alturaarrow_down-red arrow_side badge-facebookbadge-instagrambadge-twitterclosedebutemail facebook gallery-nextgallery-prevgallerygoogle instagram lightbox-nextlightbox-prevlive-atajada live-cambio live-gol live-jugada-peligrosa live-offlive-player-in live-player-out live-red-cardlive-silvato live-tarjeta-amarillalive-tarjeta-roja live-timerlive-yellow-cardnacimientonacionalidadnextopenpagination_downpesopinterest prevquotesearchslide-nextslide-prevtimeline-left timeline-right twitter videoswhistle worldyoutube
La Sub 14 gana el Superclásico y va por el título
gol sub 14

Fue un partido de equipos similares en su estilo de juego. Tanto Colo-Colo como Universidad de Chile privilegian la posesión, siempre intentan salir jugando y a través de la circulación encontrar los espacios necesarios para dañar al rival. En esa lucha fue más Colo-Colo que cuenta con un mediocampo de exquisito trato de balón y muy buena movilidad.

Felipe Yáñez, Dylan Portillo y Jordhy Thompsondejaron chico el balón de tanto tocar y tocar. Pero un toque con sentido, buscando espacios, abriendo defensas, superando líneas rivales. Y su juego se logra lucir gracias a tres delanteros que habitualmente están atacando los espacios, marcando pases y siendo incisivos en la búsqueda del gol.

En el primer tiempo fue superior el Cacique y debió haber convertido más de un gol antes del descanso. El único que conseguimos en esos primeros 45 minutos fue gracias a un ataque bien construido, pero que se ensució un poco con un rebote en el área. Muy atento, rápido y ágil estuvo Cristian Alarcón para definir de un toque ante la desesperación del arquero Joaquín Salazar.

El empate de Universidad de Chile hizo tambalear a Colo-Colo. Los 10 minutos finales del primer tiempo el Cacique los terminó jugando un tanto desdibujado, sin la consistencia de los primeros treinta. El gol fue un golpe duro, porque el dominio no se reflejaba en el marcador. Así que el descanso nos vino como anillo al dedo.

Nuestro DT, Miguel Vargas, ajustó piezas y siempre gracias a su discurso siempre positivo le dio el respaldo necesario a nuestros futbolistas que volvieron a la cancha otra vez enfocados. Y ese enfoque se vio reflejado en que todo el segundo tiempo jugamos en cancha rival. Por banda derecha comenzaron a ser factor de desiquilibrio Matías Pinto y Francisco Rivera. Ambos eran capaces de ganar línea de fondo cada vez que encaraban. El gol estaba cerca, pero no llegaba.

Pero lo que se jugaba era un clásico y en los clásicos no hay que bajar la intensidad hasta el último minuto. Así lo entendió Colo-Colo que en el cuarto minuto adicional sacó un ataque rápido y con mucho volumen. Francisco Rivera metió una marcha más en los últimos 10 metros para sacar un centro envenenado que conectó Felipe Yáñez con un zapatazo que entró abajo, furioso. Un golazo y la explosión de los albos que lo gritaron con todo.

No hubo tiempo para más. El partido terminó y Colo-Colo se quedó con los tres puntos y se posiciona para ir en busca del título en este cuadrangular final. En el otro partido O’Higgins goleó 6-0 a Rangers de Talca. Los celestes son nuestro próximo rival. ¡Vamos Cacique!