alturaarrow_down-red arrow_side badge-facebookbadge-instagrambadge-twitterclosedebutemail facebook gallery-nextgallery-prevgallerygoogle instagram lightbox-nextlightbox-prevlive-atajada live-cambio live-gol live-jugada-peligrosa live-offlive-player-in live-player-out live-red-cardlive-silvato live-tarjeta-amarillalive-tarjeta-roja live-timerlive-yellow-cardnacimientonacionalidadnextopenpagination_downpesopinterest prevquotesearchslide-nextslide-prevtimeline-left timeline-right twitter videoswhistle worldyoutube
Los campeones celebran una victoria épica: “Es emocionante”
Colo-Colo Sub 14 campeón en la cancha de la U

Si el título conseguido esta tarde en el CDA tiene un nombre propio, ése es el de Javier Flores, el arquero albo fue fundamental para mantener al equipo en el partido cuando atajó un penal duran te el primer tiempo y le dio el triunfo al Cacique en la definición desde los 12 pasos: “Fue emocionante. Los dos penales que atajé fueron increíbles. A pesar de todo lo que nos pasó salimos adelante”, dijo el uno.

Y nos pasó mucho, porque el árbitro de manera inexplicable cobró dos penales en favor de la Universidad de Chile, no cobró un penal claro en favor nuestro y además expulsó a Diego Muñoz. El partido se ponía cuesta arriba, pero este plantel lo sacó adelante. “En el entretiempo hablamos que el campeonato era nuestro y que no lo podíamos perder”, recordó, emocionado, Luciano Díaz. El habilidoso delantero fue clave para conseguir el gol en el primer tiempo.

Juan Vargas manejó al equipo durante el primer tiempo, pero en el segundo no fue capaz de aguantar dos pancorazos en la misma zona y terminó siendo sustituido. Su juego nos maravilló este año y aunque nosotros deberíamos agradecerle por su talento es él quien tiene palabras de buena crianza: “Gracias a Dios y a nuestro arquero que fue fundamental para salir campeones. Agradezco al profe por la confianza que nos dio”.

Riffo calmó al equipo en el entretiempo y ordenó cambios que le dieron seguridad. Uno de los que entró fue Luis Salas, el defensor le dio envergadura al equipo que con él en cancha recuperó la tranquilidad: “Estaba tranquilo. Por momentos estuvimos ansiosos. Pero defendimos muy bien”, dijo. Y vaya que lo hicieron, defendieron con el corazón, con garra, coraje y mucho fútbol. Una mezcla poderosa para un equipo que por su calidad merecía ser campeón.