alturaarrow_down-red arrow_side badge-facebookbadge-instagrambadge-twitterclosedebutemail facebook gallery-nextgallery-prevgallerygoogle instagram lightbox-nextlightbox-prevlive-atajada live-cambio live-gol live-jugada-peligrosa live-offlive-player-in live-player-out live-red-cardlive-silvato live-tarjeta-amarillalive-tarjeta-roja live-timerlive-yellow-cardnacimientonacionalidadnextopenpagination_downpesopinterest prevquotesearchslide-nextslide-prevtimeline-left timeline-right twitter videoswhistle worldyoutube
Juan Carlos Gangas: el crack albo del 70 que quiso recuperar a Miguel Riffo en Cuba
Juan Carlos Gangas en la Ruca

Juan Carlos Gangas llegó a Colo-Colo desde el archirrival. En 1970 el Cacique llevaba 7 años sin levantar la Copa y con la corona de ese año, Gangas dejó atrás su estela azul y se alzó como uno de los cracks albos que fueron campeones en Chile.

En ese equipo del 70 -donde brilló en la definición ante Unión Española Elson Beyruth, donde jugaba Leonel Sánchez, Carlos Caszely, Leonel Herrera, Rafael González, Humberto Cruz, Sergio Ramírez y Sergio Ahumada- Gangas se hizo su espacio.

Aunque le costó: Recién jugó en la fecha 7 pero marcando dos goles en el 3-1 sobre Audax. Jugó 19 partidos en ese 70, anotando 6 goles.

Pasaron 25 años y Gangas volvió a Colo-Colo, ahora como entrenador de las cadetes. Allí otra vez hizo ruido en el Monumental, cuando se cruzó con un pequeño Miguel Augusto Riffo, al que muchos diagnosticaban con un futuro complejo para el fútbol, producto de sus problemas en la rodilla.

Gangas, junto a otros técnicos y dirigentes, insistieron con el defensor. Pensó llevarlo a Cuba, para sanarlo, lo que no fue necesario. Riffo logró debutar, ser figura del Cacique y alzar copas, tal como Gangas en el 70.

Se habla del 70 y de Caszely, Leonel Sánchez, Beyruth… pero también estaba Gangas ¿Se siente importante para ese título con el tiempo que ha pasado?
Importante fue haber llegado a Colo-Colo. Fue en el año 68 que llegué junto con Francisco Molina (DT). Después estuve con Enrique Hormazábal y Pancho Hormazábal (entrenador del título del 70).
Tuvimos un campeonato bastante bueno en el año 70, que fue importante en el sentido que me tocó jugar, hice un par de goles importantes contra Lota y Green Cross recuerdo (N de R: Además de sus tantos contra Audax, Magallanes y Everton).
El torneo que ganamos ese año fue de mucho sacrificio. Teníamos un equipo de fútbol no individualidades. Éramos muy unidos, muy amigos.

Pese a que había muchas figuras
Víctor Zelada, Beyruth, Caszely, teníamos a Leonel Sánchez, el Keko Ramírez… Pese a que había grandes figuras se logró conformar un lindo grupo de amigos. Éramos muy unidos dentro y fuera de la cancha. No molestábamos a Leonel Sánchez por ser de la U (risas) y aún nos seguimos viendo. Nos juntamos y nos saludamos como si fuera ayer, con todos.

Cómo era ese Colo-Colo del 70
Entrenábamos en la cancha Gasco, una cancha regular, no era mala pero ni muy buena tampoco. Y casi todos los equipos no tenían las canchas que hay hoy día. Si hubieran existido las canchas de ahora hubiéramos progresado más que en esa época.

¿Colo-Colo eran tan popular como ahora?
Colo-Colo generaba una efervescencia en la gente, tú ibas a la feria, la gente te saludaba, te regalaba cosas. La hinchada siempre ha estado con Colo-Colo y eso es algo que se vive. Antes y ahora Colo-Colo es una pasión de la gente, que le gusta que ganen, que corran, que luchen. Y la característica que teníamos en esa época era ser un equipo luchador.

¿Qué recuerda del camarín del 70?
Anécdotas no recuerdo muchas pero sí te digo que había uno que siempre estaba en las travesuras que era Manuel Araya, el Loco Araya. El Chino Caszely también y el Chita Cruz que era el líder. Siempre había bromas y travesuras. A mí me sorprendió mucho el fallecimiento del Loco Araya. Era un tipo muy alegre, jovial, buen amigo, bueno para echar tallas, para las bromas. Un gran trabajador en el arco… era un buen elemento.

¿Qué significó para su carrera el paso por Colo-Colo?
Pasar por Colo-Colo a todos los jugadores les da cierto plus. Fue una experiencia muy buena. Yo después me fui a Antofagasta, Francisco Molina me quiso allá y en el año 73 casi vuelvo a Colo-Colo con Lucho Álamos pero estaba ya en Bolivia, estaba muy bien y no me quisieron vender. Estábamos con el Jorge Wilstermann en la Copa Libertadores. Luego termino mi carrera en Ñublense en el año 76, cuando subimos a Primera División.

Cuénteme su rol como profe en el Cacique
Con toda la gente de Colo-Colo me saludo. Trabajé en 96, 97 y 98 en Colo-Colo.

(La charla la interrumpe Miguel Riffo para saludar. Riffo y Gangas coincidieron como entrenadores de la Sub 14 de Colo-Colo y Audax, respectivamente, que se midieron en los playoffs del Clausura 2012)

Cuente la historia con Miguel Riffo
Miguel Riffo tenía un pie defectuoso, se comentaba que no podría jugar al fútbol y yo lo tomé y lo llevé a una doctora en Arrieta que lo veía a él. Y tengo una anécdota muy simpática de parte de la señora. Llegamos y nos dijo: ‘¿Para qué lo quieren ustedes, para jugar al fútbol o para que sea modelo?’. La respuesta obviamente fue que era para que fuera jugador de fútbol.
Después pensamos en mandar a Miguel a Cuba para que mejorara porque tenía muchas condiciones. Al final triunfó más la pasión, el deseo y la actitud.