alturaarrow_down-red arrow_side badge-facebookbadge-instagrambadge-twitterclosedebutemail facebook gallery-nextgallery-prevgallerygoogle instagram lightbox-nextlightbox-prevlive-atajada live-cambio live-gol live-jugada-peligrosa live-offlive-player-in live-player-out live-red-cardlive-silvato live-tarjeta-amarillalive-tarjeta-roja live-timerlive-yellow-cardnacimientonacionalidadnextopenpagination_downpesopinterest prevquotesearchslide-nextslide-prevtimeline-left timeline-right twitter videoswhistle worldyoutube
Guillermo Páez: "Estando en la UC soñaba con jugar en Colo Colo"
Páez en la portada de la mítica revista Estadio

Antes de ser “el Loco”, Guillermo Páez fue el mejor volante de contención que había en Chile. El extrovertido DT llegó en 1972 a Colo Colo, fue campeón de entrada e integró el mítico plantel finalista de la Copa Libertadores en 1973.

Páez brilló en la selección chilena, jugó el Mundial de Alemania 74 y dejó una estela en el Cacique, donde estuvo 4 temporadas. Es palabra autorizada.

“¿Qué es Colo Colo, Guillermo? Es algo tan tremendo… Colo Colo representa a una parte importante del país. Independiente de los resultados, representa una historia. Es el equipo más importante de Chile, está involucrado con el país. A mí me llamaba la atención, por ejemplo, cuando estuve en Lota y todos los mineros, la gente del pueblo era totalmente colocolina. Todo el mundo es colocolino, porque Colo Colo representa el fútbol mismo. Cuando Colo Colo jugaba en Concepción yo iba a verlo y llegaba gente de Yumbel, de Coronel, de Lota, de todos lados. Es algo increíble”, dice emocionado.

Formado en Universidad Católica, Páez cuenta que iba desde 1955 a ver al Cacique. Solo, con su papá o con sus tíos. Festejó desde las gradas, siendo un niño de 11 años, el título del 56, ese donde brillaron Misael Escuti, Mario Moreno, Jaime Ramírez, Manuel “Colo Colo” Muñoz, Enrique Hormazábal y Jorge Robledo.

Se excusa Páez, al decir por qué militó en las cadetes de otro equipo: “Estudiaba en el Liceo de Aplicaciones de la Alameda y vivía en la Juan Antonio Ríos. Por eso el Estadio Independencia, donde entrenaba la UC, me quedaba cerca. Me probé también en Unión pero quedé en Católica, aunque siempre fui colocolino”.

El 72 Luis Álamos lo lleva de Lota a Colo Colo ¿Cómo fue eso?
“Yo ya estaba entrenando el 72 en Lota y el técnico (Dante Pesce) no quería que me vendieran. Hubo un gallito como de dos semanas. Yo presioné y hablé con el presidente del club. Le dije que si no me vendía no iba a ser el mismo (risas). Llegar a Colo Colo era todo lo que había soñado. De hecho estando en Católica soñaba con jugar en Colo Colo, lo único que quería era estar ahí. Me acuerdo que cuando se concretó el traspaso, llegué a Santiago y me fui altiro a La Serena, donde estaban haciendo la pretemporada. Cumplí mi sueño”.

Cuente alguna anécdota del Colo Colo finalista de la Libertadores 73
“Nosotros vimos cómo los árbitros se manejaban. Como no había tanta TV se manejaba mucho eso. Recuerdo la patada que le pegué al argentino que metió el gol empujando a Adolfo Nef (N.de R: el delantero trasandino Mario Mendoza). Fue impresionante. Salí en El Gráfico como en 6 tomas. Después que el árbitro marca el gol, veo que el argentino sale celebrando… ¡Y había sido foul! Le pegué una patá… Lo levanté como 6 metros. El estadio de Avellaneda era como el Santa Laura, no tenías hacia donde arrancar. Así que me fui a una orilla, me afirmé de un palo y quedé ahí, de frente como con 7 tipos. Hasta aquí llegué, dije… Pero me paré choro nomás, hasta que llegó Leonel Herrera, Sergio Messen y otros. No me hicieron nada”.

¿Y don Milton Lorenzo, el árbitro?
“Estaba en otro rincón. Quedó la tole tole y lo fuimos a encarar. Alejandro Silva le dijo de todo, lo tenía que haber expulsado pero yo le escondí la tarjeta. ¡No la podía encontrar! Estaba como ahogado. Fue una cosa tremenda, increíble. Nos robaron, de eso no tengo dudas. El árbitro nos robó en Avellaneda”.

Volviendo al presente, ¿Podrá clasificar Colo Colo a playoffs?
“Colo Colo puede clasificar, con los jugadores que tiene, independiente si son chicos de cadetes o no. La categoría de los jugadores de Colo Colo está muy por encima de lo que hay en Chile. Igual hay que hacer cambios profundos en el club. Pero este mal momento es algo circunstancial”.