alturaarrow_down-red arrow_side badge-facebookbadge-instagrambadge-twitterclosedebutemail facebook gallery-nextgallery-prevgallerygoogle instagram lightbox-nextlightbox-prevlive-atajada live-cambio live-gol live-jugada-peligrosa live-offlive-player-in live-player-out live-red-cardlive-silvato live-tarjeta-amarillalive-tarjeta-roja live-timerlive-yellow-cardnacimientonacionalidadnextopenpagination_downpesopinterest prevquotesearchslide-nextslide-prevtimeline-left timeline-right twitter videoswhistle worldyoutube
Mano a mano con Tito Tapia, el fiel escudero de Benítez
Tapia este sábado, dirigiendo la Sub 19

El título más emblemático de la era Benítez en los 90 fue el de 1998. Y aunque ese equipo brillaba con consagrados como Espina, Sierra, Barticciotto, Murci Rojas y Pedro Reyes, el único que jugó los 30 partidos de la campaña fue un delantero de, entonces, 21 años, scorer del equipo: Héctor Tapia.

15 años después Tapia, ahora DT de las juveniles del Cacique y con 35 años, volvió a recibir las loas de Gustavo Benítez. Tito será el ayudante del paraguayo en una faceta que lo tiene feliz.

Este martes se gestó la primera reunión de trabajo entre ambos. Tras ella, Tapia charló con nosotros un buen rato, sin trabas.

¿Cómo tomaste esta nueva posibilidad de trabajar en el primer equipo? Benítez te alabó mucho
Trabajé cuatro años con él, con Gualberto (Jara) y Marcelo (Giarrusso) y siempre me sentí súper bien. Los conozco de mucho tiempo y antes que a ellos se les definiera el tema acá a mí ya me había llamado Marcelo (Giarrusso) para ofrecerme el cargo. Por el conocimiento de personas que sé que son, porque trabajé hartos años con ellos y sé la capacidad que tienen, no lo dudé ningún segundo. No era un cambio muy grande porque yo ya estaba trabajando en el primer equipo hasta el proceso pasado, y sigo conservando el mismo lugar.
Es un gran desafío para ver de qué forma se arma esto y para mí ver cómo se estructura un proceso desde cero. Es un gran aprendizaje. Hay que tratar de colaborar y seguir aprendiendo de una persona que tiene un montón de experiencia.

Estuviste el semestre pasado en el primer equipo, pero esto es distinto, comienzan algo desde el inicio y tú serás el nexo con el Fútbol Joven
Es un poco normal, cuando una persona llega, que exista un poco de desconocimiento, pero ya desde la primera reunión que tuvimos enseguida (Benítez) me empezó a preguntar de los jugadores jóvenes que puedan tener posibilidades, cuales veo yo más maduro y con las condiciones físicas y futbolísticas para poder estar arriba. Tal como lo hacía Gualberto (Jara), y por mi antiguo rol en este club, voy a ser la persona más relacionada con la parte Fútbol Joven, y porque de la Sub 14 para arriba tengo un conocimiento total de todos los jugadores. Sé los que vienen, sé los que pueden proyectarse de aquí a unos años más… Conociéndolo a él (a Gustavo Benítez), también se relaciona bastante con cadetes, siempre está muy pendiente de todo lo que se hace, no solamente la parte fútbol, sino también Casa Alba, entrenamiento -porque Marcelo (Giarrusso) también se mete mucho- y es como creo tiene que ser también, que no sean áreas separadas sino relacionadas.

Él ya habla de crear una “Escuela” que relacione la forma del primer equipo con la de cadetes ¿Te comentó algo de eso?
Todavía no llegamos ahí porque estamos preocupándonos, por ahora, de ver el tema de la pretemporada entre otras cosas. No me extraña nada de lo que me dices. A mí siempre me gustó el tema de, después de jugar, poder dirigir. Siempre me fijaba en los entrenadores que tenía, cómo armaban sus espacios de trabajo. Y ellos siempre lo hicieron. Son personas que por su paso por los clubes dejan algo. No hemos llegado a ese momento, pero va a llegar.

No puedes dar nombres, pero ¿ya vieron la cantidad de cadetes que se sumarán al primer equipo?
Conversamos de varios jugadores y eso ya después lo irá a definir él, pero depende mucho de los jugadores que se queden en el primer equipo. Pero sí, no se sabe los nombres de memoria, pero ya se sabe las posiciones y de dónde viene este grupo de jugadores que ha estado alternando entre Segunda División y la Sub 19.

¿El equipo de Filial entonces también va a ser “surtidor” del primer equipo?
Todavía no lo hemos conversado, pero el paso lógico es que la categoría que viene abajo del primer equipo es la que tiene que tener, por decirlo así, el suplente a la mano. Si te falta alguien en el primer equipo, el jugador que está en Segunda División es el que tiene que pasar arriba.

¿Qué sacaste en limpio de tu experiencia en el primer equipo, el semestre pasado?
Lo he analizado. Subí con esa intención al primer equipo, no fue con otra: la intención netamente de aprendizaje, de sacar cosas en limpio…
Son varias, hay muchas cosas que mejorar. Y esto es una consecuencia, no es un tema de ahora. Se han hecho cosas buenas y malas y hay que tratar de que no se repitan las malas. Hay que tratar de elegir bien, que de repente uno se pueda demorar un poquito, pero el elegir bien creo que es fundamental para conformar buenos planteles. Y también que no cualquier jugador puede rendir en este club, es un club bien especial. Pero las personas que hemos estado acá, más o menos, en un grado u otro, conocen un poco el tema.
Lo bueno es que en este momento tenemos a cargo a una persona que ya vivió un proceso muy parecido, y que afortunadamente después de eso tuvo muy buenos resultados. La lógica indicaría de que éste sería un proceso más o menos parecido.

¿Qué es eso especial que tiene jugar en Colo-Colo?
Creo que es algo relacionado con la presión… Te lo puede decir alguien más que venga de afuera. Los que vienen de abajo han vestido siempre esta camiseta, han venido creciendo en estas canchas, el jugar en el Monumental, o en la cancha 2 del Monumental, da un poco lo mismo. Cambia un poco el público, los compañeros o lo mediático que pueda ser (estar en el primer equipo).
Yo no sufrí gran cambio, en un Colo-Colo que estaba lleno de estrellas. Yo subí con el Colo-Colo que acababa de ganar la Copa Libertadores. Muchos buenos jugadores y con muchos logros.
Si me pongo a comparar, quizás es eso, la presión. Es diferente la mochila que es vestir la camiseta de Colo-Colo con otros clubes que no tienen de pronto tanta historia como este club. El hincha es especial, vas ganando 1-0 y no está contento, quiere que vayas ganando 2, y si vas ganando 2-0 tampoco está contento… Yo eso en vez de que me perjudicara, me gustaba. Y es por eso que me gusta también el trabajar en este club. No lo encuentro atractivo ni entretenido cuando no es así.
Aunque se diga que la 17 o la 19 es formativo, si no ganas el campeonato tienes una “cosa” encima. A mí me tocó perder con la U el semestre pasado (con la Sub 19) y no fue muy bueno, a pesar de que es fútbol formativo. Eso es lo entretenido de esto, lo entretenido de trabajar acá.

Tito Tapia

Benítez dice que ha cambiado algunas cosas. Dice estar más sereno, sigue mucho la tecnología… ¿Cómo lo notaste?
Hoy fue el primer día de trabajo. Fue una reunión de dos horas, no más. Y es lógico que cuando pasas a ser el ayudante de él, no es lo mismo a cuando eras jugador. Más si cuando yo era jugador de él tenía 16, 17 años. Imagínate la relación que tenía antes con él, que se relacionaba con los más grandes.
Creo que la vida, el fútbol te va dando experiencia y creo que es un técnico que está mucho más preparado. Después de lo que vivió en Colo-Colo, vivió procesos en España, en Chile con clubes no tan grande como Palestino, pero que tiene mucha mística. Eso te hace estar más preparado.

¿Te dijo algo en particular cuando se encontraron?
Hoy día estuvimos en la reunión con el Rambo y nos acordamos de momentos que vivimos en el proceso anterior de él… Es que la pasamos bien esos cuatro años. Con unas pretemporadas “eternas” con Giarrusso, de muchos logros, estuvimos a punto de pasar a la final de la Libertadores, de la Supercopa… Muchas concentraciones, muchos viajes, muchas anécdotas… ¡Un montón! Sobre todo fue una época de buenos resultados, ganamos casi todos los campeonatos que disputamos, estuvimos siempre peleando ahí, debutaron muchos jugadores, otros nos consolidamos, gracias a esa campaña algunos pudimos ser vendidos. Fue un bonito proceso.

¿De qué se acordaron?
Dos o tres tallas que salían… Por ejemplo la de Marcelo (Ramírez), cuando le roban el balón en Belo Horizonte y nos hacen el gol. Va a controlar y ya tenía al negro (de Cruzeiro) encima. Cosas así, cosas del fútbol.

¡Molestaron al Rambo!
Un poco… es que éramos un muy buen grupo. Teníamos una base sólida de gente avezada, grande. Estaba el Ivo, el Rambo, el Coto, Arbiza, y ellos llevaban un poco a los que venían de otros lugares y al pelotón que venía de abajo. Ellos nos llevaban y todo iba muy bien.

Hace un par de año no estabas dirigiendo. Ha sido todo rápido para ti
Sí, ha sido rápido el tema. Yo llevo casi dos años y medio dirigiendo y si me preguntaban dos años y medio atrás si me esperaba algo tan rápido, decía no. No lo he buscado, solamente he tratado de hacer mi trabajo de la mejor forma posible y disfrutar, pasarlo bien con lo que hago. Si tú me dices, claro este es otro nivel, jugar-dirigir, ahora tengo que estar pendiente de todo.
En el primer equipo tendré que estar ayudando y sobre la misma aprendiendo. ¿Cómo se dará para adelante? Lo que venga. Yo trato de disfrutar los momentos. Yo ahora lo único que quiero es que se cree un buen tema antes de que comience la pretemporada. Un buen equipo, un buen ambiente, gente que esté comprometida, que crea en lo que nosotros vamos a hacer. Tratar de conseguir resultados, es medio difícil cuando uno empieza tener resultados enseguida, pero si uno está ahí hay que tratar de conseguirlos.
Y después aprender. Aprender. Tengo una persona a mi lado que tengo que exprimirla. Y no solo a él, sino toda la gente que está acá, tengo que sacarle el mayor provecho posible: Arturo Salah, Juan Gutiérrez, todas personas mayores que yo y exitosas en sus diferentes áreas. Tengo delante mío dos referentes que han ganado muchas cosas, que han dirigido a un alto nivel y de los cuales tengo que aprender, que es Gustavo Benítez y Arturo Salah.

Estás contento
Siiií

¿Y tu familia, también?
Lo que pasa es que mi familia me ve poco, ellos esperaban que después de que dejara de jugar me dedicara a otras cosas, pero fue todo muy rápido. Acá me tienen de nuevo, casi metido todo el día (en el Monumental). Pero ellas han sabido convivir con eso. Mis hijas nacieron teniendo al papá trabajando en esto.
Y esta otra parte a mí me tiene súper satisfecho y entusiasmado. Es trabajar con gente adulta, profesionales y sobre la misma conocer lo que pasa acá abajo (cadetes) me da un conocimiento de poder apoyar a jóvenes que tienen mucha calidad. Ahora ellos tienen que ganársela, no es regalar las posibilidades.

¿Hay buenos jugadores en cadetes?
Si me preguntas, el peor momento para dejar la Sub 19 es este. Todo lo que trabajé el año pasado, en la categoría 19 regalando dos años o hasta tres (N. de R: en los años de nacimiento de sus jugadores), este año yo ya no regalo tanto. Y en el grupo de la 19 se juntan dos grupos que salieron campeones en Italia. Los últimos y los anteriores. Juan Delgado, Baeza que está en el Mundial y los más chicos, Cavero y Sanhueza, es una tremenda categoría. Y tiene que salir campeón. Me habría gustado salir campeón con la categoría, porque el año pasado me tuve que comer quedar descalificado con la U. Pero creo que dentro de su proceso les ayuda más a ellos y a mí este desafío.

Podríamos ver a un grupo de la Sub 19 en el primer equipo…
Todo depende. Depende de los espacios que pueden haber y que ellos mismos se puedan ganar las posibilidades. Si no es “dar” posibilidades. Siempre les dije: Ustedes no pidan oportunidades, ‘gánenselas’.
Mañana el técnico del primer equipo va a verlos jugar a Barnechea. Y así va a seguir siendo. Pero ellos se tienen que ganar la posibilidad. Mañana (miércoles) tienen que hacer un gran partido. Tienen que salir campeón de la categoría, porque son los mejores.