alturaarrow_down-red arrow_side badge-facebookbadge-instagrambadge-twitterclosedebutemail facebook gallery-nextgallery-prevgallerygoogle instagram lightbox-nextlightbox-prevlive-atajada live-cambio live-gol live-jugada-peligrosa live-offlive-player-in live-player-out live-red-cardlive-silvato live-tarjeta-amarillalive-tarjeta-roja live-timerlive-yellow-cardnacimientonacionalidadnextopenpagination_downpesopinterest prevquotesearchslide-nextslide-prevtimeline-left timeline-right twitter videoswhistle worldyoutube
Fallo del Tribunal por incidentes en el clásico

VISTOS:

1.- El informe del árbitro don Claudio Puga respecto al partido disputado por los clubes Colo Colo y Universidad de Chile el día 30 de octubre pasado, correspondiente al Torneo de Clausura del Campeonato de Primera División 2011, en el Estadio Monumental del Club Colo Colo, en que denuncia que “en el segundo tiempo detuve el partido en dos ocasiones para hacer bajar a hinchas de Colo Colo de las vallas periféricas, por lo que hubo una pérdida de seis minutos”.

2.- La denuncia de oficio formulada por este Tribunal en contra del Club Colo Colo a consecuencia de las imágenes profusamente exhibidas por los distintos canales de televisión, en las cuales se observa que al término del partido, un grupo de hinchas del club Colo Colo, claramente identificables por encontrarse uniformados con camisetas alusivas a sus calidades de integrantes de la barra de dicho club, ingresaron vehementemente al sector de camarines, zona cuyo ingreso se encuentra absolutamente vedado para los hinchas, adherentes no autorizados y público en general.

3.- La denuncia interpuesta por el Club Universidad de Chile en contra del Club Colo Colo, por la cual denuncian una serie de hechos y circunstancias que a juicio del denunciante importaron una grave negligencia y descuido del club local en la organización del espectáculo deportivo, lo que significó una serie de anomalías y agresiones hacia jugadores, cuerpo técnico e hinchas de Universidad de Chile. Asimismo, se formula denuncia, en el mismo escrito, contra algunas personas naturales; todos jugadores, técnicos y funcionarios del club Colo Colo.

4. La denuncia formulada por el club Colo Colo en contra de los señores Marcelo Díaz, Jhonny Herrera, Diego Rivarola, Jorge Sampaoli y Eduardo Azargado, por distintos hechos presuntamente infraccionales cometidos durante y después del desarrollo del partido indicado precedentemente. Respecto a algunos de ellas, el denunciante no era titular de acción, tal como se resolvió y notificó oportunamente.

5.- El oficio N° 1035, de fecha 3 de Noviembre de 2011, dirigido por la Prefectura de Carabineros “Fuerzas Especiales” a la Asociación Nacional de Fútbol Profesional, por el cual se informa de los hechos detectados con ocasión del partido que motiva la sentencia de autos, señalando, en síntesis, que las ordenes por ellos impartidas en lo que se refiere a la apertura de las puertas de acceso al estadio no fueron íntegramente acatadas por un funcionario del estadio, que el ingreso de hinchas al sector de camarines se debió a que éstos no fueron fiscalizados ni controlados por los guardias de seguridad que mantenía el club local y que la falta de los mismos posibilitó que hinchas del club Colo Colo rompieran la reja de seguridad que divide la cancha de la tribuna y treparan sobre el alambrado, interrumpiendo el partido, situación que fue controlada por el apoyo de Carabineros y miembros del cuerpo técnico del club local.

6. La defensa del Club Colo Colo, formulada por escrito, agregada a los autos, y oralmente por intermedio de su Presidente, don Hernán Levy, los abogados señores Luis Bates y Cristóbal Valdés y por su Gerente General, don Alvaro Romero, quienes, en síntesis, sostuvieron que el Club Colo Colo observó y cumplió fielmente todos y cada uno de las exigencias y medidas preventivas formuladas por la autoridad, tanto las que se refieren a las previas a la realización del partido como las adoptadas durante el mismo, todo lo cual llevó a la señora Intendenta de la Región Metropolitana a autorizar la realización del partido, calificándolo de “alto riesgo”, según consta en la Resolución Exenta N° 2462, de fecha 28 de octubre de 2011, de la citada Intendencia. Agregan, que el club tomó todas las providencias posibles para evitar cualquier posible incidente, señalando que desde hace mucho tiempo los espectáculos deportivos se desarrollan sin ningún problema en el Estadio Monumental, siendo el estadio más seguro del país; que, lamentablemente, hubo provocaciones durante la semana por parte de jugadores de ambos equipos y que no fue posible prever ni evitar la sorpresiva y abrupta irrupción de los barristas en la zona de camarines. Sobre este hecho, señala la defensa, que no es posible asegurar por donde ingresaron los barristas, pero que se puede suponer que fue por una puerta colindante con la zona de prensa, la cual no se podía cerrar herméticamente por la presencia de algunos cables de los medios de comunicación. Recalcan que los barristas no agredieron absolutamente a nadie, que fueron inmediatamente repelidos y expulsados por la propia seguridad del estadio y por algunos jugadores del club local y que, en todo caso, nunca tuvieron la posibilidad de acceder al camarín del Club Universidad de Chile ni de la cuaterna arbitral. Agregan, que se contrató de inmediato a una empresa para que evacue un informe acerca de las falencias que pudieron ocurrir, a fin de evitar de perfeccionar aún mas las medidas de seguridad existentes. También, señala la defensa, que en el lugar mismo en que el club visitante efectuaba el calentamiento de rigor no existía público, que no se puede precisar el contenido de las bolsas de líquido que fueron lanzadas desde el sector de tribunas y que, en todo caso, se pretende techar la zona de calentamiento del equipo visitante. Concluyen, solicitando la absolución del Club Colo Colo por la completa irresponsabilidad en los hechos denunciados y, en subsidio, solicitan la imposición de la pena de Amonestación, la cual serviría de sobremanera como sustento de la permanente labor educativa a que se encuentra abocado el Club Colo Colo frente a sus seguidores.

7. La abundante prueba documental aportada, tanto, por el club Universidad de Chile, como por el club Colo Colo y todas las imágenes televisivas existentes respecto a los hechos materia de la investigación y puestas a disposición de este Tribunal.

CONSIDERANDO

PRIMERO: Que este Tribunal tiene por acreditado lo siguiente:

1) Que en el segundo tiempo se detuvo el partido en dos ocasiones para hacer bajar a hinchas de Colo Colo de las vallas periféricas, por lo que hubo una pérdida de seis minutos.

2) Que durante el calentamiento del plantel del Club Universidad de Chile, en el lugar destinado al efecto, hubo lanzamiento de numerosas bolsas de líquido por parte de hinchas del Club Colo Colo hacia los jugadores y cuerpo técnico del primero de los nombrados, sin que sea posible precisar el contenido de tales bolsas.

3) Que al término del partido un grupo de hinchas del club Colo Colo, personas ataviadas con vestimentas uniformes e identificadas con dicho club, ingresaron vehementemente al sector de camarines, poniendo en serio riesgo la seguridad personal de quienes se encontraban allí. Estas personas sólo pudieron ser evacuadas por los integrantes de la seguridad del club local e, incluso, por algunos jugadores.

SEGUNDO: Que este Tribunal pondera y considera que el Club Colo Colo, tal como lo ha hecho desde hace un buen tiempo a la fecha, adoptó numerosas medidas de seguridad y planificación para el normal desarrollo del espectáculo, sin perjuicio que, en definitiva, no fueron suficientes para evitar los hechos que este Tribunal califica de peligrosos y graves.

TERCERO: Que los hechos que se han dado por configurados y acreditados, los que, incluso, han sido reconocidos por el propio denunciado, fueron de gravedad, pusieron en serio peligro la normalidad del espectáculo y la integridad física, o a al menos pudieron poner, de varios de sus partícipes.

CUARTO: Que este Tribunal no puede dejar de señalar que la entrada de hinchas al sector de camarines, mas aún con posterioridad a un partido que, sin lugar a dudas, tuvo momentos de máxima tensión, es un hecho de suyo grave y peligroso que no es dable aceptar ni relativizar. En la prevención de estos hechos el club local debe poner el máximo de atención, preocupación y celoso control, lo que en la especie, a juicio de este Tribunal, no ocurrió.

QUINTO: Este Tribunal reitera so señalado en sentencias anteriores, en el sentido que la violencia y comportamiento indebido de las barras, en cualquiera de sus manifestaciones, en los estadios es un flagelo que es imperioso combatir por todos los estamentos ligados a la actividad del fútbol profesional; que la normativa internacional dictada por FIFA, obligatoria para todas las federaciones nacionales, regula y sanciona la ocurrencia de estos hechos, y que la reglamentación local establece una amplia gama de sanciones que éste Tribunal puede aplicar.

SEXTO: En este contexto, el Tribunal deja constancia, una vez mas, que una adecuada interpretación de la normativa aplicable en la especie permite entender que la intención de la misma es sancionar de manera efectiva y perentoria todas las conductas inapropiadas de los hinchas, simpatizantes o barristas del club correspondiente, cualquiera sea la forma que se manifiesten dichas conductas, más allá de que no se le impute al club respectivo una conducta u omisión culpable.

SEPTIMO: Que el artículo 66 del Código de Procedimiento y Penalidades de la ANFP establece que “el club que haga local es responsable de la conducta impropia de los espectadores, aún cuando no se le impute una conducta u omisión culpable (…) El citado artículo agrega que “La responsabilidad aludida en los incisos anteriores, tendrá lugar haya o no el árbitro del juego decretado la suspensión parcial o definitiva del mismo. En caso de ocurrir algunos de los hechos señalados, el Tribunal de Disciplina, por denuncia del árbitro del partido, del Directorio de la asociación, de cualquier club participante en el Torneo o de oficio, podrá aplicar una o más de las siguientes sanciones: a) Amonestación al Club; b) Multa de 100 Unidades de Fomento; c) Prohibición de ingreso de Barras al estadio, de uno a cinco fechas; d) Suspensión del estadio, si en los incidentes han participado adherentes del club local, de una a cinco fechas, suspensión que deberá cumplirse en forma consecutiva; y, e) Realización de uno a cinco juegos a puertas cerradas”

OCTAVO: La facultad de apreciar la prueba en conciencia que este Tribunal tiene.

NOVENO: Se deja constancia que respecto a todas las personas naturales señaladas, de una u otra forma, en las denuncias reseñadas en estos autos, señores Marcelo Díaz, Jhonny Herrera, Diego Rivarola, Albert Acevedo, Jorge Sampaoli, Charles Aránguiz, Osvaldo González, Eduardo Azargado, Roberto Burgos, Daniel Morón, Esteban Paredes, Sebastián Toro y Alvaro Ormeño, este Tribunal ya resolvió, por cuerda separada, sancionando en algunos casos y ordenando el archivo de los antecedentes en otros.

SE RESUELVE:

Aplíquese al Club Colo Colo las siguientes sanciones:

1) Multa ascendente a 200 Unidades de Fomento, cantidad que deberá ser pagada dentro de los cinco días siguientes a la fecha de notificación de este fallo, bajo el apercibimiento del artículo 46° de los Estatutos de la A. N. F. P.

2) Jugar un partido oficial, en que le corresponda actuar en calidad de local, a “puertas cerradas”.

La referida sanción deberá ser cumplida en el primer partido del Torneo de Clausura de Primera División 2011, que con posterioridad a la notificación de este fallo le corresponda al Club Colo Colo intervenir en calidad de local, cualquiera que sea el recinto deportivo en que sea programado dicho partido.

En el partido en que la sanción deba cumplirse sólo podrán ingresar al estadio, incluyendo todas y cada una de sus instalaciones y lugares, los planteles de los clubes intervinientes en el partido que se trate y sus cuerpos técnicos, la cuaterna arbitral, los miembros de la Comisión Nacional de Arbitrajes, miembros de la Comisión de Control de Doping, periodistas acreditados ante la A.N.F.P., personal policial, equipo técnico del Canal del Fútbol, personal médico, administrativo y técnico del estadio en que se juegue el partido, pasapelotas, camilleros y personal de la Ambulancia, Dirigentes y personal administrativo de los clubes intervinientes, Dirigentes y personal administrativo de la Asociación Nacional de Fútbol Profesional y miembros de los órganos jurisdiccionales de la misma asociación.

Fallo acordado por la unanimidad de los integrantes presentes en la vista de la causa, señores Angel Botto, Exequiel Segall, Marcello Bottai, Hugo Muñoz, Alejandro Musa y Alvaro Ramírez.