alturaarrow_down-red arrow_side badge-facebookbadge-instagrambadge-twitterclosedebutemail facebook gallery-nextgallery-prevgallerygoogle instagram lightbox-nextlightbox-prevlive-atajada live-cambio live-gol live-jugada-peligrosa live-offlive-player-in live-player-out live-red-cardlive-silvato live-tarjeta-amarillalive-tarjeta-roja live-timerlive-yellow-cardnacimientonacionalidadnextopenpagination_downpesopinterest prevquotesearchslide-nextslide-prevtimeline-left timeline-right twitter videoswhistle worldyoutube
Iván Morales y el año que cambió su vida
Iván-Morales-nota

El año 2014 quedará sellado para siempre en el corazón y en la memoria de Iván Morales. El delantero de la sub 16 sufrió la muerte de su padre justo en el momento en que empezaba a explotar su gran talento goleador. Un desgraciado accidente de tránsito en las cercanías de Linares le quitó a uno de sus fanáticos más fieles. Podría haber dejado su vida en Santiago para volver al campo, podría haber querido cambiar Colo-Colo por un equipo de su zona, o incluso podría haber decidido dejar el fútbol. Cualquier decisión habría sido perfectamente entendible, correcta en realidad.

Pero Iván estuvo lejos de tomar una decisión así porque en Colo-Colo no sólo está el fútbol, las canchas y los entrenamientos. En Pedrero Iván encontró a una familia, su segunda familia. El cariño que acá recibe lo llevó a tomar la decisión opuesta. Es decir, volver lo antes posible al Monumental para encontrarse con todos aquellos que lo quieren, apoyan y contienen.

Con ese regreso, la tristeza de la pérdida empezó a dar paso a la satisfacción de los logros conseguidos gracias a su talento y trabajo. Llegó la nómina a la Selección: “Es un sueño cumplido”, dice el goleador.

Además llegó en un momento difícil para ti
Sí, cuando me avisaron fue algo súper difícil porque la persona que siempre me estaba apoyando ya no estaba. Cuando me dicen que estoy llamado a la Selección y no poder contarle a esa persona era triste. Pero creo que por algo pasan las cosas. Cuando pasó esa desgracia y ese proceso me dije que ahora iba a ser feliz.

¿Cómo has vivido este proceso? Porque además tú estás viviendo acá en Santiago, lejos de Linares
Creo que cuando pasó eso yo estaba justo en mis vacaciones de invierno. Creo que lo que me ha hecho enfrentar ese proceso de buena manera ha sido mi familia acá en Santiago y fundamentalmente mi polola, la familia de mi polola y la familia de Colo-Colo. Eso me ha ayudado muchísimo porque no quería estar triste y si me iba a acordar de él iba a ser de buena manera. El fútbol, en gran parte, es lo que me ha permitido llevar esto con tranquilidad.

¿Cómo te ha ayudado, desde el punto de vista afectivo, estar en Colo-Colo?
Es que los profes desde el principio dijeron que me iban a apoyar. Acá somos una familia, tengo buena onda con todos, saludo a todos y todos me preguntan cómo estoy. Eso me ayuda, algunos me invitan a salir, está la ayuda psicológica y todo ayuda. Las personas son todas buenas onda y están siempre conmigo.

Uno podría haber pensado que luego del accidente de tu papá podrías haber dejado el fútbol. Que podrías haberte quedado allá ¿Por qué decidiste seguir jugando en Colo-Colo?
Porque es mi sueño y eso no me lo puede quitar la muerte de la persona que más me ha apoyado en esto. Entonces no podía ni por mí, ni por mi familia, ni por mi papá dejar de jugar. Nada me puede quitar el sueño de jugar profesionalmente. El sueño de debutar en Colo-Colo, jugar en Colo-Colo, salir a Europa y retirarme en Colo-Colo.

“Juego de 9″

Si los pasos de Iván siguen bien encaminados como hasta ahora, más temprano que tarde será necesario recordar la fecha de su llegada al club. Habrá notas e imágenes de archivo para fijar el momento en que todo comenzó: Febrero de 2013. Junto con cientos o quizás mil niños, venía el nueve de Linares. En ese momento era sólo uno más, pero faltaban pocos minutos para mostrar al mundo Colo-Colo de qué estaba hecho. “Estaban todos los profes en la cancha, hasta Lizardo Garrido. Estaba muy nervioso. Me preguntaron de qué jugaba y yo dije: ‘De 9′. Al final estaba reventado. Fui pasando las etapas y después empecé a entrenar con los cadetes”.

¿Cómo llegaste a esa prueba?
Estaba en la escuela de Colo-Colo en Linares. Estuve ahí un tiempo, no pagaba. El profe me decía “no paguís”. Y después él me dijo que había pruebas masivas, “anda con toda la fe”. Vine, estuve a prueba.

¿Cuánto tiempo pasó desde que llegaste a la prueba hasta que debutaste?
Estuve en diciembre a prueba, me fui en enero de vacaciones, en febrero volví y debuté en la pretemporada. Anduve bien, hice cinco goles. En esa pretemporada mi profe fue Claudio Rojas, después en el año el profe nuestro fue Luis Pérez Franco.

¿Qué tal fue ese primer año?
En cuanto al fútbol fue bueno. Pero en cuanto a comportamiento y estudio no fue muy bueno. Me mandé muchos condoros. En el colegio pasaba suspendido. Hablaba todo el rato, me echaban de la sala y al final querían echarme del colegio. Así que pregunté en Colo-Colo si había un colegio cerca y me cambié. Pero ahí fue peor porque estaban todos los cabros del club: El Ricky (Ricardo Álvarez), el Antonio (Castillo), el José Matías (Aguilera), Felipe Zúñiga. Habíamos hartos, entonces era imposible. Pasábamos suspendidos. Pasé el primer semestre en ese colegio y en la mitad del segundo me dicen que no puedo seguir ahí. Terminé el año dando sólo las pruebas.

¿Y en lo futbolístico el 2013?
Fue bueno, hice goles en prácticamente todos los partidos. Hice como 49 goles.

¿Se ha puesto más difícil?
Creo que cada vez que uno sube de categoría sube el nivel. Igual se ha puesto complicado, pero no he jugado mucho. En los playoffs del 2013 me expulsaron y quedé suspendido por cuatro fechas. Este segundo semestre de 2014 no he podido jugar mucho, tampoco. Gracias a dios me llamaron a la Selección.

Tuviste problemas con las expulsiones el año pasado ¿Por qué?
Es que mis actitudes… Soy picado, para decirlo claramente. No me gusta que los centrales me peguen. Me pico. la expulsión más grave fue porque pegué un combo. Fue en cuartos del semestre antepasado. Me sentí mal. Y en la final del semestre pasado también me echaron. Es que estábamos todos esperanzados en salir campeones y por culpa de un error estúpido nos ganan. Entonces estaba picado y además que los centrales me estaban buscando y pegando todo el rato. No pude contenerme. Cuando quedaban dos minutos me pegaron, voy detrás de la pelota, boto a uno de un empujón y cuando le iba a pegar a la pelota le pegué al que estaba en el suelo en la guata. Me expulsaron. Fue casual lo de la patada, el empujón no, pero la patada sí, quería pegarle a la pelota.

Ha mejorado tu comportamiento en este último semestre de manera notable
Sí, creo que aprendí mucho. Ahora tengo sólo dos amarillas, así que bien. No tengo mayores problemas, creo que he madurado harto. Si el año pasado estuve con ganas de irme del club porque me suspendían en el colegio y no podía jugar. Y yo quería jugar. Pero después comprendí que no era así. Los estudios sirven y acepté las condiciones. Estoy feliz en Colo-Colo.

Ibrahimovic, Lucho Salas y Provoste

Iván-Morales-nota-2

¿Quiénes son tus referentes en el fútbol?
Ibrahimovic. Dentro y fuera de la cancha me parece extraordinario. Luis Suárez, las ganas que le pone. Y de Chile Humberto Suazo.

Acabas de subir a la 16 ¿Cómo te sientes ahí?
Muy bien, los jugadores están todos en el mismo nivel. Todos juegan bien. Todavía no me siento totalmente cómodo porque he jugado siempre con la 15. Pero de a poco los voy a ir conociendo.

Subes a la 16 porque también sube Lucho Salas a la 17. Ese lugar que deja Lucho es importante porque él hace muchos goles, también es seleccionado. En resumen es muy importante para su serie.
Sí, es difícil, porque son goles lo que se le pide al nueve y Lucho lo cumplía. Estoy muy motivado para hacer tantos goles como él.

¿Qué los diferencia a ustedes dos?
El Lucho aguanta mejor el balón y cuando la tiene, define. Lo que nos separa es la velocidad y buscar más la jugada. Considero que yo busco más la oportunidad y el Lucho es más nueve, más centralizado.

¿Con quién te gusta jugar como compañero?
Con Branco Provoste. Jugamos en Colo-Colo y la Selección juntos. Yo a él lo admiro como persona y jugador. Para un nueve el mejor compañero es él. La mayoría de los goles del año pasado, los pases me los dio él.

¿Qué te llama la atención del Primer Equipo?
Me gusta como juega el equipo, las contrataciones han sido muy buenas. El que de verdad me gusta es Esteban Pavez. Aunque no juegue en mi posición me gusta la garra que tiene, moja la camiseta.

Ver que ha subido Bryan Carvallo, Lucho Pavez ¿Es una motivación adicional?
Sí porque además de ser una motivación, ellos representan al fútbol joven completo. Si ellos suben y lo hacen bien creo que seguirían subiéndonos.

Fuiste el más chico de los que viajó a Italia este año ¿Cómo fue esa experiencia?
Desde que me avisaron hasta que terminó el viaje fue una experiencia inolvidable. Fueron personas excelentes, grandes compañeros. Todo el rato fue de felicidad hasta que llegaban los partidos, porque no estaba acostumbrado a ir a la banca. Pero era obvio que no iba a ser titular. Viví muchas emociones. Contra Estrella Roja jugué de titular y quedamos eliminados. Me dio mucha rabia. Además dos días antes le habíamos ganado al Milan, entonces entré con toda la disposición.

¿Te sirvió además desde un punto de vista cultural?
Me ayudó porque en ese viaje aprendí que todos íbamos pal mismo lado, que todos teníamos que ser de tal manera. No podíamos andar hablando mal. Me enseñó a ser ubicado. A respetar el lugar donde estoy. Ponerme en el lugar de la gente que está compartiendo con nosotros.

¿Cómo es Venecia?
Es increíble. Cuando tomamos el tren me quedé dormido y desperté cuando íbamos atravesando el mar. Vi una ciudad entre medio de el mar. Llegamos a la ciudad y era impresionante. Me encantaría volver y ganar el torneo.

¿Por qué crees que no llegamos más arriba?
Porque la 17 se venía recién armando y se reforzó con muchos jugadores de las series de abajo. Si nos hubiésemos conocido más habríamos llegado más lejos, incluso salir campeones.

Quiero que cierres los ojos e imagines tu debut en el Primer Equipo de Colo-Colo. Cuéntame ¿Cómo es el gol?¿Quién te da el pase? y ¿cómo lo celebras?
Me imagino un estadio lleno, de rival un equipo importante como O’Higgins, la U o Católica. Entrar, que el partido esté 2-2 y que me toque entrar con Branco Provoste. Que yo pique, que él me dé el pase entre el central y el arquero, pasarme al central y hacerle un globito al arquero y celebrarlo eufóricamente hasta quedar muerto. Le dedicaría el gol a mi papá en el cielo.