alturaarrow_down-red arrow_side badge-facebookbadge-instagrambadge-twitterclosedebutemail facebook gallery-nextgallery-prevgallerygoogle instagram lightbox-nextlightbox-prevlive-atajada live-cambio live-gol live-jugada-peligrosa live-offlive-player-in live-player-out live-red-cardlive-silvato live-tarjeta-amarillalive-tarjeta-roja live-timerlive-yellow-cardnacimientonacionalidadnextopenpagination_downpesopinterest prevquotesearchslide-nextslide-prevtimeline-left timeline-right twitter videoswhistle worldyoutube
Esteban Paredes visitó La Ruca: “Veo al equipo con la 30″
Esteban Paredes en la cancha donde vivió sus mejores días.

Esteban Paredes es local en Macul. La gente lo quiere, se le acerca, lo idolatran, piden autógrafos y fotos. Un saludo en video y un recuerdo imborrable. Paredes es un ídolo y se nota. Una señora que le pide un saludo, le dice: “Esto no me lo van a creer en la casa”.

Paredes hoy triunfa en el Atlante de México, pero es colocolino de corazón. Por eso vuelve al lugar que fue su casa, comparte con sus compañeros y hasta aprovechó de cortarse el pelo en el camarín.

¿Cómo te sentiste volviendo al Monumental después de estos meses?
Muy contento, feliz de haber visto a mis compañeros del semestre pasado, saludarlos, estar un rato acá en el estadio, en el camarín. Es algo muy lindo que uno vivió antes. Hasta me corté el pelo con el tío Luchín así que es como volver al tiempo cuando jugaba acá.

¿Sigues a Colo-Colo desde México?
Sí, lo sigo bastante. Me alegro mucho cuando jugadores que en otra etapa lo habían pasado mal ahora están triunfando y haciendo goles. Eso a uno lo pone contento.

¿Cómo ves al equipo?
Bastante bien. A excepción del último partido donde se entró un poco relajado. Pero gracias a Dios se pudo lograr la clasificación. Creo que el equipo está muy afiatado y físicamente bien. Así que ya los veo con la estrella número treinta.

¿Cómo va la vida en Cancún?
Muy tranquila, mucho paraíso y playas. Allá uno se puede relajar y estoy muy a gusto.

En algún momento hubo un poco de duda respecto a cómo te iba a ir en México considerando que tenías treinta años en el momento de la transferencia. Has cerrado todas las dudas con tu campaña.
Claro que sí. He demostrado mucho. Lo de la edad creo que acá en Chile no más es problema, porque en otros lados, en Europa, México juegan goleadores con 30, 35 años. Yo estoy tranquilo, ya demostré en México y espero que en el próximo campeonato lo siga haciendo bien.

¿Cómo te han recibido allá?
Muy bien, del camarín no tengo nada que decir. Es un grupo muy sano y humilde que lo único que quiere es trabajar, jugar y tratar de ganar, así que me voy muy contento.

¿Qué echas de menos de Pedrero?
Todo. La gente, jugar por Colo-Colo es algo que no se da todos los días. Espero volver acá, jugar un par de temporadas y retirarme acá. Acá viví la mejor etapa de mi vida. Jugar acá no se puede comparar con nada.

Acá se dice: Cómo ha subido el nivel el equipo, con Paredes sería un robo.
La gente siempre me demostró cariño porque yo soy una persona bien humilde. Siempre me doy el tiempo de saludarlos y obviamente que ellos demuestran el cariño hacia mí.