Así lo viví

Fecha 6 - 09/02/2014 vs Unión Española Jaime Valdés

Estábamos medios complicados con ese partido porque veníamos bien y todos estaban esperando el partido con Unión para pesar más o menos el equipo, porque Unión era como la bestia negra de Colo-Colo en los últimos partidos.

Nos preparamos bien y entramos muy motivados. Así se dio.

Por los dos goles lo siento un partido especial aunque desde el primer partido la gente me ha demostrado mucho cariño. Si tuviera que elegir un partido elegiría ese, ante Unión.

En el primer gol siempre pensé en pegarle al primer palo. Cuando vi la pelota que venía hacia mí, la controlé, le di un toque para sacarme un rival que venía a presionar, vi el espacio al primer palo y le pegué fuerte. Pensé pegarle al primer palo a media altura y se dio.

Luego nos estaban presionando, porque estaban perdiendo. Unión se nos vino encima en el segundo tiempo y creo que en el momento justo tuve la posibilidad de encarar al lateral izquierdo. Le hice una finta para salir por fuera y me fui por dentro. Le pegué fuerte, al primer palo también.

Cuando recibí la pelota empecé a encarar e iba mirando los movimientos de mis compañeros, para ver cómo podía terminar la jugada. En algún momento pensé tirarla larga por la derecha y sacar el centro, pero cuando pensé hacer eso, el defensa me anticipó con la finta y eso me llevó a irme por dentro. Cuando me lo saco me queda el espacio para tirar y rematé e hice el gol. Gracias a dios no tengo problemas en pegarle de zurda. Cerca del área me acomodo bastante bien, sea con derecha o izquierda.

Nunca sentimos que el partido se nos podía ir. Imagínate con un 3-0. Sí Unión adelantó más sus líneas, ahí no tenía nada que perder y nos complicó con algunas jugadas. Pero poner en duda el partido con un 3-0 es muy difícil. Colo-Colo siguió jugando, sufriendo pero después tuvo la oportunidad de marcar y ganamos cómodamente 4-1.

Al final, salí y sentí la ovación del público. Fue bastante cálido y fuerte el cariño de la gente, sobre todo en ese partido. No me queda nada más que dar las gracias a la gente, por el cariño.