alturaarrow_down-red arrow_side badge-facebookbadge-instagrambadge-twitterclosedebutemail facebook gallery-nextgallery-prevgallerygoogle instagram lightbox-nextlightbox-prevlive-atajada live-cambio live-gol live-jugada-peligrosa live-offlive-player-in live-player-out live-red-cardlive-silvato live-tarjeta-amarillalive-tarjeta-roja live-timerlive-yellow-cardnacimientonacionalidadnextopenpagination_downpesopinterest prevquotesearchslide-nextslide-prevtimeline-left timeline-right twitter videoswhistle worldyoutube
Felipe Flores: "En México me di cuenta de lo que había perdido"

A principio de la década pasada un delantero sobresalía en las inferiores de Colo-Colo. Hacía diferencia con su técnica, habilidad y contundencia. Todo le salía fácil y si se le preguntaba a los técnicos sobre el futuro crack albo, la mayoría recurría a su nombre, Felipe Flores. Su camino parecía trazado: Figura de los juveniles, precoz subida al primer equipo, debut en el profesionalismo, figura del club, seleccionado chileno y transferencia a Europa. Pero no, ese camino se interrumpió.

Para él fue inmadurez y aunque no tiene problema en reconocerlo, se nota que no le gusta recordar su salida del equipo que sería el comienzo de un largo camino que finalmente lo traería de vuelta. Previo paso a préstamo por O’Higgins, Cobreloa y Unión Española, Flores pasó a México. Allá jugó en los Petroleros de Salamanca y en los Reboceros de La Piedad. De ahí pasó a los Dorados de Sinaloa, para luego volver a Chile a Santiago Morning y Cobreloa. Una ruta que tenía su última parada en Pedrero

¿Cómo te has sentido en tu regreso?

El camino para venir de vuelta fue muy duro. Pasé por momentos difíciles, pero siempre con la mentalidad de revancha y de volver. Los que me conocen, mis familiares saben, siempre les dije que iba a volver. Gracias a Dios se me dio la oportunidad, así que no me queda más que aprovecharla. Cuando salí del club te das cuenta de cómo es la realidad afuera. Cuando te vas te das cuenta de todo lo perdido.

¿Podrías contarnos un poco qué tipo de experiencias viviste afuera?

Mira, en México no tengo nada que decir, todo bien. Pero nunca con la infraestructura de este equipo, cómo te atienden. Aquí todos los días tienes ropa limpia, te pasan de todo. Los gimnasios más modernos, te atienden como un equipo que no tiene nada que envidiarle a uno europeo. Dos años en México estuve y creo que me sirvieron mucho para valorizar lo que había perdido.

Además veías a tus compañeros de generación que vivían otra realidad.

Claro, algunos estaban firmando en Italia o en España y yo, como lo dijo Juan Gutiérrez, tenía mayor proyección que ellos en algún momento. En Colo-Colo yo era la primera venta. Objetivo que por inmadurez no se dio.

¿Y ahora te sientes más maduro?

Sí, claro. Todo lo que viví me sirvió para darme cuenta de todas las oportunidades que me habían dado aquí, toda la fe que me tenían los entrenadores de cadetes. Así que rescato el lado positivo de la experiencia que fue darme cuenta de lo que había desaprovechado.

Aparte que tú eres colocolino

Sí, más que nada por eso. Si fuese por dinero no estaría aquí. Me ofrecieron Deportivo Quito que fue algo concreto y de mayor proyección económica. Yo estoy agradecido del profe Nelson Acosta que también me llevó a Cobreloa. Así que a lo mejor no voy a ganar tanto dinero como allá, pero yo necesitaba una revancha futbolística. Yo dije que un día iba a volver.

Además te identificas con el club que es precisamente lo que hoy se busca en el equipo
Yo sé lo que es perder un clásico. A veces vienen jugadores de otros países para los que perder un clásico es como perder un partido normal. Yo soy hincha de Colo-Colo, entonces sé lo que sientes cuando pierdes un partido así, sé lo que se siente que Colo-Colo no esté entre los primeros.

Viendo hacia atrás qué arriesgado y qué importante fue ese paso que das al firmar por Santiago Morning, porque es el que te reinstala como delantero acá en Chile.

Tuve la oportunidad de seguir en la segunda división mexicana. Pero quedarme ahí no era mi idea. Por eso me senté a conversar un día con mi representante y vimos la posibilidad de volver a Chile. Se dio y lo malo fue que estaban casi todos los equipos cerrados, el único que me abrió la puerta fue Santiago Morning. Cuando me llega el pase justo llega Clavito Godoy que me agarró y me dijo: “Conmigo vas a jugar, te doy la confianza, pero tú respóndeme a mí”. Todos los días me sentaba a conversar con él, me decía que yo no tenía por qué estar ahí, que tenía que estar en otro equipo. Que me tenía que romper el culo para salir de ahí, que me conocía hace mucho. Y la verdad es que me motivó mucho, soy un agradecido de él. Siempre lo nombro cuando me preguntan. Jugué nueve partidos, hice cinco goles y se abrió la posibilidad de ir a Cobreloa.

Estando en el Chago o en Cobreloa ¿seguías a Colo-Colo, pensabas que podías jugar acá?

Siempre. Cuando estuve en México también y me daba rabia por la situación en que estaba el equipo, que la gente quería que se fueran todos… La verdad es que no es agradable ese ambiente. Hubo un bajón, pero yo vengo con otra mentalidad. Ahora empieza una nueva etapa.

Cuáles son tus cualidades como delantero que te diferencian de los que ya están

Todo jugador que está acá tiene sus virtudes y sus defectos. De hecho el que llegó a Colo-Colo algo tiene que haber hecho bien para llegar. Sé que en Colo-Colo es complicado ganarse un puesto, que cada fin de semana es una prueba para seguir jugando, la gente te exige el campeonato. Pero la competencia va a ser sana. A Carlitos y al Pájaro los conozco, son buenas personas y sé que entre nosotros no va haber mala leche. Y yo soy zurdo, rápido, cabeceo bien.

¿Cuáles son tus objetivos de cara al Clausura?

Primero que andemos bien y que seamos campeones. Ahora ojalá que eso vaya acompañado de que yo ande bien y haga goles porque para eso me trajeron. Mira, me pongo contento dando un pase gol y también cuando convierto.

Qué mensaje le mandarías a los hinchas que leen nuestro sitio

Lo que pasó espero que ya lo dejen atrás, basta de mala onda, de buscar peros. Empecemos de cero en este periodo que va a empezar ahora. Apoyar al equipo, me gustaría ver las canchas donde juguemos de local o visita llenas de hinchas de Colo-Colo para comprometernos más aún de lo que ya estamos. Y yo voy a entregar todo de mí. Soy hincha de Colo-Colo y me pongo en el lugar de ellos: A veces se puede jugar bien o a veces mal, pero la entrega tiene que estar siempre.