alturaarrow_down-red arrow_side badge-facebookbadge-instagrambadge-twitterclosedebutemail facebook gallery-nextgallery-prevgallerygoogle instagram lightbox-nextlightbox-prevlive-atajada live-cambio live-gol live-jugada-peligrosa live-offlive-player-in live-player-out live-red-cardlive-silvato live-tarjeta-amarillalive-tarjeta-roja live-timerlive-yellow-cardnacimientonacionalidadnextopenpagination_downpesopinterest prevquotesearchslide-nextslide-prevtimeline-left timeline-right twitter videoswhistle worldyoutube
Luis Hormazábal y el otro Colo-Colo
chupete 4 Nota 632x380

“No hay otro Colo-Colo. Colo-Colo es uno solo”, dice Luis Orlando Hormazábal pero le insistimos. Repetimos que el Colo-Colo más famoso, el que siempre sale en los diarios, el de las 32 estrellas, el de la Copa Libertadores, el de los títulos del 81, 83 y 86 donde el mismo “Chupete” participó, es uno.

Pero recordamos que también hay “otro Colo-Colo”. Hoy, cerrando 2017, el mismo Hormazábal lidera, por ejemplo, a Colo-Colo Femenino, que ha coqueteado con la fama gracias a sus 13 estrellas en el torneo nacional, su Copa Libertadores 2012 y sus otras tres finales continentales, la más reciente este año.

El otro Colo-Colo, con “Chupete” de protagonista también, es “Colo-Colo de Todos los Tiempos” que reúne cada lunes a la historia viva del Cacique, desde Leonel Herrera padre e hijo, hasta los nuevos Madrid, Meléndez, Cáceres, pasando por Caszely, Vasconcelos y Ormeño.

Y están dos Colo-Colo más, con Hormazábal como eje. Las “Escuelas de Fútbol” que destacan desde Iquique a Coyhaique, y la poco conocida “Escuela Adulta”, donde hinchas pasan a ser jugadores. Cumplen sus sueños como parte de la labor social del club.

Detrás de todo eso está hoy Luis Hormazábal ¿Por qué? Básicamente porque él también es otro Colo-Colo en sí mismo. Es su vida.

“Hay un dicho que lo tengo muy grabado y es que Colo-Colo es el patio de mi casa. Colo-Colo es mi vida. Llegué a los 13 años y cuando nací ya era colocolino. Me acuerdo de los equipos del año 70 para adelante. Aparte me siento muy identificado con Colo-Colo”, cuenta.

Tras retirarse en 1989, Hormazábal pasó la década del 90 alejado de sus colores. En un momento raro para él. Era como estar lejos de casa: “Ahora llevo 9 años como ‘funcionario’, llamémoslo así. Yo creo que ha sido mi mejor etapa, mira lo que te digo, más que la de futbolista. He sido más reconocido. Colo-Colo me abrió las puertas de par en par en el aspecto laboral. Fui jugador y todo, también me reconocieron pero ahora nunca pensé que me iban a dar las responsabilidades que me han ido dando. Me he ido ganando las oportunidades y eso me tiene muy contento”.

Insisto: Fuiste jugador y ese es un Colo-Colo. El del primer equipo. Pero hay otro Colo-Colo: Los chicos de 8 años jugando con el escudo en el pecho, escuelas por todo el país, escuelas de Adultos, fútbol femenino, Colo-Colo de Todos los Tiempos
“Es que igual, al final, es un puro Colo-Colo. Para mí fueron etapas. Fui jugador, tuve una pausa donde estuve alejado y ahora estoy viviendo una segunda etapa que es la que me ha hecho más feliz. En lo laboral y en lo integrado y reconocido que he sido.
Antes no había escuelas de adultos o fútbol femenino y sí, son diferentes. En esta segunda etapa me ha tocado vivir de más cerca ese otro Colo-Colo. Pero estoy trabajando en el patio de mi casa como te digo. Y eso me gusta mucho, me tiene muy feliz. Siempre Colo-Colo fue muy social pero en la etapa que he estado yo, hay cosas muy importantes, que gente a veces no la cree: las escuelas de adultos, el fútbol femenino, lo del Colo-Colo de Todos los tiempos”.

8 mil niños en todo el país

Colo-Colo cuenta con 95 escuelas oficiales para niños desde Iquique a Coyhaique. Es la diáspora a lo largo del país que está bajo la tutela y con la licencia del Cacique. En total son cerca de 8.000 niños que visten la camiseta de Colo-Colo.

“Tengo la fortuna de coordinar y estamos al tanto junto a Lizardo Garrido, quien es el director deportivo, de todas las escuelas –revela Hormazábal- Tenemos contacto con los directores y los chicos vienen también al Monumental. Hacemos un cierre cada año, también durante el año muchos niños vienen a ver partidos al Monumental, conocen al primer equipo, visitan el Museo, se les dan facilidades para todo eso. A los niños nunca se les olvida eso. Las caritas de alegría cuando vienen es increíble. Personalmente ver eso es gratificante. Uno se alegra tanto o más que ellos”.

Aparte de lo social ¿Se pueden generar jugadores para el primer equipo desde escuelas de fútbol de todo el país?
“Sin equivocarme, yo creo que el gran porcentaje de chicos que hay en el Fútbol Joven llegan desde nuestras Escuelas de Fútbol y por la Captación también que se hace. Gran porcentaje de los niños que juegan en las divisiones inferiores son de las Escuelas de Fútbol de todo el país. Obviamente luego no todos llegan al primer equipo pero algunos sí y otros terminan jugando en todos los clubes profesionales del fútbol chileno”.

¿Hay lineamientos futbolísticos y de forma de trabajo? ¿O depende de cada uno de los profesores de las 95 escuelas?
“No, no… Primero, para que tenga la licencia o la representación de Colo-Colo, el director pasa por una entrevista con Lizardo y el gran porcentaje de los directores, por no decir todos, vienen del INAF, son profesores titulados como entrenadores. Hay muchos exjugadores de Colo-Colo también a cargo de alguna escuela. Es lo menos que se le pide”.

¿Hay mucha competencia por captar a los chicos en regiones? ¿Les va bien?
“Sin ser soberbio, esto es como una marca fuerte. Colo-Colo es la Coca Cola y los demás equipos, sin menospreciar, son las demás bebidas. Es que las encuestas y todos lo dicen. Hay más simpatizantes de Colo-Colo que de los otros equipos y eso por lógica termina influyendo en lo de las escuelas”.

Adultos cumpliendo sus sueños

Un profesor, un feriante, un médico y un ingeniero llegan cada martes o jueves a las canchas del Estadio Monumental. Es de noche y los cuatro, junto a otros 80 alumnos, dejan sus actividades y se calzan el vestido de entrenamiento oficial del Cacique. Son, por un rato, parte de Colo-Colo.

Entrenan, se divierten, cumplen sus sueños. En diciembre, llega la titulación. Los adultos salen a la cancha David Arellano para disfrutar del partido de sus vidas. Donde Jaime Valdés hace las fintas, ahora se para Penroz. Donde Esteban Paredes marca y marca goles, Somarriva repite.

“Lo de la Escuela Adultos… ¡Eso es trabajo social!”, certifica “Chupete”. “No hay proyección deportiva obviamente pero la mayoría de los jugadores se podría decir que son futbolistas frustrados o personas que sueñan con ser de Colo-Colo. A veces son más niños que adultos porque lo hacemos vivir como jugadores de Colo-Colo. Tenemos solo dos escuelas, los días martes y los jueves, porque si lo abrimos ya sería una cosa más comercial y no queremos eso. La idea es que sea algo social, a ellos le damos la importancia que tiene ser jugador de Colo-Colo. Y todo el club, empezando desde el presidente y gerentes, les facilita las cosas. En equipamientos usan la misma ropa que el primer equipo. Tienen su camarín solo para ellos, su utilería, estacionamiento propio. El staff de la Escuela Adulta es de ocho personas, a lo mejor algunos equipos profesionales no tienen eso. Son dos directores técnicos, un preparador físico, un kinesiólogo, paramédico, utilero, coordinador y preparador de arqueros. Ellos tienen disciplina aunque no vienen a competir sino a participar. Por eso no jugamos con otras escuelas adultas ni nada porque eso sería competitivo. Hay cupos limitados, tenemos 85 alumnos, podríamos tener 500 pero no les daríamos un servicio como el que queremos para ellos. A ellos los controlamos, hay una preocupación por ellos, saben que entrando por el portón del Monumental son parte de Colo-Colo. A fin de año le hacemos un cierre como jugador profesional. Se estacionan donde mismo lo hace el primer equipo, calientan en la ‘jaula’, donde lo hace el primer equipo, ocupan los camarines del primer equipo, juegan un partido en la cancha David Arellano, después los premiamos, hay una cena, hay diplomas, están las autoridades. Tenemos el apoyo de todas las áreas. Se les da la importancia incluso en las redes sociales del club, se suben fotos del partido y todo eso”.

Se podría echar a andar la máquina y podrías tener muchos más alumnos
“Los chicos pagan una mensualidad pero insisto que es una cuestión social, no es comercial. Nosotros podríamos tener muchos más alumnos pero, por ejemplo, por grupo son 35-40 alumnos. Podríamos meter 70 pero no sería lo mismo, no aprenderían lo mismo, no se generaría el grupo que existe. Tanto para ellos como para los profesores y el staff de Colo-Colo”.

Son pocos los alumnos que hicieron cadetes. Al final son como cualquier hincha nomás
“Claro, no discriminamos ¡Y hay gente de otro equipo! Les gusta y tienen antecedentes que la escuela funciona. Ellos saben lo que es representar la camiseta de Colo-Colo, desde que se visten hasta el grito antes de jugar el partido en la cancha principal. Son jugadores de Colo-Colo”.

¿Y qué es ser jugador de Colo-Colo?
“Yo, antes de entrar al partido de cierre, les digo que hay miles de chilenos que les gustaría estar en el lugar en el que están ellos. Lo que significa representar o vestir la camiseta de Colo-Colo ellos lo saben… Es difícil explicarlo. Hay muchos que tienen problemas de trabajo. Tenemos gente que trabaja en la feria, en oficinas pero también tenemos ingenieros, gerentes, médicos. Hay un médico que pasó la edad ya. El requisito es de 25 a 45 años, pero viene de Talca. Viaja todos los jueves, entrena una hora y media y se va ¡O sea! Yo no podía decirle que porque cumplió la edad no podía seguir. Y nunca lo he visto enojado, siempre sonriendo, desde el primer día le conozco los dientes. Es un ejemplo para la escuela. Él pasó la barrera pero no le podemos cortar la alegría, lo bien que le hace. Lo veo y me siento feliz.
Hay otro caso, de otro doctor, que no llegó nunca a la hora. Llegaba 10 o 15 minutos tarde. Que tenía turno en el hospital, que tenía que operar, y llegaba corriendo y entraba a la cancha. Profesional total. Ese es el espíritu. Él estaba operando una hora antes y luego llegaba a entrenar”.

Tú eres de los pocos que jugó siempre en Colo-Colo
“Ese es el mayor trofeo que tengo yo. Haber vestido solo la camiseta de Colo-Colo. No sé, al menos de los últimos 50 años, somos Raúl Ormeño y yo. Y en una época que era fácil cambiar”.

¿Cuándo estuviste más cerca de irte?
“Muy pocas veces porque los rivales también sabían de mi pensamiento. Pero el 81 cuando Luis Santibáñez se fue a Católica me quiso. No me veía tampoco. Con otra camiseta no me veía”.

Las mujeres derribando mitos

chupete 5 Nota 632x380
Colo-Colo ha sido pionero en Chile en impulsar el fútbol femenino. No solo en logros, sino también en profesionalismo.

Luis Hormazábal tiene 3 hijos. Luis de 38 años, Marcelo de 35 y Manuel de 29. “Las chicas son especiales, son como nuevas hijas. Hoy lo que me hace más feliz es Colo-Colo Femenino”.

“Aunque en eso estamos atrasados todavía. Ellas son muy profesionales, Colo-Colo lo valoriza, pero en Copa Libertadores vimos cómo estaban los equipos de Brasil, Colombia o Venezuela. Ellas eran muy muy profesionales, con todo un staff detrás ¡México! De repente no valorizamos y yo estaba dentro de ese grupo. Porque también no tienen la cobertura las chicas como en otros países”.

¿Cómo es eso que a ti te pasó también que veías con distancia el fútbol femenino?
“Yo las veía entrenar, jugar, ganar campeonatos, pero pensaba que a lo mejor los otros equipos no eran tan profesionales porque ganaban 10-0, 9-0. Pero ahora estando dentro no es porque los otros sean malos sino que Colo-Colo Femenino es muy profesional. El nivel de seriedad que le dan es increíble. Acá ahora se les da la importancia. Han entrenado con el primer equipo, participaron en la cena de la 32. Hay varias mujeres adultas que trabajan y entrenan. Para el próximo año queremos integrarlas, que hagan el curso en INAF e integrarlas en Colo-Colo, profesionalizarlas más”.

Se conoce poco del fútbol femenino
“Sí, me pasó a mí y también a todos. La prensa también. Cuando nos fuimos a la Copa nos fuimos solo y cuando llegamos estaban los canales de TV en el aeropuerto y las radios también. Todos somos un poco culpables por no darle el realce o la cobertura que debiera tener el fútbol femenino. Perfectamente podrían transmitir un partido por la TV”.

Entiendo que Esteban Paredes estaba muy pendiente de las chicas
“Es que Esteban Paredes es espectacular. Él es el capitán pero también parte de la cabeza técnica. La idea de que el equipo femenino entrenara con el primer equipo fue de Pablo Guede. Él me lo pidió a mí. Fue un partido en serio. Nos homenajeron contra Unión y después estuvimos en este partido. Fue emotivo. Los jugadores encabezados por Esteban Paredes las invitaron a un asado de almuerzo después del partido, estuvieron pendientes de ellas, les regalaron zapatos de fútbol… Cuando salieron campeones estaban muy preocupados que las niñas fueran a la cena de celebración”.

Ellas estaban felices
“Es que son hinchas también. Mira, te voy a contar una anécdota. Estábamos en la Copa Libertadores ahora en octubre. En la final con Audax de Brasil, una hora antes las chicas estaban pegadas al celular siguiendo el partido de Colo-Colo precisamente con Audax Italiano. Ellas iban a jugar la final de Copa Libertadores pero escuchaban el partido de Colo-Colo y celebraban los goles… En la final de ahora local con Santiago Morning, Colo-Colo jugaba con la U. de Conce y ellas de adentro preguntaban: ‘¿Cómo van, cómo van?’. Son hinchas. Lo que emociona que cuando llegaron a la cena de celebración de la 32 le dieron el espacio. Muy generosos. Me siento orgullo del capitán que tenemos. Esteban Paredes se ha portado extraordinario”.

Han mejorado las condiciones para ellas
“Sí, con gestión y cierto orden. Las chicas salieron campeones en Sub 15, Sub 17, Adulta, final de Copa Libertadores. Se lo ganaron. Y ellas estaban faltas de cariño. Yo llegué, pedí apoyo y me lo dieron desde la gerencia. Estando allá en Paraguay en la Copa Libertadores hablé con el técnico y la capitana para que saliéramos a un mall cuando tenían libre. Y ellas me dijeron que no, que querían estar concentradas para la siguiente fase. Profesionales al cien por ciento. Lo que me pidan trataré de lograrlo”.

¿Cómo se ve el futuro?
“Va a llegar un momento en que estará a la par del fútbol de hombres. En Colombia hay partidos del femenino con 30 mil personas. Brasil y México también. Ahora hay muchas chicas con ofertas de Europa. Le abriremos las puertas pero si se van a otro equipo acá en Chile, las trataremos de retener. En Chile el nivel también ha crecido. Colo-Colo está escalones más arriba pero los otros equipos también han crecido. Se ha emparejado un poco. La Copa Libertadores 2018 vamos a ganarla. Y queremos ir reforzados”.

La historia viva

chupete 6 Nota 632x380
“Colo-Colo de Todos los Tiempos” ya es una institución dentro del Monumental. Cada lunes exjugadores del Cacique se reúnen a compartir dentro de la cancha. Y a final de año, se realiza la cena de gala clásica. Otros clubes miran esto como ejemplo. Los viejos cracks de Colo-Colo siguen dejando huella ¿El técnico del equipo? Luis Hormazábal.

“Esto nace más que nada de la amistad. Conocemos muchos exjugadores de otros equipos y nos dicen que tienen sana envidia. Es que Colo-Colo entrega cariño. Está Carlos (Caszely) el más grande de nosotros, está Lizardo, Raúl y yo como líderes un poco y a nosotros nos enseñaron los más viejos. Nef, Galindo, Herrera. Hay que estar unidos. De repente almuerzo con Hugo González ahora y resulta que lo conozco de segunda infantil. Hay anécdotas que todavía recordamos y no tiramos las mismas tallas. Nos acordamos de cosas nuevas, de giras. Nuestros hijos se conocen, ahora los nietos”.

¿Por qué les cuesta a los otros clubes tener esto?
“El jugador de Colo-Colo es más solidario. Lo vimos a nivel de selección. Teníamos amistad con los jugadores de otros equipos y obvio entre nosotros. Y en los otros equipos no pasaba lo mismo. Había compañeros de equipo que en la selección no se pescaban. Nosotros teníamos un nexo entre los colocolinos, como hermanos. Siempre nos ha gustado integrar. La gente que viene se siente integrada, ahora tenemos chicos más jóvenes que se van sumando, Pablo Contreras, Rodolfo Madrid, Álvaro Ormeño, Lucho Mena… Yo les digo que ahora ellos tienen que mantenerlo. No tienen que perder la línea que le hemos dado. Nosotros vamos a Puerto Saavedra por ejemplo y todos equipados, muy profesionales. Nos gusta así”.

Han participado muchos ¿Cuántos más o menos?
“Más de 100. Hay algunos que han estado y se van. Y vuelven. Mira, las puertas van a estar abiertas siempre a los exjugadores de Colo-Colo. Y los que no están es por otros motivos, trabajos por ejemplo, y nos vamos renovando. También vamos sumando cabros para tener un equipo parejo también, porque juegan varios de edad avanzada por nosotros”.

Es verdad o mito el invicto
“Verdad. 15 años invictos”.

¿Te imaginas sin Colo-Colo?

Luis Hormazábal se pone serio. Deja el espacio al silencio de un par de segundos. Inspira y dice, rápido y seguro, como cuando quitaba la pelota por la izquierda y se sumaba al ataque:

“Mi señora y mis hijos saben: cuando yo me muera a mí me incineran y botan las cenizas en el Monumental. Eso es. Yo me voy a quedar de por vida acá. Colo-Colo me dio todo. Fue mi escuela, mi vida y ahora mi jubilación. Todo lo que tengo, todo lo que soy es por Colo-Colo. Yo me muero y me quedaré acá. Mi familia ya lo sabe”.