Así lo viví

Fecha 9 - 28/02/2014 vs Cobresal Bryan Carvallo

Fue un día miércoles o jueves cuando me subieron al Primer Equipo. Entrené y después el lunes llamaron de nuevo a tres, y a mí me siguieron llamando. Al día siguiente me dijeron que tenía que vestirme con el plantel y entrenar con ellos. Me sentí bien, tenía todas las ganas de estar ahí y quedarme. Los jugadores me recibieron bien, me trataron de unir al grupo y eso se agradece porque me sentí cómodo y con confianza.

Me estaba bañando después de un entrenamiento cuando llegó Patricio Barahona (Coordinador) y me pidió que le diera mi nombre completo. Me dijo: Estai todo cagado. Yo le pregunté ¿Por qué? y él me dijo que estaba citado. Me reí no más, no le creía. Después llegaron los jugadores, me felicitaron todos, Olivi, Vecchio. Después fui a ver la citación y estaba citado. Me puse contento, llamé a mi papá (Oscar Carvallo) al tiro. Papá, sabe que me citaron al Primer Equipo. Pero no sé todavía si me vista porque tienen que dejar uno afuera. Él me dijo: ¿En serio? Qué bacán, te felicito. Estaba emocionado, mi familia igual, todos contentos, pasamos todo el fin de semana hablando del partido.

En el bus me vine al estadio con el Nico (Orellana). Venía tranquilo, pensaba que no me iba a vestir, pero después supe que el Pájaro (Jaime Valdés) ya no iba, ahí ya empecé a pensar en jugar unos minutos. Me sentía un poco ansioso. Después en el entretiempo el profe me dijo que apurara porque iba a entrar. Durante el segundo tiempo el profe me decía, muévete que vas a entrar. En una me paré y el profe me retó, me dijo: ¡Muévete que vas a entrar! Ahí me llamó el profe Riffo. Me saqué rápido el buzo y me puse la polera para entrar. El profe me dio las indicaciones, me dijo que estuviera en el medio, delante de Baeza y Pavez, que jugara tranquilo y que tuviera mayor posesión de balón. Al principio me sentía bien y después ya empecé a sentir el ahogo. Es que igual es más rápido el fútbol, más físico, pero me sentí bien dentro de la cancha, como si estuviera jugando con amigos.

Me acuerdo que con Paredes hice una pared, después se la devolví de nuevo y él me la tiró por arriba. Después del gol Fierro me dijo que tuviera tranquilidad, que tuviéramos el balón, que domináramos el medio.