alturaarrow_down-red arrow_side badge-facebookbadge-instagrambadge-twitterclosedebutfacebook gallery-nextgallery-prevgalleryinstagram lightbox-nextlightbox-prevlive-atajada live-cambio live-gol live-jugada-peligrosa live-offlive-player-in live-player-out live-red-cardlive-silvato live-tarjeta-amarillalive-tarjeta-roja live-timerlive-yellow-cardnacimientonacionalidadnextopenpagination_downpesoprevquotesearchslide-nextslide-prevtimeline-left timeline-right twitter videoswhistle worldyoutube
Los hermanos Robledo (1950-1970)

Tras seis años de espera, en el año 1953, Colo-Colo obtuvo su sexta estrella de la mano de su nuevo presidente Antonio Labán, la vuelta del entrenador Francisco Platko, y la repatriación de dos hermanos iquiqueños que jugaban en el Newcastle United inglés, Ted y Jorge Robledo, este último goleador del torneo con 26 tantos.

La llegada de estos jugadores significó un nuevo estilo de juego y más gente en los estadios. Al año siguiente, Colo-Colo compró una sede social en calle Cienfuegos Nº 41, en Santiago Centro, pero no pudo obtener el tan esperado bicampeonato.

En 1956, gracias a jugadores como Misael Escuti, Mario Moreno, Jaime Ramírez, Manuel “Colo Colo” Muñoz, Enrique Hormazábal y Jorge Robledo, el Cacique consiguió su séptimo título nacional. Ese mismo año, se adquirió un terreno de 28 hectáreas, ubicado en el sector sur de Santiago en la comuna de Macul, iniciándose la construcción del futuro Estadio Monumental.

Goleador histórico

En la temporada 1960, Colo-Colo contrató como entrenador a Hernán Carrasco y a tres fechas del final, alcanzó al puntero Santiago Wanderers y se mantuvo en primer lugar, conquistando su octava estrella.

En el año 1963, los albos salieron nuevamente campeón, luego de una disputada temporada con Universidad de Chile, solo separados por un punto.

Ese año Colo-Colo marcó dos récords en el fútbol chileno: primero, la máxima cantidad de goles anotados por un club en una temporada (103 goles) y además la máxima cantidad de goles anotados por un jugador en una temporada, gracias a los 37 goles de Luis Hernán Álvarez. También ese año significó romper con la tradición de tener sólo jugadores chilenos, que venía desde 1944, por medio del fichaje del argentino Walter Jiménez.

Después de siete años de sequía, en 1970, gracias a la conducción de Francisco Hormazábal, Colo-Colo llegó a su décima estrella, después de ganar en el partido de definición por el título a Unión Española por 2-1, gracias a dos goles del brasileño Elson Beyruth.