alturaarrow_down-red arrow_side badge-facebookbadge-instagrambadge-twitterclosedebutemail facebook gallery-nextgallery-prevgallerygoogle instagram lightbox-nextlightbox-prevlive-atajada live-cambio live-gol live-jugada-peligrosa live-offlive-player-in live-player-out live-red-cardlive-silvato live-tarjeta-amarillalive-tarjeta-roja live-timerlive-yellow-cardnacimientonacionalidadnextopenpagination_downpesopinterest prevquotesearchslide-nextslide-prevtimeline-left timeline-right twitter videoswhistle worldyoutube
Luis Miranda, el cazafantasma de la Libertadores
Campeones de Estampa

La historia de este reportaje comienza 11 años antes de su publicación, corría el año 2001 y en televisión conmemoraban los 10 años de la obtención de la Copa Libertadores. Luis Miranda Valderrama, periodista (Finalista Premio Periodismo de Excelencia 2003), encontró entonces al protagonista de una historia que una década después buscaría por todo Santiago: “Estaba viendo un programa de televisión que se llamaba Futgol (Canal 13), la típica nota recopilatoria de los 10 años de la copa ganada por Colo-Colo. Cuando comienza la nota muestran el clásico video donde sale la formación de Colo-Colo frente a Olimpia y ahí aparece este muchacho lanzándose. Cuando lo vi dije qué tonto fui, ahí está la historia que debía haber contado, novedosa, de los 10 años de la Copa Libertadores ganada por Colo-Colo.

Mucho tiempo después el editor Sergio Gómez buscaba escritores e historias para armar una historia popular no oficial de Chile. Encontró a Luis Miranda: “El me preguntó qué mito hay en Chile para un libro y me acordé de este muchacho y lo primero que le dije al editor fue quiero hacer la historia del hincha fantasma. Era un hincha desconocido, fantástico, que no tenía nombre, pero que tenía cara, una mancha. Era una especie de espectro y eso me llamó la atención”, explica el cronista.

Sin embargo la búsqueda de esta historia tendría un sinnúmero de obstáculos: “Habían muchos mitos. Muchísimos. Empecé a preguntar en el Monumental y gente de la barra me dijo hasta por talla que era Marcelo Salas, también me dijeron que era un niño que había muerto y que su animita estaba afuera. Pero finalmente era la animita de una niña (Gloria Valenzuela) que murió cerca del estadio por un suceso delincuencial. También estaba la historia de Villanueva (José Luis), el exjugador de Católica y Racing, decían que él era el niño. Yo hablé con él y resultó ser falso. También decían que era el hijo de Ormeño (Ariel) que tenía fotos de él en cancha con un polerón amarillo. Pero él salió después, cuando terminó el partido. Había muchos mitos, mucha información cruzada. Incluso salió una persona a decir que él era el hincha fantasma, pero finalmente no lo era”, recuerda Miranda quien hoy trabaja como editor en Las Últimas Noticias.

Luis Miranda

La búsqueda está contada íntegramente en el reportaje y tuvo como faro otro reportaje publicado en Estados Unidos: “Me basé en un artículo que se llama El hombre que cae (Tom Junod), que salió -entiendo- en la revista Esquire que tenía que ver con una foto de una de las personas que se lanzaron del World Trade Center cuando chocaron los aviones con la Torres Gemelas para el 11 de septiembre de 2001. Ese artículo buscó las pistas y trató de encontrar el nombre del protagonista de una foto que caía casi con tranquilidad hacia el vacío. Yo sentí que la forma de hacer El Hincha Fantasma era tratar de encontrar quién era y también era importante escribir la búsqueda. Villanueva por ejemplo me contó que había estado en la semifinal contra Boca, pero no en la final”, todos esos baches y pistas falsas también están en la historia.

El Hincha Fantasma se publicó ya en varias partes. Primero en un libro que se llamó Dios es chileno de Editorial Planeta. Pero de ahí ha llegado a buena parte de América Latina: “Por esas casualidades del destino fue la historia que más se reprodujo en ese momento al lanzar el libro, la que más llamó la atención probablemente porque era más novedosa, tenía un rango noticioso porque nadie sabía quién era este niño y yo tuve la suerte de encontrarlo. Lo mágico de esto es que el hincha fantasma tenía nombre, cuerpo, cara, pero estaba muerto. Quedó inmortalizado en ese segundo de fama y reconocimiento. Fue su segundo en la historia”. Posteriormente el reportaje sería publicado en la prestigiosa revista Etiqueta Negra, salió en una edición de la revista Rolling Stone en Chile, salió íntegro en Emol.com y también una parte fue traducida al italiano en una página de internet sobre hinchas.

Y desde hoy para todos nuestros hinchas aquí.