alturaarrow_down-red arrow_side badge-facebookbadge-instagrambadge-twitterclosedebutemail facebook gallery-nextgallery-prevgallerygoogle instagram lightbox-nextlightbox-prevlive-atajada live-cambio live-gol live-jugada-peligrosa live-offlive-player-in live-player-out live-red-cardlive-silvato live-tarjeta-amarillalive-tarjeta-roja live-timerlive-yellow-cardnacimientonacionalidadnextopenpagination_downpesopinterest prevquotesearchslide-nextslide-prevtimeline-left timeline-right twitter videoswhistle worldyoutube
Marcelo Espina: “Hay que mantener procesos largos”

Una visita ilustre tuvimos ayer en el estadio Monumental. El ex capitán y DT albo Marcelo Espina llegó junto a un grupo de amigos a disputar un partido amistoso con su equipo Ayres de Pilar, ocasión en que aprovechó de comentar el presente de Colo Colo.

El argentino, quien compartió cancha con Ivo Basay en el recordado Tricampeonato de 1996-97-98, aseguró que la única clave es la paciencia.

“Cambiar no es la mejor receta, la desesperación no nos va a llevar a mejores resultados”, dice aún con el tono completamente identificado con los colores que lo vieron campeón en la era de Gustavo Benítez y Jaime Pizarro.

El ex capitán agregó que en Colo Colo “hay que respaldar a los que están. Ya cambiaron con (Diego) Cagna, con el Tolo (Américo Gallego) y no resultó”.

Según Espina, a las nuevas incorporaciones del Cacique “hay que darles tiempo. A los jugadores los ‘traés’ de otro lado y ‘querés’ que juguen bien a los dos minutos… ni siquiera en seis fechas, ¡seis meses es muy poco! Yo necesité un año cuando llegué, y si no fuera por esos goles que hice en mi primer partido contra la U, por ahí volaba también…”

“Hay que mantener procesos largos para que los resultados se den, las últimas pruebas están a a vista con (Claudio) Borghi y Benítez. Con Jaime tuvimos cuatro años, donde jugamos tres finales y ganamos una”, recordó el “Cabezón”.

Actualmente, Espina vive en Buenos Aires, donde trabaja como comentarista de ESPN, su vínculo más cercano al fútbol. “Desde que me retiré, no me dan ganas de jugar”, asegura.

Sobre su visita al Monumental, no hay doble lectura: “Me gusta venir, es agradable. Independiente de jugar un rato, me gusta estar acá, me tratan bien, es mi casa”, afirmó.