alturaarrow_down-red arrow_side badge-facebookbadge-instagrambadge-twitterclosedebutemail facebook gallery-nextgallery-prevgallerygoogle instagram lightbox-nextlightbox-prevlive-atajada live-cambio live-gol live-jugada-peligrosa live-offlive-player-in live-player-out live-red-cardlive-silvato live-tarjeta-amarillalive-tarjeta-roja live-timerlive-yellow-cardnacimientonacionalidadnextopenpagination_downpesopinterest prevquotesearchslide-nextslide-prevtimeline-left timeline-right twitter videoswhistle worldyoutube
Gallego: “Quedan cinco partidos y hay que ganarlos los cinco”

Américo Gallego analizó tras el partido ante Católica que “fue un partido parejo, tuvimos parecidas situaciones ambos pero me queda un poco de tristeza porque salimos a ganar, nos encontramos con un gol de otro partido de tiro libre que abrió todo. Estos clásicos cuando vienen medios cansados los jugadores, ellos jugaron el jueves, nosotros el martes, terminan en empate y no nos convenía”.

Luego expuso que “en el segundo tiempo buscamos un poco más. Los cambios fueron para ganar. No tuvimos la suerte de que los cambios hicieron los goles, me canso de decirle a mis jugadores que pateen al arco. No le echo la culpa porque hay que estar ahí, Gazale tiene todas las condiciones para triunfar pero si no hace caso… Difícil”.

Sobre Lucas Wilchez comentó que “le pegaron un ‘pancorazo’ y tiene testículos, por eso entró el segundo tiempo, es mi jugador distinto, que tira paredes, gambetea. Si no Jorquera con quién juega”, anunciando, de paso, que “mañana pensaremos en el partido del miércoles, pero sabemos que es un equipo importante cuando está completo y vuelven tres importantes para mí: Cabrera, Paredes y Millar”.

Prosiguiendo con el análisis, Gallego dijo que “se me presentó sacar a Rubio pero lo dejé y siempre tiene una. El gol sale de una jugada de él. Así son los goleadores. Faltando 10 minutos tuvimos un hombre importante expulsado que nos da salida permanente. Y después el sacrificio de algunos jugadores, como ‘Mingo’ que hizo un segundo tiempo muy bueno. La línea de cuatro no tuvo muchos problemas. Se nos complicó porque hicieron cambios defensivos. Terminamos mejor, lo queríamos ganar pero no nos pone contento. Delgado no empezó bien pero terminó muy bien. También tenía a Troncoso. Cuando iba a entrar Phillip hicimos el gol y traté de conservarlo un poco”.

Del cambio de Ezequiel, explicó que “con el que mejor me llevo es Miralles. Nos podemos decir muchas cosas. Quedan ocho minutos, me pega un pique y lo pierdo para el miércoles… No jodamos. El que manda soy yo. Para los jugadores desgraciadamente el que manda soy yo y cuando me equivoco, me equivoco yo. Cuando perdemos, me equivoco yo. Creo que estamos mejorando cada vez que jugamos un partido y el miércoles lo seguiremos demostrando”.

En el mismo tono positivo, lanzó que “quedan cinco partidos y hay que ganarlos los cinco. Hay tres con 17 puntos. Ahora jugamos con Cerro Porteño, Morning, el clásico, la Copa de nuevo porque con la moral que tienen los jugadores merecemos pasar de ronda”.

Finalmente, sentenció que “en el equipo la gente no pierde confianza. No me quiero escudar, para mí es fácil escudarme y decir tengo 10 lesionados a pesar de que los tengo. Pero con eso ya cansé, cierro, me la banco y con lo que tengo salgo. Lo sacamos adelante. Colo Colo es un equipo que hace muchísimos goles y ataca muy bien. Hicimos como 10 goles en cuatro jornadas, ‘atenti’ con eso, hacemos de a tres o cuatro eh”.