos reservas, pero que jamás expresaron tal condición. Jugaron con la misma calidad y ritmo del titular. Marcó cinco goles Colo-Colo, tres disparos en los palos y Leyes (N de R: arquero de O’Higgins) tuvo varias intervenciones muy felices”.

Anotaron Crisosto, Caszely por dos, Juan Carlos Orellana y Lucho Miranda (descuento de Miguel Ángel Neira). El sábado siguiente, se cerró el torneo con un triunfo 2-0 sobre Cobreloa en Calama (dos de Juan Carlos Orellana).