alturaarrow_down-red arrow_side badge-facebookbadge-instagrambadge-twitterclosedebutemail facebook gallery-nextgallery-prevgallerygoogle instagram lightbox-nextlightbox-prevlive-atajada live-cambio live-gol live-jugada-peligrosa live-offlive-player-in live-player-out live-red-cardlive-silvato live-tarjeta-amarillalive-tarjeta-roja live-timerlive-yellow-cardnacimientonacionalidadnextopenpagination_downpesopinterest prevquotesearchslide-nextslide-prevtimeline-left timeline-right twitter videoswhistle worldyoutube
La tenista número 1 de Chile, era que no, ama por sobre todo a Colo-Colo
Crédito foto: Ricardo Ramírez/El Gráfico Chile

Crédito foto de nota y portada: Ricardo Ramírez/El Gráfico Chile

La tenista número 1 de Chile, Daniela Seguel, es de esas fanáticas a morir por el Cacique. Porque ama al club por sobre todo y está pendiente -esté donde esté- de lo que pasa con el equipo.

Su historia es de película. Luego de mirar por TV al Chino Ríos a fines de los 90, salía al patio de su casa y con 8 años simulaba jugar un partido de tenis, con una raqueta de pimpón y una botella de Coca Cola de litro como Copa.

Entonces Daniela remachaba al aire, ganaba todos los puntos imaginarios, respondía las preguntas imaginarias de los periodistas más reputados del mundo y después levantaba la botella de vidrio de Coca Cola, en señal de triunfo.

Esas ganas se fueron aterrizando luego con las clases de tenis. Con los torneos ganados a los 9 y 10 años aunque daba ventajas con la edad. Con la pasión y el amor también de su familia. La pasión, el amor y las lucas, que hasta ahora -con Seguel en el ránking número 331 de la WTA- sigue saliendo en un porcentaje altísimo de los bolsillos de la familia.

Entremedio, decíamos, está la Seguel colocolina. Esa que viene al Monumental cada vez que está en Chile. La misma que vibra en Europa siguiendo a Colo-Colo por Internet y la que dice haber cumplido un sueño, el día en que visitó la Ruca por dentro y pisó el pasto de la cancha David Arellano.

¿Cómo nace tu amor por Colo-Colo?
Mi papá me empezó a llevar al estadio desde chiquitita y después sigo la tradición con mi hermano, Jorge Andrés. Siempre que estoy en Chile vengo al estadio con él. He ido afuera también. Me acuerdo una vez que estaba jugando un torneo en La Serena y yo estaba sola, mi hermano no me deja ir sola al estadio, así que me conseguí una amiga, otra tenista, y nos fuimos a La Portada.

Naciste en 1992 ¿Desde cuándo recuerdas partidos del Cacique?
Me acuerdo mucho del campeonato en la quiebra (Clausura 2002). Vine a la final en el Monumental y después en el Nacional, con la Católica. De ahora último de lo que más disfruté fue el clásico, cuando hace el gol Carlos Muñoz, porque no estábamos en un buen momento y veníamos de perder como dos clásicos antes. Es que yo fui al Nacional cuando nos dieron vuelta el partido en 10 minutos, yo estaba en Andes -donde no debíamos estar, pero estábamos ahí, je-. Después me “comí” el 4-0 con la U, también estaba en el Nacional, así que por eso de lo que más recuerdo es el triunfo con el gol de Muñoz, que lo grité con todo.

Me decías que sufriste mucho con la final de la Sudamericana 2006
Sí, sufrí un montón. No alcancé a conseguir entradas porque se agotaron. Mi hermano fue así que lo vi en la casa con la familia, hicimos un asado recuerdo y cuando terminó el partido me fui a la pieza a llorar y debo haber llorado una hora… después estuve toda la semana triste. Esto de Colo-Colo es algo increíble, como que no lo puedes explicar. De hecho las otras tenistas me preguntan: ‘Pero cómo tanto fanatismo’. Y yo digo: ‘No sé, es algo que no se puede explicar todo el amor por Colo-Colo’.

Mientras estás en las giras ¿eres de meterte a Internet para saber de Colo-Colo?
Me meto a Internet y antes de meterme a Facebook y todas las otras cosas, la primera página es de Colo-Colo. Empiezo a ver todo, ahora con la pretemporada, los fichajes, todo. Después los partidos los trato de ver. En Europa es complicado porque tenemos seis horas de diferencia, pero a veces igual me levanto. De hecho me acuerdo que puse la alarma un día a las 5:00 de la mañana para ver el partido de Colo-Colo, contra Antofagasta.

¿Qué jugador te gusta?
Respeto mucho a Luis Mena, como persona y todo. Carlitos Muñoz creo que se ha ganado el respeto de todos los hinchas. En los momentos difíciles siempre ha estado ahí… Tengo harto cariños por todos… Olivi le tengo mucha fe. Me gusta Villar. Tengo amigas paraguayas y me hablaban de él, creo que va a ser un gran aporte. Felipe Flores, lo siento que es muy colocolino y eso me encanta, los jugadores identificados con la camiseta… porque al final demuestran lo que uno siente. También Gonzalo Fierro, me gusta ver gente identificada porque expresa lo que siente un hincha.

¿Qué le faltará a Colo-Colo para salir campeón?
De repente como uno es deportista también como que entiende las cosas de las presiones. Creo que aquí llegan los mejores jugadores del torneo y no lo pueden demostrar en Colo-Colo. Todos sabemos por qué: A Colo-Colo se le exige, y jugar con un estadio lleno es difícil. A mí me pasa de repente cuando juego con un par de gente, me imagino la presión. Pero creo que tienen que estar acostumbrados a eso o adaptarse lo más rápido posible porque si llegan a Colo-Colo tienen que rendir. Esperemos que este año puedan dar vuelta todo lo que se está haciendo y podamos conseguir el título, la tan ansiada 30 que se ha hecho esquiva. Ojalá se pueda dar.