alturaarrow_down-red arrow_side badge-facebookbadge-instagrambadge-twitterclosedebutemail facebook gallery-nextgallery-prevgallerygoogle instagram lightbox-nextlightbox-prevlive-atajada live-cambio live-gol live-jugada-peligrosa live-offlive-player-in live-player-out live-red-cardlive-silvato live-tarjeta-amarillalive-tarjeta-roja live-timerlive-yellow-cardnacimientonacionalidadnextopenpagination_downpesopinterest prevquotesearchslide-nextslide-prevtimeline-left timeline-right twitter videoswhistle worldyoutube
Las anécdotas del Gualo Míguez y su mítico duelo con Caszely
Gualo se sinceró. Con todo.

Eduardo Míguez, preparador físico de Colo-Colo, comanda los trabajos con el plantel profesional de manera exigente. Le gusta el rigor al “Gualo”. Sin embargo, recalca que lo suyo es también “complementar eso con lo lúdico”. Los partidos reducidos, las competencias, mantener el buen ambiente, “distender los momentos y disfrutar la actividad”, dice.

El “Gualo” es un tipo simple. Conversador. Que ama este deporte.

“Yo también fui futbolista profesional y entiendo los gustos de los muchachos. Por el estrés de la competencia es importante mantener los momentos gratos. Los futbolistas son muy lúdicos, les gusta divertirse también, no obstante que saben cuándo hay que trabajar y comprometerse. El fútbol es un juego”, sentencia.

Eduardo Míguez comenzó como PF en Colo-Colo en la época de Mirko Jozic. Llegó como profesor, colaborando en varias áreas del club (escuelas de fútbol, torneos escolares, etc). Siguió laburando con José Pekerman y tomó el cargo de PF, como tal, tras la partida de Carlos Ahumada.

Antes, como jugador, veía por TV el fútbol alemán. Gustaba de Pierre Littbarski y Mario Galindo. “En todos los equipos había jugadores buenos”, anota. Y recuerda a Eduardo Lima, Ned Barbosa, “jugadores extranjeros de primer nivel… ¡Uruguay (Gustavo) Graffigna!. Haber visto grande equipos y grandes jugadores. Colo Colo 73, a Unión Española, Cobreloa avanzando en Copa Libertadores. Soy un enamorado de esta actividad, de la historia del fútbol. Me marcó mucho ver jugar a Guillermo Páez, por ejemplo”.

¿Cómo era el “Gualo” futbolista?
“Me gustaba mucho jugar al fútbol, era mi pasión. Era irrespetuoso de las normas. A veces entrenaba en la mañana y me iba a jugar fútbol en la tarde por mi universidad. Eso no es lo correcto, debería haber mantenido el descanso de un futbolista profesional”.

¿Cómo fue su carrera?
“Me destaqué como lateral derecho. En Santiago Morning pude jugar mucho tiempo, desde el año 1977 hasta 1986, aproximadamente. Jugué en Ñublense, San Antonio, Palestino. Me retiré en la Compañía de Teléfonos (CTC) en Tercera División”.

Cuéntenos alguna anécdota
“Todos me molestan cuando jugué contra Colo-Colo. El Chino Caszely me molesta en una jugada que yo me fui al ataque. Mi entrenador era el Chita Cruz. Perdí el balón, la agarró Vasconcelos, se la tira a Caszely y yo empiezo a correr y correr y miro a don Humberto Cruz que se estaba agarrando la cabeza, porque me pidió tanto que no pasara.
Y viene el Chino Caszely, como era tan vivo, se frena como esperándome. Y yo, que había agarrado la mayor velocidad posible para quitarle la pelota, me pego una barrida -la cancha del Santa Laura estaba húmeda- y el Chino levantó la pelota… y yo pasé por abajo ¡con una velocidad! Y choco con el banderín del córner, lo tiro pa todos lados y quedo con los pies entre el muro que había y la reja. Toda la gente riéndose de mí… y Humberto Cruz indignado conmigo. Alcancé a ver el centro del Chino Caszely y Vasconcelos hizo el gol. Yo dije: ‘Aquí se acabó el partido para mí’. Lo bueno es que esto no quedó grabado”.

¿Y qué le dijo el Chita Cruz?
“¡No!, no lo puedo decir (risas)”.

¿Hizo algún gol Gualo?
“Recuerdo un gol muy bueno. Cuando jugaba Naval y estaba la Polla Gol fuimos a jugar allá con Santiago Morning, que estaba con problemas económicos. No estaba claro si viajábamos o no. A última hora partimos a jugar a Talcahuano. Todavía estaba Humberto Cruz de técnico que me pide marcar a Juan Soto (hoy DT de las cadetes de Colo-Colo). A los pocos minutos de empezar el partido yo marqué el 1-0, como a los 3’. ¡Las cartillas de la Polla Gol se fueron a las pailas! Si nosotros teníamos puras dificultades y Naval era un equipazo. Pienso que la gente que jugaba a la Polla Gol debe haber dicho: ‘Y este gallo de dónde salió para hacer el gol’. Pero bueno, no hubo tanta dificultad porque ¡5-1 perdimos!… Juan Soto me dice: ‘Es el único gol que hiciste’ (risas)”.

¿Cómo fue el gol?
“Fue típico gol de lateral. Me enorgullece sí porque se lo hice al Loco (Manuel) Araya. Partimos, recuperamos la pelota y yo paso en ataque, ahí don Humberto Cruz ya me estaba retando… Tomo una pelota en diagonal a ras de piso y antes de llegar al vértice del área la cruzo al otro lado y la sorpresa… de ahí a gritar el gol. Todavía estoy corriendo gritando (risas)”.

“Yo cuando veo partidos de esa época me emociono”, determina el Gualo. “En ese tiempo, en los 70 o inicios de los 80, el fútbol lo tenías que ir a ver al Estadio Nacional. En todos los equipos había un número 10 bueno. Si tu me preguntas a quién admiraba, la verdad es que respetaba las condiciones de los jugadores en general”, cierra el Gualo Míguez, PF de Colo-Colo y ex lateral de fuste.

Gualo habla de la preparación física del equipo