alturaarrow_down-red arrow_side badge-facebookbadge-instagrambadge-twitterclosedebutemail facebook gallery-nextgallery-prevgallerygoogle instagram lightbox-nextlightbox-prevlive-atajada live-cambio live-gol live-jugada-peligrosa live-offlive-player-in live-player-out live-red-cardlive-silvato live-tarjeta-amarillalive-tarjeta-roja live-timerlive-yellow-cardnacimientonacionalidadnextopenpagination_downpesopinterest prevquotesearchslide-nextslide-prevtimeline-left timeline-right twitter videoswhistle worldyoutube
Los sueños se cumplen en la Escuela Adulto de verano
escuela de verano 3 Nota 632x380

La Escuela Adulto de verano tuvo este jueves su cierre de temporada. Los 61 alumnos vivieron una experiencia inolvidable. Fueron jugadores de Colo-Colo por un mes. Y aparte de entrenar y jugar en el Monumental con Álvaro Ormeño como entrenador, anexaron sesiones con Hugo González, Luis Mena y Pablo Guede, que llegó a dirigir una práctica hace 15 días para sorpresa del grupo.

Al despedirse, los jugadores disputaron un mini torneo donde se alzó un grupo campeón y luego, en la ceremonia de titulación, agradecieron los diplomas entregados.

Cuatro de sus integrantes contaron sus vivencias. Cómo, aunque sea ya de adultos y sin un pasado como futbolistas, lograron ser jugadores oficiales de Colo-Colo.

Mauricio Marín: “Vengo tratando de entrar a esta Escuela hace dos años, porque los cupos son limitados. Es un sueño. Los profes son un 7, nos sacan el jugo. Esto no es solo fútbol, es motivación para el día a día, para el trabajo, en la casa, uno anda en las nubes… Uno como futbolista amateur se cree el cuento, uno utiliza la camiseta de Paredes. El profe Ariel (Ormeño, PF) nos exige mucho, es algo serio. Es absolutamente recomendable”.

Mauricio Tapia: “Es una excelente iniciativa, estoy desde 2015 con unos primos. Uno comparte con otros hinchas de Colo-Colo y nos encontramos acá para desestresarnos por la pega. Es una buena instancia para conocer a los profesores, a ex jugadores de Colo-Colo. Son referentes que uno ha visto y ahora que nos hagan clases es excelente. Es una muy buena iniciativa. Colo-Colo lleva la delantera, esto marca la pauta para los que soñamos entrar al Monumental y vestir la camiseta de Colo-Colo. Somos hinchas del Colo, hay buenos para la pelota, malos para la pelota, jóvenes, viejitos, hay de todo… Es tremendamente buena la experiencia. Vivimos la pasión del Popular, se siente el peso de la camiseta”.

Patricio Somarriva: “Es motivador participar acá. Llevo varios años participando. Estamos todos contentos, recibiendo bien a la gente nueva ya que yo participo en la Escuela todo el año también. Quiero darle las gracias a los profesores, a don Luis (Hormazábal, coordinador) porque de verdad nos sentimos jugadores de Colo-Colo. La mayoría somos futbolistas frustrados y estar acá en esta Escuela es espectacular. Nos tocó entrenar con Pablo Guede, Hugo González, Luis Mena, Álvaro Ormeño… Uno de verdad se siente parte de un equipo grande”.

Milo Dinamarca: “Se siente increíble. Venir acá, entrenar, que te hagan mojar la camiseta, rendir al máximo es una sensación única. De verdad hay que estar acá para vivirla. Uno acá adentro cambia, se cambia el chip, uno se la cree, nos dicen los profes que del portón (del Monumental) para acá somos jugadores de Colo-Colo. Los que vienen se enamoran de acá. A los referentes los veíamos jugando, ganando títulos y ahora los tuvimos acá. A Lucho Mena lo vimos ganando títulos y estuvo ahora acá con nosotros. A Guede lo vemos en la banca, en los partidos, y ahora entrenó con nosotros. Es algo distinto, es emoción, una experiencia espectacular”.