alturaarrow_down-red arrow_side badge-facebookbadge-instagrambadge-twitterclosedebutemail facebook gallery-nextgallery-prevgallerygoogle instagram lightbox-nextlightbox-prevlive-atajada live-cambio live-gol live-jugada-peligrosa live-offlive-player-in live-player-out live-red-cardlive-silvato live-tarjeta-amarillalive-tarjeta-roja live-timerlive-yellow-cardnacimientonacionalidadnextopenpagination_downpesopinterest prevquotesearchslide-nextslide-prevtimeline-left timeline-right twitter videoswhistle worldyoutube
Héctor Tapia tras gira a Brasil: "Los chicos tienen un sello: la garra"
Tapia dirigiendo. Atrás, Riffo

Héctor Tapia Urdiles lideró esta semana a Colo-Colo Sub 17 que disputó la “VI Copa 2 de julho” en Salvador de Bahía, Brasil. Su equipo dejó una grata impresión, quedando eliminado al filo en octavos de final ante Santos. De la campaña y de lo que proyecta para la cantera alba charlamos con Tito.

¿Cuál es la conclusión general que sacas de este torneo en Brasil?
La gente que trajimos rindió. A algunos los habíamos visto en torneos anteriores, tienen un bagaje importante en su edad. Estábamos viendo con Miguel Riffo que algunos tienen entre este año y el año pasado 5 a 6 torneos internacionales. Y eso se nota. La diferencia incluso de ellos mismos en las primeras giras. Siguen demostrando en el nivel que están y de los otros, los más nuevos, nos llevamos una buena impresión. Hay jugadores con los que tenemos que trabajar mucho. Pero todos respondieron.

¿Qué jugadores se podrían proyectar pronto para el primer equipo?
Me preguntaron cuando llegamos de Italia lo mismo y a mí no me gusta dar nombres, porque sería injusto con los otros. Si nombro a algunos y a otros no. Sí te puedo decir que este es un equipo bastante parejo. Las diferencias están en que algunos se integraron hace muy poco, es su primera gira internacional.

En el partido ante Santos perdían 3-0 y lo empataron ¿Te sorprendió que lo dieran vuelta?
No, conozco tanto a este equipo que lo he visto dar vueltas otros resultados. En el juego mismo íbamos 3-0 pero sentía, desde la banca, que estábamos jugando mejor que ellos. Ellos aprovecharon 3 pelotas, pero en el juego en sí nos creábamos buenas ocasiones, estábamos tocando bien. Encima se nos lesionó Colocho (Carlos Contreras, el capitán) y tuvimos que modificar algunas piezas. Pero fue un buen partido.

Coincides en que este equipo tiene en común eso de ser aguerrido, sentir la camiseta. Lo que se traduce en la cancha, porque en varios partidos en Brasil comenzaron perdiendo y lo dieron vuelta, no entregan los partidos hasta el final.
A mí me ha tocado dirigir tres categorías desde que llegue a Colo-Colo y todas vienen con un sello, que es esa garra de Colo-Colo, eso de no dar por perdido los partidos, de luchar hasta el final. Y si a eso uno le mezcla lo buen jugadores que son… Acá hay jugadores que tienen personalidad de jugadores adultos. La Sub 16, 17 y 18 son categorías que tienen personalidad, esa figura que es del jugador colocolino. Un sello. Cuando tú ves a Colocho (Carlos Contreras), (Hardy) Cavero, (Henry) Sanhueza, Camilo (Rodríguez), Juan Delgado, el Gato (Ignacio Soto), jugadores con mucha personalidad. Y podría nombrar más. Son jugadores que son especiales en ese sentido.

En la Filial, en Segunda División Profesional, han estado de la Sub 17 Dilan Zúñiga, Hardy Cavero, Henry Sanhueza, Camilo Rodríguez, Pablo Soto, Luis Pavez, Carlos Contreras, Daniel Malhue, Nicolás Orellana, Kevin Orrián… ¿Quién se va a sumar?
Creo que todos tienen nivel. Trato de que ellos vayan aprendiendo y jugando a ese ritmo. Hay posiciones en las que se da más la posibilidad. Colo-Colo no tiene muchos centrales, por eso Cavero y Sanhueza han tenido la oportunidad. Centrodelanteros tampoco hay muchos, y apareció Luca Pontigo, Nico Orellana y no hay más. Pero por ejemplo, mediocampista de contención tenemos a (Claudio) Baeza, al Gato (Ignacio Soto), a Colocho (Carlos Contreras), Lucho Pavez y es por eso que Jorge Araya, siendo un muy buen jugador, no ha podido jugar. Incluso ha tenido pocos partidos en la Sub 17, teniendo nivel de sobra para estar ahí, pero ha tenido que jugar en la 16 por la cantidad de contenciones que tenemos.

Para muchos de estos chicos fue su primera gira, ¿Te acuerdas de tu primera gira como cadete?
Yo llegué a los 7 años a Colo-Colo. La primera gira tiene que haber sido una Sub 11 a Argentina. Estaba Pancho Arrué, David Henríquez y ya cuando se empezó a armar el equipo en la Sub 12 estaba Frank (Lobos), Dion (Valle), Pablo Contreras, Manolo (Neira), Ariel Salas, casi todos los que estuvieron en el Mundial Sub 17. La primera gira en avión tiene que haber sido a Venezuela una Sub 13 o 14. Teníamos muchas giras. A los 15 años yo ya estaba en el plantel profesional. Antes del Mundial Sub 17 había jugado en Argentina, Brasil, Ecuador, Venezuela, Italia y entremedio las giras de la selección a Colombia, Venezuela… todo eso antes de ir a Japón. Viajaba mucho con las categorías más grandes también. A los 12 ó 13 jugaba torneos con la categoría mayor. Pero claro que en mi primer viaje estaba nervioso. Ahora, tú ves a los chicos que se suben a un avión y es como si se subieran a un taxi. Además están conectados, en ese tiempo no era así.

¿Cómo se entretenían en tu época de juvenil? Leonardo Véliz me contó que en el Sudamericano previo al Mundial de Japón dormían en unas camas que tenían pajas y jugaban con unos cocos
Sí, dormíamos en una finca. Llegamos a Cúcuta o Pereira, no lo recuerdo y era en pleno centro, había muchas distracciones. Entonces el Pollo se consiguió una finca en medio de un pastizal, imposible llegar a pie. Y ahí, los cocos, tenis-fútbol, piscina… No teníamos cocinero, teníamos que ayudar en todo. Nosotros teníamos que lavar los platos. Estábamos solos.

Supongo que te ayuda esa experiencia, ahora como entrenador de jugadores jóvenes
Obvio que el haber estado de ese lado te ayuda mucho. El haber estado hace muy poco jugando te ayuda mucho, tengo 35 años. La diferencia es que a la edad de ellos yo ya estaba en el primer equipo. Hoy en día se ha creado un poquito de distancia entre el mundo del fútbol joven y el primer equipo de Colo-Colo. Uno trata de que ellos se pongan metas y se comporten como profesionales.

Es una ventaja para los chicos de ahora tener Internet, por ejemplo
Es una desventaja. Manejar eso a los 16 años es complicado. Un adulto sabe que puede estar conectado hasta las 11 de la noche, o hasta las 12 de la noche. Pero ellos no. No digo que lo hagan pero los jóvenes son así. Están conectados y pueden estar hasta las 3 de la mañana.

Los jugadores de la Sub 17 de Colo-Colo gritan “que de la mano del Tito Tapia todos la vuelta vamos a dar” ¿Sientes que se identifican contigo?
Varios me vieron jugar, y yo trato de ser un técnico bien cercano a ellos. Mi hija tienen 14 años, ellos tienen 3 años más. Trato mucho de ponerme en el lugar de ellos. Los chicos tienen un montón de carencias, afectivas, de colegio. Uno trata de guiarlos. Ellos se acercan a mí a conversarme… Para mí sería fácil hacerme una cuenta de Facebook y saber hasta qué hora están conectados, qué hacen, con quien hablan, pero no lo hago. Lo que sí ellos se acercan a hablar conmigo de las inquietudes y problemas que tienen. Ellos no tienen un futuro demasiado claro. Es complicado porque ésta es su vida. No saben lo que va a pasar con ellos. Para mí, y lo han demostrado en Segunda División, están para dar el salto. Es cosa de tiempo y proponérselo.

¿Crees que estos 20 jugadores de la Sub 17 podrían llegar al fútbol profesional?
Yo creo que el jugador que llega a los últimos años de inferiores de Colo-Colo tienen todos condiciones para jugar en Primera División. Hay que darles el paso. Quizás no todos en Colo-Colo, pero en el fútbol profesional sí. Este equipo, más los que faltan (los seleccionados Sanhueza, Cavero, Roberto Riveros y Jorge Lagües, más Francisco Lara), tienen nivel yo creo para estar en Colo-Colo. Para mí el jugador de Colo-Colo tienen algo distinto. Ese amor propio, el querer la camiseta. Creo que, por ejemplo, Colo-Colo no necesita lateral derecho de aquí a no sé cuánto tiempo más. No necesita mediocampistas de contención, porque hay muy buenos jugadores. Es cosa de darle el espacio. Está Pontigo, Delgado, Baeza, Matías Gutiérrez, estaba (Bryan) Rabello que lamentablemente lo hicimos jugar cuando le quedaba muy poco tiempo para irse. Es un jugador nuestro y marcó diferencias cuando jugó. Hay muchos Rabellos, pero hay que darles el pase.

Tú, en un tiempo, no sabemos cuánto, creo que serás técnico del primer equipo de Colo-Colo
(Risas) Puede ser… de que me gustaría, claro que me gustaría. En este momento estoy contento donde estoy, me gusta lo que hago. Me encuentro con jugadores de mucho talento. Me siento bien cuando a esta edad le tengo que enseñar cómo jugar al centrodelantero, porque fue mi puesto. O trabajar con una persona que lo conozco hace muchos años (Miguel Riffo) y ver cómo trabaja con los defensas. Me siento bien en esa parte.

Pero cuando llegues al primer equipo, en 2, 6 ó 7 años ¿Le darás cabida a los muchachos? Porque muchas veces los técnicos llegan al primer equipo y por la presión de los resultados, de los hinchas, del medio, de pronto no se da ¿Te ves en el primer equipo con buena parte de este equipo Sub 17?
Lo que pasa es que el técnico de Colo-Colo tiene la presión extra de los resultados, más en campeonatos cortos. Los que trabajamos abajo, conocemos lo que tenemos. Por eso para mí, teniendo a Matías Gutiérrez, Camilo Rodríguez, Dilan Zúñiga, Colo-Colo no tiene para qué contratar un lateral derecho por ejemplo. Eso en su momento lo voy a saber y lo sabrá cualquiera que haya trabajado abajo, porque sabemos los jugadores que hay. Yo que he trabajado con ellos, sé que es una categoría de mucho nivel. Como lo veo yo, creo que Colo-Colo tiene que tener una columna vertebral: Arquero, central, mediocampista y delantero. Y el resto tienen que ser todos formados en casa. Así lo veo yo.

¿Entonces jugarías con al menos 5 cadetes?
Yo creo. Y si dentro de esa columna vertebral, por ejemplo, tienes a Chirigüe (Carlos Sepúlveda, número 10), o a (Hardy) Cavero o (Henry) Sanhueza (centrales), podrían ser ocho. Pero sí hay que darles una base.

¿Quién podría estar jugando ahora en el primer equipo?
Yo no trabajo en el primer equipo, pero Juan Delgado, Claudio Baeza, Matthías Villanueva, Luca Pontigo, Ariel Páez, Narciso Cabrera, Matías Gutiérrez, Camilo Rodríguez, Colocho (Carlos) Contreras para mí deberían estar alternando y ser una opción en el primer equipo.