alturaarrow_down-red arrow_side badge-facebookbadge-instagrambadge-twitterclosedebutemail facebook gallery-nextgallery-prevgallerygoogle instagram lightbox-nextlightbox-prevlive-atajada live-cambio live-gol live-jugada-peligrosa live-offlive-player-in live-player-out live-red-cardlive-silvato live-tarjeta-amarillalive-tarjeta-roja live-timerlive-yellow-cardnacimientonacionalidadnextopenpagination_downpesopinterest prevquotesearchslide-nextslide-prevtimeline-left timeline-right twitter videoswhistle worldyoutube
La historia de Colo-Colo está viva y anoche tuvo su gala
Puros cracks

El chico Jáuregui hacía una mueca y caminaba chueco rematando su chiste, mientras Ricardo Dabrowski, Iván Zamorano y Hugo Rubio se mataban de la risa.

Más allá, Manuel “Coco” Rubilar le contaba a los más jóvenes cómo el Zorro Álamos lo bajó en la cancha; de puntero derecho goleador, lo convirtió en el lateral izquierdo del mítico Colo-Colo 73.

La noche del lunes 6 de octubre de 2014 marcó otra jornada más (la sexta en línea) de la ceremonia de cena anual de celebración y premiación de “Colo-Colo de todos los tiempos”, una agrupación que reúne a los exjugadores albos.

Lizardo Garrido, Luis Hormazábal y Raúl Ormeño –los anfitriones- lucían un traje impecable, con humita negra y camisa blanca y saludaban a los cerca de 100 invitados que llegaron al casino del estadio San Jorge de Las Condes.

Ellos animan el buque. Porque se necesita dinero, aportado por el club, pero sobre todo ganas. Empuje y coraje que tienen al grupo de los exjugadores colocolinos creciendo cada día más.

Ayer, por ejemplo, fue aplaudido y ovacionado Mario Galindo, eximio lateral que volvió a radicarse en Santiago y se unió al lote de amigos.

Garrido, Hormazábal y Ormeño (16 títulos nacionales entre los tres) llevaron la batuta y, con la ayuda del humorista Charola Pizarro y el animador Fernando Solabarrieta, entregaron los premios y alzaron la velada.

Lizardo y Chupete sorprendieron a Elías Raúl. El “Bocón” se llevó el principal premio de la noche y las lágrimas se multiplicaron. Sus hijos, entre ellos el bicampeón en 2006 Álvaro Ormeño, aparecieron de sorpresa para cerrar el homenaje con todos los invitados de pie aplaudiendo. Fue el “Cacique de Oro 2014”.

“Esto es Colo-Colo, somos como una familia”, repetía emocionado Raúl Ormeño, mientras de fondo pasaban una y otra vez la mítica patada al brasileño Branco.

Porque si algo no faltó fueron las tallas, las anécdotas, las bromas y las risas.

Patricio Nazario Yáñez decía: “Me mandaron con GPS”, presentando a su hijo que lo acompañaba. El actual goleador Esteban Paredes se fundía en uno y otro abrazo con Severino Vasconcelos (qué dupla habrían armado en la cancha) y Marcelo Ramírez cruzaba palabra con Adolfo Nef, como preguntándose entre ambos cuántos tiros atajaron por Colo-Colo, permitiendo que los de arriba siguieran anotando para las decenas de festejos.

Héctor Tapia tuvo una charla de aquellas con Pedro García. Tito, actual DT y campeón con 36 años el torneo pasado, quizás no sabía que García campeonó en 1981 con 35.

Daniel Díaz, Agustín Salvatierra, Juan Carlos Peralta, Jaime Pizarro, Óscar Rojas, José Luis Álvarez, Cristián Saavedra, el hoy embajador Luis Mena, Miguel Vargas, Leonel Herrera padre, Leonel Herrera hijo, Miguel Riffo, Hugo González y Juan Gutiérrez, entre otros, dejaron dando vuelta en el aire mil y una anécdota, cuántos títulos juntos, todos parte de los 382 jugadores que han sido campeones nacionales con la casaca del Cacique y/o de los 163 que levantaron alguna de las 10 copa Chile de Colo-Colo y/o parte de los 274 futbolistas que representaron a los albos en alguna Copa Libertadores.

Y Juan Ramírez y el Gualo Míguez, actuales PF del primer equipo… y Fernando Carvallo y un grupo de actuales funcionarios de Colo-Colo y dirigentes y exdirigentes, y Carlitos Velásquez, paramédico del Colo-Colo 91, y Jorge “Mortero” Aravena y amigos de la ANFP.

Y todo, con Cristián Mora de la U y Miguel Ángel Neira de Universidad Católica como invitados estelares. Como para decir, además, que en la casa alba todos son bienvenidos y que el fútbol, fuera de la cancha, es un pretexto para hacer vida.

Las imágenes de una bella noche