alturaarrow_down-red arrow_side badge-facebookbadge-instagrambadge-twitterclosedebutemail facebook gallery-nextgallery-prevgallerygoogle instagram lightbox-nextlightbox-prevlive-atajada live-cambio live-gol live-jugada-peligrosa live-offlive-player-in live-player-out live-red-cardlive-silvato live-tarjeta-amarillalive-tarjeta-roja live-timerlive-yellow-cardnacimientonacionalidadnextopenpagination_downpesopinterest prevquotesearchslide-nextslide-prevtimeline-left timeline-right twitter videoswhistle worldyoutube
Empate agónico en el Monumental
Pinares_nota

Una media vuelta de Lucas, un carrerón de Damián que terminó con un remate en el palo, un tiro libre de Gonzalo Fierro que dejó temblando el arco de Sánchez y una bomba de Pinares que se fue por nada. Durante el primer tiempo Colo-Colo hizo méritos de sobra para irse al descanso en ventaja, pero no lo logró. Estamos pasando por una racha maldita, donde cuesta el doble anotar.

El Cacique además dominó desde el juego a Unión. Jugó el partido en territorio visitante, tuvo el control de la pelota y prácticamente no sufrió con el juego hispano, equipo al que le contamos una llegada. En definitiva, el primer tiempo era para irse celebrando, pero extrañamente otra vez nos llevamos a los camarines la preocupación de no sacar ventaja.

Para destacar el rendimiento de Gabi Suazo y César Pinares en el primer tiempo, ambos lucharon, metieron, le dieron dinámica al juego albo, arriesgando con los pases y atacando los espacios que dejaba Unión. Sólidos atrás Campos y Barroso y criterioso Damián para subir.

El segundo tiempo siguió en la misma. Colo-Colo con la pelota, dominando el partido y generando ocasiones. Lucas tuvo la primera encarando desde la izquierda hacia el centro y metiendo un derechazo que se fue alto. Después Pinares en dos ocasiones fusiló en el área a Sánchez y el arquero sacó dos pelotas increíbles. Simplemente la pelota no entraba.

Las ocasiones que no pudimos cerrar nos pasaron la cuenta a los 65 cuando Carrera aprovechó la única que tuvo el visitante. El gol fue una puñalada. Haciendo un buen partido, con las mejore ocasiones y con el rival controlado, nos encontrábamos perdiendo como locales. Difícil de entender, difícil de explicar. Tapia buscó las soluciones mandando a la cancha a Valdés y Véjar. El Cacique tuvo un segundo aire y nuevamente hizo méritos para anotar: Valdivia y Barrios tuvieron las mejores, pero no lograron dar con el arco. Hasta que en el último minuto de tiempo adicional Lucas por fin pudo conectar un cabezazo en el área que rescató un punto que parecía perdido y que puede terminar dando la clasificación a la Sudamericana.