alturaarrow_down-red arrow_side badge-facebookbadge-instagrambadge-twitterclosedebutemail facebook gallery-nextgallery-prevgallerygoogle instagram lightbox-nextlightbox-prevlive-atajada live-cambio live-gol live-jugada-peligrosa live-offlive-player-in live-player-out live-red-cardlive-silvato live-tarjeta-amarillalive-tarjeta-roja live-timerlive-yellow-cardnacimientonacionalidadnextopenpagination_downpesopinterest prevquotesearchslide-nextslide-prevtimeline-left timeline-right twitter videoswhistle worldyoutube
Huaiquipán se despidió rodeado de amigos en La Ruca
Huaiquipán

Fue una tarde para verdaderos amantes del fútbol, hinchas del Cacique y fanáticos de Francisco Huaiquipán. No era fácil venir al Monumental con 5° en el termómetro y en una tarde dominada por la lluvia. Sin embargo de todas formas llegaron los hinchas de siempre para ver jugar a Huaiquipán por última vez en la cancha David Arellano.

El Toqui de la Legua estuvo a la altura y con su juego habitual llenó de magia y alegría el Monumental. Huaiqui pidió siempre la pelota, metió bicicletas, pases filtrados y tacos para habilitar a sus compañeros. La gente lo aplaudió a rabiar, especialmente cuando marcó su primer gol de la noche, luego de eludir a un defensor y definir abajo. En el segundo tiempo tendría dos ocasiones más para levantar los brazos.

No sólo brilló Huaiquipán en su despedida, también pudimos ver pinceladas del talento de Marcelo Espina con sus cambios de juego precisos y el toque de distinción que nunca va a perder; la exhuberancia del Coca Mendoza; el corazón del Chamagol y la sangre fría de Manuel Neira que abrió el partido con una joya, picándola ante la salida del arquero.

¡Ooooh, dale Huaiquipan! cantaba el estadio cuando el protagonista de la tarde celebraba su tercer gol. Sus compañeros lo abrazaron, la gente lo vitoreó, el partido se detuvo y todos lo despidieron con mucho cariño, como se despide a un amigo.¡Grande Huaiqui!